Las mujeres valencianas tardarán más de 40 años en cobrar lo mismo que los hombres

La brecha salarial en la Comunitat Valenciana era de 5.301 euros en 2018

Una camarera trabajando en una terraza del centro de Valencia
Una camarera trabajando en una terraza del centro de ValenciaJuan Carlos CárdenasEFE

Al rimo de descenso actual de la brecha salarial entre hombres y mujeres de la Comunitat Valenciana, ellas tardarán más de 40 años en alcanzar el mismo sueldo que sus compañeros varones. Así lo ha desvelado esta mañana la secretaria de Empleo del sindicato UGT-PC, Pilar Mora Martínez, durante una rueda de prensa ofrecida con motivo del Día Internacional de la Igualdad Salarial, junto a la secretaria de Mujer, Políticas LGTB e Institucional de CCOO-PV, Cloti Iborra.

Mora ha especificado que, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), referentes al año 2018, las mujeres valencianas cobran 5.301 euros menos al año que los hombres, una diferencia del 21,61 por ciento, solo 0,78 puntos menos que el año anterior.

A este ritmo, ha remarcado Mora Martínez, las mujeres valencianas cobrarán lo mismo que los hombres dentro de más de 40 años. A nivel europeo la situación es todavía peor, ha señalado, puesto que las diferencias se eliminarían a finales de este siglo.

La brecha no se hace patente únicamente en la remuneración, ha señalado la líder sindical, sino en otros aspectos como la tasa de actividad, donde la femenina está doce puntos por debajo que la masculina; la tasa de paro, cuatro puntos superior en el caso de las mujeres o la tasa de desempleo de larga duración, un 55 por ciento superior en el caso de las trabajadoras.

Otras diferencias se observan también en el caso de la parcialidad en los contratos, que se encuentra 18 puntos por encima en el caso de las mujeres, y de la temporalidad en los contratos.

Mora ha resaltado que en la mayoría de los casos esta parcialidad se produce de manera involuntaria debido al rol de cuidadora que históricamente se le ha asignado a la mujer y que la obliga en determinados momentos de su vida a tener que reducir sus horas de trabajo.

Brecha en las pensiones

Por su parte, la secretaria de la Mujer de CCOO-PV, Cloti Iborra, ha resaltado que estas diferencias repercuten sobremanera en la vida laboral de las mujeres generando una gran desigualdad también en las pensiones percibidas por ellos y ellas. En este caso, la pensión media de un hombre en la Comunitat Valenciana es de 1.133 euros mientras que la de la mujer es de 747 euros, una diferencia de 385 euros.

Iborra ha puesto el foco en que la pensión media de las mujeres se encuentra por debajo del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), situado en este momento en 950 euros.

Ha explicado que la brecha salarial no se produce únicamente por diferencias en la nómina, sino también por el hecho de que hay sectores feminizados (sanitario, servicios, hostelería) en los que el salario medio es inferior, por los complementos retributivos (nocturnidad, peligrosidad) a los que tienen más acceso los hombres, y por el famoso “techo de cristal” que sitúa en las cúpulas directivas de las empresas a los hombres.

Ha añadido que, puesto que los últimos datos disponibles corresponden a 2018, no contemplan todavía el posible efecto que haya tenido la crisis sanitaria en el mercado laboral ya que, tal y como advirtió la ONU, todas las pandemias acentúan las desigualdades.

Reivindicaciones

Desde ambos sindicatos han planteado una serie de reivindicaciones y propuestas para acabar con esta situación porque “es evidente que algo no estamos haciendo bien”, ha resaltado Mora.

Algunas de esas propuestas pasan por la creación de una Ley de Igualdad Salarial que vaya más allá de los Reales Decretos aprobados hasta el momento, y que contemple, por ejemplo, la creación de Comités de Igualdad Salarial en las empresas, como ya existen los de Salud.

Proponen también que los derechos del trabajo a tiempo parcial sean los mismos que los del trabajo a tiempo completo y que se cree un sistema nacional de cuidados que no incluya solamente a las mujeres.

Exigen además la creación de una Ley de Igualdad valenciana que contemple las actuales necesidades del mercado laboral.

El teletrabajo, un arma de doble filo

Ambas dirigentes han alertado del peligro de que el teletrabajo acabe generando más desigualdad entre hombres y mujeres, al permitir una mayor presencialidad de los hombres en los puestos de trabajo y eliminar cualquier tipo de horarios en el hogar para las mujeres.

Por ello, han pedido que el teletrabajo se regule desde el punto de vista de la negociación colectiva, más allá de los decretos aprobados con motivo de la pandemia, porque “esto ha venido para quedarse”.