El PSPV cede ante sus socios del Botànic: la reversión de Torrevieja seguirá el “modelo Alzira”

Sanidad da marcha atrás en la creación de una empresa pública para gestionar este departamento de salud

Reunión de Barceló con la directora general de Recursos Humanos con alcaldes de municipios del departamento de salud de Torrevieja
Reunión de Barceló con la directora general de Recursos Humanos con alcaldes de municipios del departamento de salud de TorreviejaLa RazónLa Razón

La consellera de Sanidad, Ana Barceló, ha asegurado este jueves que la gestión del departamento de salud de Torrevieja (Alicante) “pasará directamente a manos de la Conselleria de Sanidad” a partir del 15 de octubre.

Barceló se ha pronunciado así tras mantener una reunión con los representantes del comité de empresa de este departamento para escucharles e informarles de que esa fecha finaliza el periodo de concesión privada y pasará a ser de gestión directa.

El anuncio llega justo un día después de que el PSPV criticara que la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, se hubiese reunido con sindicatos médicos para abordar esta cuestión y, además, volviera a pronunciarse en contra de que se crease una empresa pública de salud para asumir la gestión pública de este departamento.

El vicesecretario general del PSPV, Manolo Mata, la acusó de “romper unas reglas de juego que hasta ahora han venido funcionando” en el Botànic. “Se trata de una situación “muy grave, de las más graves que ha habido” y dijo que era “como si el presidente de la Generalitatl, Ximo Puig, recibiera a la patronal de las residencias Aerte, que hace “muchas críticas” a la vicepresidenta, o a las “decenas de Ayuntamientos” que no están a favor del contrato programa que ella propone.

En un comunicado, la consellera Barceló ha pasado por alto esta polémica y ha explicado que la decisión es el resultado del diálogo, en los que se ha escuchado y se ha tenido en cuenta las opiniones y aportaciones realizadas por todas las partes.

”El objetivo primordial es el de prestar una asistencia de calidad a la población del departamento, ya que para la Conselleria lo más importante es que los ciudadanos estén perfectamente atendidos a través de una cartera de servicios de calidad”.

De este modo, a partir del próximo 15 de octubre, finalizará el periodo de concesión privada y la gestión del departamento de salud de Torrevieja pasará a ser de gestión directa.

El PSPV, solo ante la empresa de salud

El síndic del PSPV, Manolo Mata, ha restado importancia a esta rectificación. Ha defendido que la creación de una empresa pública era “una buena opción” y que si al final se integra dentro de la Conselleria de Sanidad, como se ha hecho con la Ribera, se generará algún problema que se “irá resolviendo”. Ha insistido en que lo importante es que los plazos se cumplen y que la sanidad pública es el “hito” por el que se debe sacrificar “cualquier motivación”.

No solo Compromís se había mostrado en contra de la creación de esta empresa de salud. La tercera pata del Botànic, Unides Podem, también rechazaba esta opción e insistían en que había que volver a aplicar el modelo de reversión del departamento de Alzira.

Desde la formación nacionalista proponían como alternativa la creación de una entidad pública de salud, una fórmula que evitaría que se pudiese vender y que, por tanto, garantizaba que no volvería a manos privadas.

Compromís ha remarcado que en este tiempo ha trabajado desde el diálogo con los actores implicados para que los objetivos marcados en el segundo pacto del Botánico fueran una realidad. Su portavoz en la comisión de Sanidad, Carles Esteve, ha defendido que Compromís es garantía de que el Botánico cumple los acuerdos y compromisos a los cuales llega, y en este caso no ha sido diferente. “Se tenía que revertir el departamento de Salud de Torrevieja a una gestión pública directa y así lo haremos”. Además, Esteve ha añadido que “estas reversiones marcan la senda de lo que tiene que ocurrir en el resto de departamentos que todavía quedan privatizados como el de Elx Vinalopó, Dénia y Manises”.

Desde Unides Podem han mostrado su alegría porque la Conselleria de Sanidad “haya vuelto al camino acordado y rectifique”. Han remarcado que las movilizaciones profesionales sanitarios, sindicatos y la sociedad civil, junto a su presión en Les Corts y en el Consell (paralizando hasta en tres ocasiones el proyecto de decreto de EPS planteado por sanidad en el consellet), han dado sus frutos”.

Por su parte, el portavoz de Sanidad del PPCV, José Juan Zaplana, ha señalado que el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, debe cesar a la consellera de Sanidad, Ana Barceló, después del “monumental ridículo” que ha hecho defendiendo una empresa pública que ahora entierra. “Es inaudito e insostenible, ha jugado con la salud de miles de personas y con cientos de puestos de trabajo”.

Ha criticado que ha convertido el Hospital de Torrevieja en “un laboratorio de pruebas que se le ha vuelto en contra: ha jugado con el trabajo de los profesionales, con la calidad sanitaria de miles de personas, ha experimentado con el futuro sanitario de miles de familias, ha hecho temblar la sanidad en la comarca y después de todo el sufrimiento, dice alto y claro que su modelo era erróneo”.

Al respecto, ha señalado que al final “el PSPV se ha quitado la careta, ha reconocido la aberración que suponía la empresa pública y se ha arrodillado ante Compromís, plegándose a los designios de Mónica Oltra”.

Además, ha tildado de “teatro del absurdo” que durante semanas los altos cargos de Sanidad hayan defendido “contra viento y marea” la creación de una empresa pública como la única solución para el futuro del Hospital de Torrevieja”. Semanas en las que la Conselleria de Sanidad ha “denostado la fórmula Alzira como una apuesta inacabada, incapaz de cubrir la necesidades de los profesionales y de los usuarios, un fracaso sanitario a corregir”.