Torre Valentina: el exclusivo “refugio” de Abramóvich en España

El magnate ruso ha visitado en varias ocasiones la urbanización situada en la costa mediterránea

Roman Abramóvich, viendo un partido de Chelsea
Roman Abramóvich, viendo un partido de Chelsea FOTO: Matt Dunham AP

Roman Abramóvich adquirió fama en Europa gracias a la compra del Chelsea. Cuando todavía estaba poco de moda que magnates dieran el salto al mundo del fútbol, un sector que siempre se ha caracterizado por su poca rentabilidad (suele dar pérdidas), el ruso lo hizo en 2003 comprando el club londinense: tenía tan solo 36 años, pero una fortuna ya valorada en 5.700 millones de euros (según Forbes) y multitud de inversiones en marcha (sector energético, aeronáutico o del aluminio). ¿El valor de la compra del Chelsea? En torno a 200 millones de euros: 85 millones por algo más del 50% y 114 millones de euros por las deudas que arrastraba el club.

Lo cierto es que ha sabido, como pocos en el mundo del fútbol, gestionar bien al club: tanto es así que en menos de 20 años lo ha llevado a la cima del fútbol, consiguiendo ganar ligas y dos Champions League (el Chelsea nunca había conquista una). Y todo este cúmulo de éxito también se ha traducido en el abismal aumento del valor del Chelsea, que ahora está en torno a los 3.000 millones de euros. Es decir, casi 30 veces que lo que le costó al oligarca ruso.

Foto de Torre Valentina
Foto de Torre Valentina FOTO: Guía Repsol

Abramóvich se ha convertido en un icono en el mundo del fútbol y eso le ha dado una gran popularidad en Europa, que se ha visto truncada por la invasión rusa en Ucrania. Su afinidad al Kremlin (aparte de los negocios, siempre ha estado involucrado en la política de su país) le ha salido caro, pero parece que más caro aún le ha salido tratar de buscar una solución al conflicto. Tanto es así que fue presuntamente envenenado el 3 de marzo por reunirse en Kiev con dos representantes de la delegación ucraniano por intermediar para la paz. Ahora se encuentra en paradero desconocido.

El oligarca ruso, que amasó su riqueza gracias a Boris Yeltsin (es decir, antes de que Vladímir Putin en el Kremlin) con la petrolera Sibneft (llegó a estar en el top5 de las más importantes del mundo), tiene ahora una fortuna que podría superar los 10.000 millones de euros. Y, con todo ese patrimonio, se permite muchos lujos. Entre ellos, dispone de una colección de yates, con los cuales suele pasearse por la costa catalana.

Tanto es así que uno de sus yates estaba atracado en el puerto de Barcelona cuando estalló el conflicto en Ucrania, pero salió de la capital catalana el 9 de marzo por las sanciones europeas a los oligarcas rusos. Si bien, años atrás, según ha desvelado “Crónica Global”, se ha visto a Abramóvich por la Costa Brava: en concreto, por la urbanización Torre Valentina, situada en Sant Antoni de Calonge (Girona), donde ha pasado días de descanso visitando a algunos amigos rusos.

Torre Valentina es una urbanización exclusiva en la que suelen veranear personas con grandes fortunas y, pese a que el oligarca ruso no veranea allí, sí es cierto que ha pasado en diversas ocasiones para ver a amigos y ha anclado allí su yate. La urbanización está construida en torno a una torre que antiguamente servía para avistar posibles amenazas que llegaran desde el mar (como ataques piratas). Construida en torno a los siglos XV y XVI, tiene una forma cilíndrica y tres plantas.