“2020”: No, no era una gripe ★★★✩✩

Una escena del filme "2020" en la que varios bomberos portan féretros procedentes de una residencia de ancianos
Una escena del filme "2020" en la que varios bomberos portan féretros procedentes de una residencia de ancianosImdbImdb

Dirección y guión: Hernán Zin. Fotografía: Raúl Peña. Música: William Kingswood. Producción: H. Zin, Ana Pincus y Sergio Carmona. España, 2020. Duración: 94 minutos. Documental.

Alguien acaba de resucitar, de volver casi del otro lado, del coma inducido durante casi 60 días para salvarlo del coronavirus. Pero ahora se encuentra en un mundo que no reconoce, de mascarillas, de miedo, de irresponsabilidad política, aunque el director, volcado en la vertiente humana, no pise nunca esos terrenos ni haga mención de otros asuntos o decisiones cuestionables. No hay mejor título para el documental de Zin, ninguno que produzca más escalofríos, seas español o de cualquier parte de este mundo asolado por la pandemia. Pero él está en Madrid, en aquel principio del estado de alarma, cuando pronto supimos lo que se nos venía encima y la ciudad pasó a ser una de las más arrasadas por la crisis planetaria. La mayoría del país hacía pie casi milagrosamente, pero Madrid se hundió aquella confusa, postapocalíptica y grisácea primavera.

Sí, el director decide salir cámara en mano a grabar a toda prisa aquello que casi nunca vimos: los hospitales desde dentro, las ambulancias, las residencias de ancianos (quizá el episodio más terrible y vergonzoso de todos), los cementerios, las morgues, el centro improvisado en Ifema, los ataúdes, miles de ataúdes. Y hablan para el documental enfermeros, médicos, la policía, pero, sobre todo, las víctimas, los que sufrieron el covid en carne propia, y también sus familiares con los rostros todavía blancos como la nieve. Como la muerte. Leíamos, vimos imágenes, aunque, cuando Zin muestra a pie de cama cómo los enfermos deben permanecer horas boca abajo porque, de lo contrario, ni con los respiradores respiran; o cuando un bombero confiesa, herido, lo que sucedió entre la población anciana, entonces solo nos queda rezar para que nunca suceda de nuevo.

Lo mejor

Resulta un documental clave para saber cómo padeció Madrid durante el estado de alarma

Lo peor

Todo fue terrible, pero recordar lo que sucedió en las residencias de mayores te rompe el corazón