De Javier Sierra a Ramoncín: los libros que no te puedes perder, según escritores y artistas

De cara al Día Internacional del Libro, que se celebra el próximo 23 de abril, recogemos las recomendaciones literarias que han hecho historiadores, músicos y modistas a este periódico

Un trabajadora de la librería Laie Pau Claris librería-café ubicada en la calle catalana de Pau Claris, coloca libros y material en las estanterías del local.Foto: David ZorrakinoEuropa Press

Este viernes, 23 de abril, se celebra el Día Internacional del Libro. Una jornada ideal para renovar las estanterías y para descubrir nuevas historias, así como una razón fundada para apoyar a uno de los sectores que más lo necesitan: las librerías. Durante estos últimos meses, varias personalidades, que incluyen desde escritores hasta cocineros, pasando por historiadores, músicos y modistas, han recomendado diferentes títulos a los lectores de LA RAZÓN. Una serie de libros escogidos por todo tipo de motivos, con el objetivo de señalar cuáles y por qué deberían figurar entre los imprescindibles de cada uno. Recogemos algunas de las obras recomendadas hasta la fecha:

“El ocho”, de Katherine Neville

El escritor y Premio Planeta 2017 Javier Sierra escogió como título favorito “El ocho”, obra de Katherine Neville. Publicado en 1988, seleccionó esta obra, “además de la Historia, habla de objetos malditos, de los cuadrados mágicos, de Pitágoras, de los tuareg, de Casanova, de Alejandro Magno, de numerología, alquimia, física cuántica... Aborda tantos campos del saber que me atrapó desde el principio”, apuntó Sierra.

“La reina triste”, de José Miguel Carrillo de Albornoz

Gonzalo Giner, veterinario de profesión y Premio de Novela Fernando Lara 2020, optó por “La reina triste”, de José Miguel Carrillo de Albornoz. “Es una pasada y está preciosamente escrita”, explicó, asegurando que es una obra que “encaja perfectamente con todo el mundo. Lo recomiendo desde a gente que le guste la novela histórica hasta quienes prefieran un thriller. La vida de Catalina de Aragón podría ser una película, tiene todos los ingredientes”.

“Ada o el ardor”, de Vladimir Nabokov

Lo leyó con 19 años, mientras iba de viaje hacia Zaragoza para dar un concierto y, desde entonces, le sigue inspirando. Sabino Méndez asegura que “Ada o el ardor”, de Vladimir Nabokov, “es una obra impresionante”. “Me hizo entender que el arte está por encima de la predicación y de la ciencia y empecé a caer en la afición delirante de la escritura”, confesó el compositor.

“Aníbal”, de Gisbert Haefs

“Aníbal: la novela de Cartago”, de Gisbert Haefs, es un retrato de la vida “de este general cartaginés que luchó en la Segunda Guerra Púnica contra los romanos y que me influyó de tal manera que, cuatro años después, publiqué mi primera novela histórica, “El salón dorado” (Edhasa), explicó a LA RAZÓN el historiador José Luis Corral Lafuente. Recomendó esta obra principalmente por su enseñanza respecto a los puntos de vista, sobre “la importancia que tiene tratar la vida desde varias perspectivas, que no sea exclusiva”.

“Dos ciudades”, de Adam Zagajewski

El director teatral Eduardo Vasco ve necesario “valorar la propia existencia cultural”. Por ello, recomendó “Dos ciudades”, de Adam Zagajewski. Aseguró que su lectura puede interesar “a cualquiera que tenga ganas de leer algo sensible, bello y muy entretenido”, así como a aquel que “quiera asomarse de manera ficcional, evidentemente, a una ciudad entera que pierde sus raíces, para aprender a valorar más su cultura”.

“Un hombre acabado”, de Giovanni Papini

Mario Colleoni, historiador y autor de “Contra Florencia”, escogió una obra que le sirvió de motor e inspiración para su creación. Se trata de “Un hombre acabado”, de Giovanni Papini: “Es un libro rotundo, con una voz muy poderosa y muchos matices, que a la vez no pierden fuerza y no lo hacen complejo”, aseguró, aprovechando para recomendar dicha obra a “todos los que estén empachados de tanta posmodernidad”.

“Los muchachos de la calle Pál”, de Ferenc Mólnar

Ramoncín rescató los recuerdos de su infancia para escoger su libro favorito: “Los muchachos de la calle Pál”, de Ferenc Molnár. El cantante aseguró que es una lectura ideal “para un padre, para que se lo lea en voz alta a sus hijos”, así como lo recomendó a los jóvenes: “Si vive en un barrio y tiene amigos, le va a enganchar. Entiendo que a un chaval leer el Quijote le resulte complicado. Pero en este tipo de literatura, donde encontrará a alguien que se parezca a él... En fin, entusiasmarse con la lectura de este libro es fácil para quien tenga sensibilidad”.

“Cartas a Yves”, de Pierre Bergé

“Me fascinan las biografías de personas que se dedicaron a lo mismo que yo, porque siempre es inspirador”. Juan Avellaneda decidió tirar hacia su territorio profesional y recomendó “Cartas a Yves”, de Pierre Bergé. Según el diseñador, esta obra transmite dos principales ideas al lector: “Que el éxito es fantástico si lo sabes gestionar y si tienes los pies en el suelo” y que “el amor muchas veces está por encima de todo”. Lo recomendó no solo a los amantes de la moda, sino a todo aquel que “quiera descubrir una de las historias más fascinantes del siglo pasado”.

“Azteca”, de Gary Jennings

En cuanto se le propuso la idea de escoger un libro, acudió directamente a “Azteca”, de Gary Jennings. El prestigioso cocinero Paco Roncero eligió esta obra, que narra la vida diaria de los aztecas, porque “me gustó mucho”. “Simboliza el choque de civilizaciones. Cómo los españoles llegaron allí y se hicieron absolutamente con todo el poder”, argumentó.