Las cifras de las políticas LGTBI en la Comunidad Valenciana: de los 2 millones para Ayuntamientos a las 565 intervenciones quirúrgicas

La Generalitat puntuará como mérito en las convocatorias de ayudas que las empresas cuenten con planes de diversidad o con medidas de prevención ante la LGTBIfobia

La vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, presenta la Estrategia Valenciana para la Igualdad LGTBI 2022-2027
La vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, presenta la Estrategia Valenciana para la Igualdad LGTBI 2022-2027 FOTO: GVA GVA

La Ley Trans de la Comunitat Valenciana fue una de las primeras que aprobó el Gobierno del Botànic y la primera de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas. Fue ahora hace cuatro años. Le siguió la Ley LGTBI, en 2018 y esta tarde se presenta la Estrategia Valenciana para la Igualdad LGTBI 2022-2027 con la que se quiere garantizar la aplicación de estos dos texto legales. Se trata de una documento que recoge 75 medidas para avanzar hacia una sociedad que reconozca la diversidad y acabe con la discriminación que continúan sufriendo las personas de este colectivo.

La vicepresidenta del Consell y responsable de esta cartera, Mónica Oltra, ha asegurado que los datos que reciben confirman que muchas personas “vuelven al armario” conforme se hacen mayores y que otras son víctimas de delitos de odio. “Hay potentísimas voces y altavoces políticos, enmarcados en la extrema derecha o ultraderecha, que apuntan y después hay otros que perpetran estas agresiones físicas”.

Desde 2019 hasta el año pasado, las oficinas Orienta han realizado 527 atenciones por LGTBIfobia y el 63 por ciento en los casos de incidentes sanitarios, la mayoría intentos de suicidio, se han producido entre el colectivo trans y la mayoría de ellos eran menores de 25 años.

Oltra puso cifras a lo conseguido hasta ahora. En los dos últimos años, se ha destinado un millón de euros para que los Ayuntamientos desarrollen planes a favor del colectivo LGTBI y hasta 2024 se les proporcionará 1,2 millones más.

Los municipios de más de 20.000 habitantes han sido los primeros destinatarios de esta subvención que se regula a través de un contrato programa y en las próximas fases se extenderá a consistorios de menor población, además de revisar el uso que se ha realizado de estos fondos.

Otra de las líneas fundamentales es el reconocimiento de los derechos de las personas LGTBI, especialmente a las personas trans, en el ámbito social, sanitario y educativo, y que tienen como objetivo promocionar su visibilidad en la cultura y en el deporte y la inserción laboral en entorno seguros.

Se contemplan actuaciones para la inserción social y laboral, un protocolo de coordinación de los servicios de atención a personas migrantes y refugiadas LGTBI, o la atención a la diversidad en centros, servicios y programas sociales dirigidos a personas mayores.

Además, se puntuará como mérito en las convocatorias de ayudas públicas que las empresas o entidades cuenten con planes de diversidad o con medidas de prevención ante la LGTBIfobia, y se apostará por la formación de profesionales sanitarios en diversidad sexual y de género y, especialmente, en la atención a las personas trans.

Oltra también se ha referido a las actuaciones realizadas desde el ámbito sanitario. Desde que se aprobó la Ley Trans y hasta 2020 se han realizado 712 cambios de nombre en la tarjeta SIP; 239 atenciones psicoterapéuticas; 261 personas en terapia hormonal y farmacológica, y 565 intervenciones quirúrgicas.

La Estrategia también se compromete a garantizar el acceso en igualdad a las técnicas de reproducción asistida en la sanidad pública, y ofrecer formación al profesorado sobre diversidad LGTBI e inclusión de la variable de la LGTBIfobia en el registro de incidencias de asentamiento escolar.

Según Oltra, la Estrategia pretende ser una herramienta para “fijar los instrumentos y programar las actuaciones y las medidas” para el cumplimiento de la legislación vigente que garantiza la posibilidad de avanzar en la “igualdad real y efectiva de las personas LGTBI”.