¿Necesitas ayuda para amamantar? No estás sola, recurre a los talleres virtuales

La asociación Amamanta organiza consultas a través de videollamadas durante la alerta por coronavirus

Los talleres de apoyo a la lactancia se han sustituido por videollamadas en grupo
Los talleres de apoyo a la lactancia se han sustituido por videollamadas en grupo FOTO: La Razon (nombre del dueño)

La maternidad, desde el inicio del embarazo, es con demasiada frecuencia en las sociedades occidentales, una experiencia que las mujeres viven en soledad. El tsunami hormonal del puerperio y las cientos de dudas que sobrevienen a la madre a lo largo de toda su lactancia son etapas que sufren de una tremenda desprotección en un contexto de ciudades colmena, donde las familias viven físicamente separadas de sus mayores, con escasa relación o vínculo con su vecindario.

El estado de alerta decretado para frenar el avance del coronavirus covid-19, que obliga a la ciudadanía a confinarse en sus hogares, ha provocado un agravamiento de esta situación de soledad sobrevenida para las miles de mujeres que cada día siguen optando por la lactancia materna en España.

Ante un panorama en el que la lactancia materna se encontraba al borde del peligro de extinción en el país, en el año 2000 surgió Amamanta, el grupo de apoyo a la lactancia materna que, desde un pequeño taller de lactancia en Vilamarxant (València) acompañaba, apoyaba y formaba a madres lactantes.

Hoy Amamanta tiene cerca de 30 talleres de lactancia vinculados y realiza voluntariado en tres hospitales públicos para apoyar y acompañar. De esta forma, la asociación sin ánimo de lucro atendió de manera altruista a unas 6.900 madres solo durante 2019. Con la alerta sanitaria desatada a principios de marzo, y a pesar de que sus voluntarias cumpliesen un estricto protocolo de higiene y prevención, Amamanta decidió suspender temporalmente todas sus actividades públicas, por seguridad de voluntarias y familias atendidas, hasta que el peligro remitiese.

Pero la vida siempre se abre camino, y la lactancia materna es sinónimo de vida. Las mujeres siguen pariendo y las criaturas siguen necesitando el oro líquido de sus madres. Por ello, en plena pandemia global, Amamanta se ha reinventado para seguir prestando apoyo a la lactancia materna, protegiendo este bien para la sociedad y la salud pública, y acompañando a las familias que desean lactar. Es aquí donde entra en juego el papel de la tecnología, un aliado en la mano de cualquier persona con un teléfono inteligente, una tableta o un ordenador a mano.

De esta forma, la asociación pone a su disposición todos los medios posibles para seguir prestando ayuda mediante Amamanta 2.0, apoyando virtualmente a las madres lactantes. Durante este tiempo la asociación organiza talleres de lactancia virtuales con videollamadas en grupo y coordinados por asesoras formadas. Las madres interesadas en participar solo tienen que solicitarlo enviando un mail con antelación a inscripciones@amamanta.es y son las voluntarias de la asociación quienes se ponen en contacto con ellas para explicarles el funcionamiento de estos talleres virtuales, la herramienta digital utilizada (gratuita), horarios y acceso al taller.

Además, en los casos que necesitasen de un apoyo más individualizado, Amamanta pone a disposición de las madres, desde su página web www.amamanta.es, los teléfonos de sus asesoras para que puedan realizar una videollamada en la que observar la toma, agarre, y realizar la atención necesaria en cada caso.

Uno de los aspectos más positivos de esta experiencia es la alta presencia de padres y parejas que permite esta modalidad de taller durante estas semanas. Pues si la pareja y familiares cercanos (abuelas, hermanas de la madre…) son siempre bienvenidos en los talleres de lactancia que Amamanta realiza en los centros de salud, su presencia no siempre es posible por incompatibilidad laboral.

La situación de teletrabajo y confinamiento está permitiendo implicar más a las parejas en el apoyo de las madres durante sus lactancias y son, a menudo, ellos mismos quienes facilitan la conexión enfocando con el móvil o webcam y siguiendo las indicaciones que la asesora ofrece desde el otro lado de la línea.

Los talleres se realizan diariamente en un turno de mañana y un turno de tarde, permitiendo a las madres continuar en los siguientes para seguir recibiendo apoyo y compartiendo su experiencia. Una vez la alerta sanitaria llegue a su fin y Amamanta pueda retomar su actividad con total normalidad, las madres atendidas podrán incorporarse a cualquiera de los talleres de lactancia (presenciales) de la asociación. Y como es el ciclo natural de las mujeres apoyadas por Amamanta, convertirse, con el tiempo, en apoyo y guía de otras madres más nuevas.