La batalla decisiva contra el cambio climático se libra en la arquitectura

Con el lema “La ciudad que queremos”, Pamplona se convierte en el epicentro de la arquitectura mundial con la celebración del VI Congreso Internacional de Arquitectura

Vista de la Casa Latapie (1993), una de las obras más significativas de Anne Lacaton (1955, Saint-Pardoux, France) y Jean-Philippe Vassal (1954, Casablanca, Marruecos), socios fundadores del estudio Lacaton & Vassal (1987), Premio Pritzker
Vista de la Casa Latapie (1993), una de las obras más significativas de Anne Lacaton (1955, Saint-Pardoux, France) y Jean-Philippe Vassal (1954, Casablanca, Marruecos), socios fundadores del estudio Lacaton & Vassal (1987), Premio Pritzker1996-98 AccuSoft Inc., All righPremios Pritzker /EFE

Las ciudades crecen, se remodelan, se adaptan a sus necesidades, se enfrentan al reto de abordar grandes desafíos sociales, económicos y ambientales en tiempos cambiantes y de urgencias climáticas y pandémicas. La COVID no ha cambiado la ciudad, pero sí ha hecho patente sus carencias y urge que esté preparada para el futuro inmediato que se avecina. En 1950 sólo un tercio de la población mundial habitaba en ciudades. En 2014 por primera vez en la historia de la humanidad la mayor parte de la población del planeta habita en ciudades y las estimaciones apuntan que en 2050 lo hará más del 65%. Casi cumplido un cuarto de siglo, se hace necesario, pues, promover un debate sobre el binomio arquitectura y ciudad que supere las barreras que limitan esta actividad al ámbito arquitectónico. Y Pamplona, un año más, vuelve a ser el epicentro mundial de esta disciplina. Bajo el lema: “La Ciudad que queremos” (The city we want), celebra el VI Congreso Internacional de Arquitectura organizada por la Fundación Arquitectura y Sociedad del 8 al 10 de septiembre en el Baluarte, Palacio de Congresos y Auditorio de Navarra, con la novedad de ser el primero en ser retransmitido en directo por canales digitales. Un encuentro bienal que reúne a arquitectos, historiadores y expertos internacionales de ámbitos tan diversos como la economía, la sociología, la historia, la arquitectura o la gestión pública, para debatir sobre los grandes retos que afrontan las ciudades tras la pandemia desde la perspectiva del bienestar, la salud, la equidad y el medio ambiente.

Dirigido por el arquitecto y sociólogo José María Ezquiaga, el VI Congreso, quiere mantener la línea de investigación y debate sobre el fenómeno urbano iniciada en los anteriores. Además de objetivos como promover los vínculos entre la arquitectura y el ámbito social, el desarrollo sostenible y el uso racional de los recursos materiales y energéticos, el encuentro pretende, en palabras de Ezquiaga, “analizar el papel de las ciudades como motores del desarrollo económico, la redistribución y la inclusión. Se necesitan ciudades capaces de abordar los grandes desafíos ambientales y sociales, como acceso a una vivienda económica y de calidad, el deterioro de los barrios, la renaturalización, la sostenibilidad energética, las formas alternativas de movilidad, así como la valorización del espacio público y la salvaguarda del patrimonio cultural. Se hace inaplazable, pues, abandonar los modelos actuales de desarrollo urbano porque –asevera-, la batalla decisiva en torno a la sostenibilidad y el cambio climático se librará en las ciudades”.

Anne Lacaton, premio Pritzker 2021; Mohan Munasinghe, experto en desarrollo sostenible y cambio climático, premio Nobel de la Paz 2007; Joan Clos i Matheu, Carlos Solchaga, exministro de Economía o Miguel Anxo Fernández Lores, alcalde de Pontevedra, son algunos de los ponentes de esta edición en la que Lacaton, que ha inaugurado las sesiones, ha defendido “la vivienda como clave de la regeneración urbana, como el más grande desafío de la arquitectura contemporánea, porque el hogar es la unidad base de la convivencia que construye la ciudad, como hemos podido comprobar en los últimos meses. Y esa vivienda debe de ser económica, habitable y de calidad”. Para ello la arquitecta ha optado por transformar antes que derribar. “Demoler es la opción fácil -sostiene-. El espacio debe ser generoso, asequible, con espacio libre para ganar en libertad y esa es la base de nuestro proyecto, reparar, integrar y transformar para mejorar lo que ya existe, antes que destruir”. Transformación vs. Demolición como base para construir una ciudad más vivible y más humana.