Cierre del Punto de Encuentro Familiar de Valencia: “Tengo que recoger a mi hijo y no sé cómo ni dónde lo haré”

Los usuarios denuncian la falta de soluciones tras el cierre del centro

La concejala popular del Ayuntamiento de Valencia, Marta Torrado, y la diputada Marisa Mezquita, con trabajadores y afectados por el cierre del punto de encuentro familiar (PEF) de Valencia
La concejala popular del Ayuntamiento de Valencia, Marta Torrado, y la diputada Marisa Mezquita, con trabajadores y afectados por el cierre del punto de encuentro familiar (PEF) de ValenciaLa RazónLa Razón

Nadie se ha comunicado conmigo para informarme sobre la recogida de mi hijo. No sé ni dónde ni cómo lo haré”, relata Francisco Ruz, usuario del Punto de Encuentro Familiar (PEF) de Valencia que cerró el pasado jueves. “Si el centro desaparece y no nos atienden, nos dejan en la estacada. Si desaparece no podremos evitar judicializar aún más nuestros procesos familiares”, denuncia Francisco, padre de un menor que acudía regularmente a este centro.

El jueves 1 de julio, la titularidad del PEF de la ciudad de Valencia pasó de estar en manos del Ayuntamiento de Valencia a Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, según dictó un acuerdo de Junta de Gobierno local en diciembre de 2020. Fue este mismo primer día de julio, cuando las 14 personas trabajadoras del centro quedaran relegadas de sus puestos de trabajo a causa de “una evidente falta de comunicación entre el Ayuntamiento y Conselleria”, según informó CCOO-PV en una rueda de prensa ayer.

Usuarios del PEF han confirmado que la única información que han recibido es que el centro está cerrado y cualquier servicio debe ser prestado por la Generalitat. “No sabemos nada sobre las entregas y recogidas de los niños. Pido que se comuniquen conmigo y que solucionen el funcionamiento del centro”, anuncia Francisco.

José Gabriel Ortolá, abogado trabajador en el centro, ha declarado esta misma mañana que la gestión del traspaso del centro continúa siendo inestable y las 200 familias que dependen del Punto se siguen viendo afectadas. El PEF de Valencia se encarga de la reconducir estas situaciones los expedientes se han trasladado a otro de características similares en Paterna. Sin embargo, afirma que se está prestando un servicio a través de una empresa que no tiene el carácter de adjudicataria”.

“Este trabajo es sensible y no se puede hacer un pase de los expedientes en ningún caso. Las visitas tuteladas precisan de mediación psicológica por parte de profesionales. Se ha de trabajar con los menores y con los progenitores para determinar su relación y evolución familiar. No se puede cortar este proceso y retomarlo en otro centro y con otro personal”, sentencia el trabajador del PEF. Asimismo, el centro en Paterna “desconoce a las familias y las particularidades de los casos” y de esta modo, las familias cumplen su derecho de relación familiar con los menores de manera muy “cutre”.

Además, diversos trabajadores del PEF estuvieron aproximadamente un año y medio sin cobrar y denunciaron en su momento. Reivindican un nuevo episodio de “maltrato” a esta institución y una falta de delicadeza con las familias que se ven perjudicadas por el cierre de este lugar de mediación porque ha visto interrumpiendo el periodo concertado de visitas.

El grupo popular de la ciudad de Valencia ha anunciado hoy de que presentará una moción al Ayuntamiento, exigiendo la incorporación y continuidad del personal del centro. “Exigimos a la vicepresidenta y consellera de Igualdad, Mónica Oltra y al alcalde de Valencia, Joan Ribó, que se coordinen para que se retome el funcionamiento del Punto de Encuentro Familiar de la ciudad de Valencia”.