Una empresa de tanques quiere hacerse con los terrenos de Nissan en Barcelona

La Generalitat, sin embargo, asegura que “nunca apoyará que la industria militar se instale en la Zona Franca”

Logo de Nissan en los terrenos de la multinacional en la Zona Franca de Barcelona
Logo de Nissan en los terrenos de la multinacional en la Zona Franca de Barcelona FOTO: ALBERT GEA REUTERS

La antigua planta de Nissan a la Zona Franca de Barcelona debería, sobre el papel, por conexiones y ubicación, convertirse en un caramelito para cualquier empresa interesada en promocionar un proyecto industrial. Pero sucede que, precisamente, reindustrializar no es tarea sencilla por mucho que la Generalitat lo anuncie a los cuatro vientos o se tomase la salida de Nissan con una ligereza impropia, el ex president Quim Torra cambió de conseller de Empresa en plena negociación. En cualquier caso, mientras el fabricante chino Great Wall Motors (GWM) se decide, aunque todo parece indicar que se va a retirar, empieza a asomar un plan b. Y la propuesta que hay sobre la mesa es Tess Defence, una empresa que fabrica tanques, según ha avanzado La Vanguardia.

No obstante, en estos tiempos en los que la estabilidad de la Generalitat depende de la CUP o de los comunes, parece difícil que ERC, atrapada en sus contradicciones, abogue por fomentar la industria militar. Y, de hecho, así ha sido, el departamento de Empresa y Empleo, tras conocerse la noticia, se ha apresurado en asegurar que el Govern “no apoyará en ningún caso que una industria militar se instale en los terrenos de la Zona Franca actualmente ocupados por Nissan”. La alternativa que baraja la comisión es dividir las instalaciones de la Zona Franca entre el hub de descarbonización y otras empresas.

Fuentes de la conselleria que dirige Roger Torrent han indicado que la opción de la empresa militar nunca se ha puesto sobre la mesa de reindustrialización, que se está reuniendo ahora mismo, y han añadido que si el Ministerio de Industria la bendice no contará con el apoyo del Ejecutivo catalán. Por otra parte, la comisión también estudia dar espacio a una empresa logística, tal y como ha reclamado desde el inicio el Consorcio de la Zona Franca, que es quien alquila los terrenos.

Según el mencionado periódico, el plan de reindustrialización tendría como protagonista al blindado Dragón, un vehículo de combate sobre ruedas (VCR) fabricado por el consorcio español Tess-Defence, integrado por Santa Bárbara Sistemas, Indra Sistemas, Sapa Placencia y Escribano Mechanical & Engineering para el Ejército de Tierra español. Se trata de una plataforma sobre ruedas 8×8 desarrollada sobre la base del Piranha V (en España también conocido como Piraña 5), de la empresa suiza MOWAG, que al igual que Santa Bárbara Sistemas forma parte del grupo General Dynamics European Land Systems.

La comisión de reindustrialización de Nissan presentó la semana pasada una contrapropuesta a GWM que eleva las ayudas públicas y mejora las condiciones de traspaso de los activos y del alquiler del terreno de Zona Franca en un último intento por mantener la inversión del gigante chino de la automoción. Tras realizar una auditoría de las plantas de Nissan en Barcelona, el fabricante chino cuestionó la viabilidad del proyecto que había presentado y reclamó al Gobierno y a la Generalitat más ayudas de las comprometidas. Entre otras razones para cuestionar su inversión, la firma china argumentó que la fábrica de Zona Franca podía ser insuficiente para materializar su proyecto para Europa ya que lo había replanteado y busca ahora un emplazamiento para producir 300.000 vehículos al año, el doble de los previstos inicialmente.