Continúa la polémica en Notre Dame: ¿restauración idéntica o más moderna?

El arzobispo de París, Michel Aupetit, ha desatado un nuevo debate al proponer la sustitución de unas vidrieras del siglo XIX por otras con motivos geométricos

FOTO: SEBASTIEN NOGIER EFE

Desde que el fuego arrasó con una de las catedrales más emblemáticas de Europa y uno de los mayores iconos artísticos del mundo, Notre Dame (París), el debate sobre su restauración no cesa. El 14 de abril de 2019, fuimos testigos de cómo las llamas derribaban a la aguja, así como acababan con parte del templo. A pesar de las numerosas ayudas que se aportaron para la restauración de la catedral, aún hoy no existe un proyecto cerrado de reconstrucción. De hecho, la polémica que despierta este trabajo cada vez se hace más grande.

Según informa “Le figaro”, el arzobispo de París, Michel Aupetit, defiende que la mejor opción es la de sustituir algunas vidrieras históricas de Notre Dame por otras contemporáneas, fomentando así la modernización del edificio. No obstante, esta aportación no fue unánime, sino que rápidamente desató una polémica de quienes defienden que la restauración sea idéntica a como conocíamos la catedral antes del incendio.

Más debate, pero menos andamios
Durante esta semana, los ciudadanos de la capital francesa han sido testigos del desmontaje del andamio que rodeaba la catedral y que también resultó dañado durante el incendio, aunque se mantuvo en pie. Pesaba 200 toneladas y estaba compuesto por 40.000 piezas, la mitad de las cuales estaban situadas a más de 40 metros de altura.
El desmontaje del andamiaje comenzó el pasado 8 de junio: “Esta operación sin precedentes y muy compleja, fue preparada minuciosamente”, ha explicado el organismo encargado de la restauración de la catedral. De esta manera, y poco a poco, se van solucionando ciertas cuestiones alrededor de la recuperación del templo.

El objetivo de Aupetit con esta propuesta es el de aumentar la iluminación de la iglesia. Esto supone sustituir la vidriera instalada en el siglo XIX por el arquitecto Eugène Viollet-le-Duc y que en el incendio no se vio afectada por otra con motivos geométricos y la transcripción de versículos de la Biblia, de manera que la luz proyectara las palabras sobre las paredes. Además, el mobiliario de los confesionarios y altares también pretende que sea sustituido por uno más moderno.

Han sido Gilles Drouin, director del Instituto Superior de Liturgia de París, y Henri Loyrette, presidente del Museo del Louvre, entre otras figuras que participan en el proyecto de reconstrucción, quienes se han opuesto a Aupetit. De hecho, no es la primera vez que se produce un desencuentro de este tipo, pues ya ocurrió con la aguja: entre los numerosos proyectos modernos que surgieron para su reconstrucción, finalmente se decidió por copiar su forma original.

Ante estas críticas, Karine Dalle, directora de comunicación de la diócesis parisina, ha aclarado a través del diario católico “La Croix” que “se trata de un proyecto que aún está en desarrollo” y que “son varios los enfoques posibles”. Será en enero cuando podremos conocer más detalles sobre el avance del proyecto.