Cine

Cuando George Harrison se encontró a sí mismo en la India, pero perdió a The Beatles

Pattie Boyd, ex pareja del músico y luego esposa de Eric Clapton, narra la experiencia astral del grupo en India en un nuevo documental dirigido por Ajoy Bose

En «The Beatles and India», Pattie Boyd recuerda la mítica etapa de la banda en su viaje místico
En «The Beatles and India», Pattie Boyd recuerda la mítica etapa de la banda en su viaje místico FOTO: COLIN HARRISON

Si no supiéramos que compartir mesa con Pattie Boyd (Inglaterra, 1944) es hacerlo con una de las figuras clave para entender el rock y la música contemporánea, uno podría pensar que está ante una turista británica más paseando por Valladolid. De hecho, y antes de contestar cualquier pregunta, explica que planea visitar la catedral y la iglesia de San Pablo. «Muy bonito», alcanza a decir en español sin atreverse con el nombre de la ciudad.

Boyd, que jamás cantó para nadie, es la mujer para la que la leyenda cuenta que se escribió la mítica «Something», de The Beatles, y definitivamente es la «Layla» por la que sufría en silencio Eric Clapton. La ex modelo y fotógrafa, superada ya esa condición de «musa» que tan rancia suena en el mundo contemporáneo, presentó en la Seminci «The Beatles and India», un nuevo documental para el que ha recordado junto al director indio Ajoy Bose su experiencia con la banda en la serie de viajes que se sucedieron entre 1968 y 1970.

La confusión de un genio

«Ha sido una época muy difícil de recordar, porque tuvo un final muy triste. Abrupto, quizá», explica Boyd en entrevista con LA RAZÓN sobre un filme que explora la pasión de George Harrison por la India, algo que le venía de familia y que se hace explícito cuando se cuenta lo obsesionada que estaba su propia madre con la otrora colonia británica. Así la raíz, el documental utiliza la voz y los recuerdos de Boyd para explicar las distintas vicisitudes del viaje y, en su gran acierto, cuenta toda la experiencia desde la perspectiva india y no desde la de una banda de la que ciertamente ya hemos visto todo.

Lo que quizá, hasta las tesis que presenta «The Beatles and India» no habíamos comprendido, es que el amor entre la banda y el país fue recíproco: «¿George (Harrison) se llegó a perder en sí mismo en la India? No lo sé. Si sé que nunca llegó a entender o a procesar igual que el resto de la banda por qué era famoso o qué había hecho para ello. Se seguía viendo como un chaval de Liverpool al que le gustaba mcuho hacer música. Vivió toda su vida confundido y cuando llegó a la India creyó haber encontrado casi todas las respuestas», recuerda compungida Boyd, antes de que el director añada: «En tiempos en los que se habla de apropiación cultural, conviene recordar que los Beatles partieron de los estereotipos casi racistas que se ven en ‘’Help’', aunque sea comedia, hasta alcanzar a comprender lo que es en realidad la cultura de India. De hecho, a ellos les debemos la popularización del sitar hasta en nuestro propio país, donde se empezaron a vender masivamente solo cuando a Lennon y a Harrison les dio por integrarlo en el sonido de la banda», explica vehemente.

El mismo relato hegemónico que habla de Boyd como musa, explica también que fue el cable a tierra de Harrison antes de que este perdiera del todo el ritmo de una banda a punto de desintegrarse, una especie de anti-Yoko Ono: «Siempre ha habido historias, chismes y rumores sobre lo que ocurrió al final del todo, pero siempre intenté mostrarle a George (Harrison) el lado positivo de los negativos que otros y otras querían destacar. John (Lennon) salió feliz de la banda, y eso es algo que pocas veces se cuenta o se cuenta bien», remata Boyd justo antes de despedirse de la Seminci.

“Me cuesta hablar de mí”: Charo López contra su modestia

Cuenta el director Chema de la Peña, que ayer presentó en el certamen vallisoletano su nuevo «Me cuesta hablar de mí», que su primer recuerdo de Charo López es el de su casa de Salamanca y el de saberse «paisano de alguien importante», como le decía su madre. La intérprete de «La regenta» o «Secretos del corazón», que debutó junto a Gonzalo Suárez y que ha trabajado con ilustres como Almodóvar, Fernán Gómez o Martín Patino, es el nuevo objeto de estudio del realizador en un documental, casi «biopic», que pelea contra la propia modestia de la actriz.
«Charo (López) supo reinventarse siempre. Empezó a trabajar muy joven, se hizo famosa en los ochenta y, justo cuando estaba en la cúspide, se fue a Argentina a hacer teatro, que era lo que ella siempre había anhelado. Es un ejemplo de pasión artística», explica el director, cuyo filme llegará a las salas el próximo enero. Y sigue: «Ahora que se habla mucho de emancipación femenina y de lo que ello significa en la realidad, descubrir a Charo (López) como un personaje tan atrevido y tan rompedor a las nuevas generaciones me parecía clave». De ahí que, pese a las reticencias de la humildad que marcaron el proyecto, «Me cuesta hablar de mí» epate en un retrato delicado y majestuoso sobre una actriz, sí, pero también sobre su tiempo.