El único herido por la caída de la noria en Gandia está ya en casa y se encuentra bien

Se trata de un trabajador de la atracción al que le han tenido que dar tres puntos de sutura

El herido por la caída de la noria en el momento en el que es trasladado al hospital
El herido por la caída de la noria en el momento en el que es trasladado al hospital FOTO: Natxo Franés EFE

El único herido tras la caída este domingo de la noria de la feria de Gandia (valencia) debido a las fuertes rachas de viento ha recibido el alta después de haber pasado la noche en el hospital en observación por el golpe que recibió en la cabeza, y está en su casa en buen estado.

Así lo ha asegurado este lunes a EFE Juan Antonio Almazán, uno de los propietarios de esta feria, que trabaja para subsanar los daños producidos por el reventón cálido que afectó este domingo a la zona de Gandia, y poder retomar la actividad lo más pronto posible, previsiblemente este martes.

Almazán ha explicado a EFE que cuando llegó a la feria, ubicada en la zona recreativa Gandilandia, sobre las 18.20 horas, dio la orden de que no se abrieran las atracciones debido al viento que hacía, y pidió a los trabajadores que se apartaran de todas las zonas donde pudiera caer algo.

Ha señalado que tuvieron “la mala suerte” de que unos de los trabajadores fue a recoger una riñonera, justo en el momento en que el viento tumbaba la noria, aunque, por suerte, ésta “le pegó de refilón” y solo le ha provocado un corte en la cabeza, por el que le han puesto tres puntos de sutura.

Se trata, según insiste el propietario del parque, de la única persona herida por este suceso, y afortunadamente está bien y en casa, tras haber pasado la noche en el hospital en observación y haberle realizado diversas pruebas médicas.

“No habíamos abierto ni pensábamos abrir hasta que no parara el aire porque era un viento exagerado”, ha afirmado Almazán, quien ha señalado que la caída de la noria afectó también a otras atracciones, como el “jumping” o el “saltamontes”, que ahora tratan de reparar.

De momento, ha dicho que van a intentar desmontar y apartar la noria, que ha quedado muy dañada, y subsanar los daños que puedan para tratar de retomar la actividad de la feria a partir de este martes “con la mayor normalidad posible”.

Varios vecinos de la zona han destacado también a EFE lo inusual del fenómeno que se vivió este domingo en la localidad, algo que nunca habían visto y que les produjo cierto miedo.

Rafael, un vecino de Madrid que veranea en Gandia desde hace 40 años, recuerda cómo veía una nube negra que avanzaba a una velocidad tremenda y la llegada de “un viento tremendo” y caliente, “como si uno tuviera un secador a toda potencia encima”, que hizo volar colchonetas, sillas, ropa y sombrillas.

“Fue horroroso”, afirma este hombre, algo en lo que coincide Javier, residente de Gandia, quien salía a pasear con su familia cuando les sorprendió el fuerte viento, y tuvieron que resguardarse junto a unos edificios porque “te quemaba el aire”.

“Piensas que aquí no pasan estas cosas que pasan en por otras partes del mundo”, pero “daba susto”, reconoce.

ca/cbr

(vídeo)