Experto en Medicina Preventiva: “Todavía es pronto para normalizar el covid”

Alerta del peligro de anticiparse y que venga una séptima ola de coronavirus

Imagen de personas con mascarilla en las calles de Valencia
Imagen de personas con mascarilla en las calles de Valencia FOTO: Biel Aliño EFE

El catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, Ángel Gil de Miguel, ha calificado de “buena” la estrategia de normalizar la covid, pero ha manifestado que debería ser puesta en marcha cuando la incidencia sea inferior a 200 casos por cada cien mil habitantes.

Así lo ha asegurado a EFE Gil de Miguel, quien participa en València en las XXII Jornadas sobre Vacunas en Atención Primaria organizadas por la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunitat Valenciana (Fisabio).

“Me parecen bien las medidas” adoptadas por la Comisión de Salud Pública y son “una buena estrategia” pero “creo que llegan un poco pronto, habría que esperar un poco”, ha afirmado para añadir que entiende “que hay otros temas colaterales relacionados con estas medidas”.

“El único pero que le pondría es que esa decisión la habría tomado si tuviésemos una incidencia por debajo al menos de 200 casos por cien mil habitantes en 14 días (en estos momentos es de 436 casos). Vamos hacia ahí pero todavía nos queda un poco”, ha aseverado para añadir que considera que “tendría que estar por debajo de esa incidencia al menos durante un poco de tiempo mantenido para evitar de pronto subidas”.

“No pasaba nada por esperar un mes más y tener la seguridad de que esta es la tendencia, porque estamos viendo que está subiendo en algunas zonas y tomar medidas de este tipo y que, de repente, llegue una séptima ola, es un efecto muy negativo luego. Vamos a ver si todo va bien”, ha destacado.

A este experto le parecería bien que se quedara el uso de la mascarilla, incluso para las temporadas gripales anuales o cuando algunas persona tenga algún tipo de sintomatología para no contagiar a las personas de su entorno. “Hemos aprendido a convivir con ella y no es tan grave, creo que es un hábito que deberíamos incorporar a nuestro día a día, hacerlo de forma normalizada”.

Reaparición de infecciones respiratorias

Según ha explicado, conforme va bajando la incidencia de la covid-19 están reapareciendo infecciones respiratorias como la gripe, el virus respiratorio sincitial (VRS) o la neumonía neumocócica, y ha subrayado que esta última es la enfermedad infecciosa más grave que tenemos en España.

En el caso de la neumonía neumocócica, la vacuna está incluida tanto en el calendario vacunal infantil como en el de adultos, pero en el caso de los menores la cobertura “es altísima, del 98 %”, pero en los mayores de 65 años, en los que se da la mayoría de casos y muertes por esta dolencia, es todavía baja.

La tasa de letalidad en neumonía neumocócica está en torno al 13 % en la población mayor de 65 años y en España mueren en torno a 10.000 personas al año de media como consecuencia de esta dolencia, ha destacado.

Por ello, ha insistido, “la cobertura vacunal debe ser muchísimo mayor”, tanto en mayores de 65 como en personas con enfermedades crónicas asociadas como diabetes, problemas cardíacos crónicos o que tienen que dializarse.

Dosis de refuerzo a los 85 años

El experto ha destacado que existe una vacuna eficaz frente para la neumonía neumocócica, la conjugada de 13 serotipos, y durante el presente año están empezando a ser usadas otras vacunas conjugadas de 15 o 20 serotipos.

“Es muy importante porque hay mucha innovación en vacunas nuevas frente al neumococo. Pero si no se ponen, por mucha innovación que haya no vale de nada, lo importante es que esas vacunas se pongan”, ha afirmado.

Según ha manifestado, las actuales vacunas y las que se están empezando a usar “son muy eficaces, dan inmunidad de memoria y tienen muchas ventajas” y ha apostado, ante el incremento de la esperanza de vida, por la administración de una dosis de refuerzo a los 85 años de edad.

“Vacunar es una medida preventiva, igual que recomendamos hacer ejercicio físico o comer de forma saludable, nos evita enfermedades y mejora nuestra calidad de vida”, ha señalado para añadir que si una persona está afectada por una neumonía “su calidad de vida se va a ver mermada y va a tener más riesgo de otras enfermedades o complicaciones”.

Al igual que se hacen campañas de vacunación sistemáticas contra la gripe a finales de septiembre o principios de octubre, ha abogado porque en las historias clínicas informatizadas en Atención Primaria de los pacientes se instale una alerta para recordar que debe vacunarse contra la neumonía neumocócica por la edad o porque tiene una patología crónica asociada.

La vacuna antineumocócica en adultos, que supone una dosis a los 65 años, “la podemos poner en cualquier momento del año, no hay que esperar a la entrada de otoño o invierno, y teniendo esa alerta se podría advertir al paciente de que debe administrarse la vacuna. Creo que eso debería instaurarse como definitivo”, ha afirmado.

Por último, ha destacado la necesidad de que haya un incremento de recursos, tanto económicos como personales, no solo en Medicina Preventiva y Salud Pública, sino en Atención Primaria.