Illa apuesta por una nueva financiación autonómica que ayude en la cogobernanza de las autonomías

El líder del PSC ha defendido una “España de Españas” tras la reunión con Puig

El president de la Generalitat, Ximo Puig (i), recibe en audiencia al secretario de organización del PSC y presidente del grupo parlamentario socialista en el Parlament de Catalunya, Salvador Illa (d), a 19 de julio de 2021, en Valencia, Comunidad Valenciana (España).
19 JULIO 2021;XIMO PUIG;SALVADOR ILLA
Rober Solsona / Europa Press
19/07/2021
El president de la Generalitat, Ximo Puig (i), recibe en audiencia al secretario de organización del PSC y presidente del grupo parlamentario socialista en el Parlament de Catalunya, Salvador Illa (d), a 19 de julio de 2021, en Valencia, Comunidad Valenciana (España). 19 JULIO 2021;XIMO PUIG;SALVADOR ILLA Rober Solsona / Europa Press 19/07/2021Rober Solsona Europa Press

El jefe de la oposición del Parlament de Catalunya, Salvador Illa, ha afirmado esta mañana que la reforma de la financiación autonómica es un debate “incómodo” y “complejo”, pero necesario de abordar desde una actitud “constructiva” y de “lealtad institucional”, pues permitiría a cada autonomía desarrollar sus potencialidades en un contexto de cogobernanza.

Tras reunirse en el Palau de la Generalitat con el presidente Ximo Puig, Illa ha manifestado haber acordado trabajar sobre la reforma del sistema de financiación, defendiendo posiciones “constructivas y de lealtad entre todas las Administraciones”.

El ya exministro de Sanidad ha explicado que el objetivo de este encuentro con el presidente es “fortalecer los lazos” entre las dos comunidades autónomas y ayudar a una “normalización” de las relaciones que es “imprescindible” para el interés común de ambas en el actual momento de recuperación económica, no para buscar “frente comunes”, sino para establecer un mecanismo de intercambio de posiciones y colaboración en materia de financiación autonómica.

Ha explicado Illa que la reforma debe tratarse, a su parecer, sobre la base de criterios técnicos objetivos y de equidad, sin buscar “ningún privilegio para nadie” y eliminando “paraísos fiscales internos”, refiriéndose a Madrid. Así, el modelo de financiación sería “justo, equitativo” y permitiría a cada autonomía desarrollar sus potencialidades.

El líder del PSC también ha hablado de una “España de Españas” en la que quepan todos y se reconozca la diversidad, donde Puig es “una voz autorizada y muy escuchada” en términos políticos en Cataluña, pues la conferencia de la “vía valenciana” resultó ser “un momento relevante en la política catalana”.

Por otra parte, preguntado sobre si comparte la demanda de Ximo Puig y de la presidenta de Baleares Francina Armengol de avanzar hacia un Estado más federal, Illa ha contestado que comparte la visión de la cogobernanza y de reconocer la naturaleza de España como un Estado compuesto.

De manera que, en el 40 Congreso del PSOE, que se celebrará en València a mediados de octubre, se buscarán “planteamientos ambiciosos que marquen un nuevo horizonte para este momento de cambio de fondo que se ha visto acelerado” con la pandemia.

Ha destacado que la gestión que se ha hecho de la pandemia ha ofrecido lecciones que van en el sentido de reconocer y potenciar el carácter compuesto de España, y ha asegurado que la “familia socialista” desde 2013, con los acuerdos de Granada, dibujó un esquema que apuntaba en esa dirección y fijaba unos horizontes “ambiciosos”, que se renovaron en 2017.

Defensa a los organismos multilaterales

El jefe de la oposición del Parlament de Catalunya se ha mostrado “muy crítico” con la anunciada ausencia del president de la Generalitat de Cataluña, Pere Aragonés, en la Conferencia de Presidentes autonómicos de finales de este mes.

”Es obligación de todos los responsables autonómicos asistir y defender los puntos de vista de su comunidad autónóma” en los “organismos multilaterales” como la Conferencia de Presidentes, ha afirmado Illa a los medios de comunicación.

”Nadie puede sentirse herido en su sensibilidad ni en sus planteamientos políticos” por haberse reunido semanalmente con el presidente del Gobierno de España y algunos ministros. Pues eso “no hacía variar la posición política de nadie” y ayuda en la coordinación de una acción frente a la pandemia, ha afirmado.

Illa ha aseverado que no ve contradicción entre la convivencia de organismos multilaterales esenciales, de los que confiesa ser un “gran defensor”, para que se pueda “funcionar bien” dentro de España, con aquellos que la legislación prevé con carácter bilateral en la Constitución y los Estatutos de Autonomía.

Apoyo mutuo en el Corredor Mediterráneo

Refiriéndose a la coordinación entre autonomías, Illa ha expresado su voluntad de participar en el “nuevo tiempo político” que se está generando para ofrecer “oportunidades interesantes” a Cataluña y la Comunitat Valenciana, como la creación del Corredor Mediterráneo.

Recordando la reunión que se produjo en Barcelona en 2018 con el entonces ministro de Transportes José Luis Ábalos y con la presencia de Ximo Puig, para dar “un empujón definitivo” al corredor ferroviario, ha agradecido a los miembros de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) su impulso que “con tenacidad” ha dado lugar a una infraestructura como el Corredor.

Illa ha reiterado la relevancia política en Cataluña de Ximo Puig, quien ofreció una conferencia sobre la vía valenciana para esta “España de Españas” en el Cercle de Economia. Y ha asegurado que ambas comunidades se podrán beneficiar de esa colaboración si cada uno trabaja desde su posición institucional y en defensa de sus intereses legítimos.

Además, ha expresado su respeto por la cultura, la identidad y la forma de hacer las cosas de la Comunitat Valenciana, e incluso su “admiración” por “cómo se han desarrollado las cosas bajo el liderazgo de Ximo Puig”.

Sobre la decisión del Constitucional

“Como siempre, los lunes aciertan la quiniela de los domingos”, ha expresado Illa, quien ha añadido que “no hubo un solo voto en contra del Estado de alarma, hubo abstenciones” por parte de Junts per Catalunya, ERC, la CUP y Bildu, ha señalado respecto a la ilegalidad que el Constitucional ha declarado sobre el primer Estado de alarma.

Illa ha subrayado que “nadie que se aproxime con objetividad a este asunto” puede decir que el Gobierno no tuvo puntualmente informado al Congreso de los Diputados.

El líder del PSC en el Parlament ha dicho respetar la decisión del Constitucional, pero ha defendido que en aquel momento se hizo a su juicio “lo que se tenía que hacer, para salvar vidas”. Ha destacado que compareció semanalmente en el Congreso como ministro de Sanidad y que cada quince días se sometió a la consideración de la Cámara la prórroga del estado de alarma, por seis veces consecutivas, pues fue “un empeño muy personal” del presidente del Gobierno que el Congreso diera “luz verde” a las prórrogas.

Illa ha recordado que entonces había quienes mantenían que había que recurrir a la legislación ordinaria para tomar estas medidas y no hacía falta recurrir al Estado de excepción o de alarma, cuando más bien el Constitucional parece que “apunta en sentido inverso” e incluso había que ir a “instrumentos todavía mucho más poderosos”.