Pan y sal para los Reyes Magos en Barcelona

Sus Majestades recuerdan a los niños que “el futuro que ha de venir será mucho mejor que el pasado”

Sus majestades los Reyes Magos de Oriente recorren las calles de Barcelona este miércoles durante la tradicional cabalgata celebrada por las calles de la ciudad
Sus majestades los Reyes Magos de Oriente recorren las calles de Barcelona este miércoles durante la tradicional cabalgata celebrada por las calles de la ciudad FOTO: Enric Fontcuberta EFE

Tal y como marca la tradición, los Reyes Magos llegaron ayer por mar a Barcelona a las 16 horas de la tarde a bordo del pailebote Santa Eulàlia, y fueron recibidos por la alcaldesa de Barcelona. Ada Colau les dio la bienvenida y les dijo que le consta que los niños y niñas de la ciudad han hecho un esfuerzo por cumplir las restricciones sanitarias en este año por la pandemia.

Colau aprovechó para presentar sus propias peticiones a Sus Majestades para lograr un mundo más justo sin “ningún tipo de discriminación, ni racismo, ni machismo ni LGTBI-fobia”. El rey Melchor recogió el guante y afirmó que le gusta venir a Barcelona porque es una ciudad “respetuosa, amistosa y generosa, que defiende la naturaleza y la solidaridad”.

Melchor, que ejerció como portavoz, recordó el trabajo de “nuestros científicos, que han logrado muchos avances”, y dio las gracias a los más pequeños “por ser tan sensatos y valientes”. Además, auguró que “el futuro será, sin lugar a dudas, mucho mejor que el pasado”. La alcaldesa también agradeció a los niños que hayan “hecho un esfuerzo enorme y demostrado una gran capacidad de solidaridad”. “Tenéis la suerte de vivir en una ciudad que mira al futuro, engalanada y deslumbrante, una ciudad en la que los tres Reyes Magos nos sentimos como en casa porque es respetuosa, amigable y generosa, una ciudad que trabaja a favor de la naturaleza y que defiende la solidaridad por encima de todo”, apuntó Melchor. Y agregó: “El futuro que ha de venir será, no lo dudéis, mucho mejor que el pasado; y recordad que Melchor, Gaspar y Baltasar siempre estaremos a vuestro lado”.

Unos niños en representación de todos los de Barcelona brindaron a Sus Majestades pan y sal en señal de bienvenida y la alcaldesa les entregó “las llaves mágicas” de la ciudad, que les permitirán entrar en todas las casas.

Este año, de manera excepcional y a causa de las medidas de prevención sanitaria, la llegada de los Reyes fue sin público, con la única presencia de los medios de comunicación, y en un lugar de la costa diferente al habitual.

No obstante, la cabalgata se pudo seguir en directo a través de Barcelona Cultura y las tres televisiones públicas, que emitieron una programación especial para explicar y mostrar su llegada.

A la llegada de Melchor, Gaspar y Baltasar le precedió un acto conducido por el paje Gregori, acompañado de algunos representantes del séquito real que desfiló por las calles de la ciudad.

El año pasado el desfile de los Reyes tuvo que cancelarse por la pandemia. La cabalgata de Reyes en Barcelona tuvo que sustituirse por una instalación estática en el Fòrum. Este año, el recorrido de la cabalgata fue, a grandes rasgos, el habitual habitual, comenzando por la avenida Marquès de l’Argentera y finalizando en la Font Màgica de Montjüic.

Sin embargo, este año no se repartieron caramelos para evitar aglomeraciones y el Ayuntamiento de la ciudad pidió respetar las burbujas de convivientes, mantener las distancias y no quitarse la mascarilla durante su transcurso.