Cuando Oltra sí creía que otros tenían que dimitir

Las redes se han llenado de las declaraciones sobre las exigencias que hacía la vicepresidenta cuando estaba en la oposición

La hemeroteca se ha vuelto contra Mónica Oltra. Poco después de conocer que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) ha pedido imputar a la vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas de la Generalitat valenciana por su responsabilidad en la gestión del caso de abusos a una menor tutelada por el que fue condenado su ex marido, Luis Ramírez Icardi, ha corrido como la pólvora en las redes sociales un vídeo en el que Oltra le decía al entonces presidente de la Generalitat, Francisco Camps, que cuando ella se encontrase en una situación como la suya- estaba imputado por el ‘caso de los trajes’- “me iré a casa”. Lo haría, dijo entonces, desde la «política y la moralidad».

Un escenario que cada vez acechaba más a la vicepresidenta ya que en las últimas semanas, la Fiscalía advertía que veía “indicios razonables” para imputarla e iniciar la investigación judicial, lo que ha provocado un efecto “boomerang” por todas las veces que ella exigió dimisiones a políticos del PP que habían sido imputados. Ahora, que la imputación ya está confirmada a través de un auto, estas acusaciones se han convertido no solo en un problema para la vicepresidenta, sino también para todo el Gobierno valenciano.

De hecho, después de que desde el PP haya vuelto a pedir este jueves la dimisión o el cese de inmediato, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha evitado pronunciarse y ha pedido tiempo para analizar el contenido del auto antes de hacer cualquier valoración de peso. “Respeto a la Justicia y sus procedimientos. Espero que todo se aclare definitivamente”.

Puig fue más allá, y ante la insistencia de los periodistas, ha aserverado que esta imputación “no afectará al Gobierno de coalición ni, por tanto, al Pacto del Botànic” que permite a la izquierda gobernar en la Comunitat Valenciana. “Esta es una situación puntual y se va observar como siempre, desde el respeto a la Justicia”.

Comparecencia pública

Este viernes, como cada semana, la vicepresidenta deberá comparecer ante los medios como portavoz del Consell, y explicar el nuevo escenario que se abre con su imputación. En las últimas semanas, y tras la publicación del informe de la Fiscalía que la acusaba de prevaricación, abandono de menores y de no perseguir delitos en el caso de los abusos sexuales, las preguntas de los periodistas centraban los temas dirigidos hacia ella.

Oltra siempre ha defendido su inocencia y la gestión en la Conselleria, asegurando que la verdad no es otra que la que ella sostiene, que se actuó correctamente, y dejó claro que su futuro político no está marcado por lo que digan los tribunales. “La línea roja la he puesto en el hecho de que no se ha hecho nada ilícito en la Conselleria. La verdad y la realidad es que no se ha hecho nada ilícito”.

De hecho, fue más allá, y aseveró que pese el informe de la Fiscalía, ella sigue siendo la víctima de un complot urdido de la extrema derecha.

Sin embargo, también cabe recordar que hay al menos siete magistrados y la fiscal superior que no coinciden en estas teorías ni comparten “la verdad” de Mónica Oltra, ya que consideran que existen “indicios de delitos” en su actuación y en la de su Conselleria. De hecho, algunos de ellos aseguran directamente que hay evidencias de que se intentó tapar la conducta del ex marido desacreditando la versión de los abusos que dio la entonces menor tutelada.