Cine

Stephen Sondheim, un Buñuel para despedirse

Después de dar por cancelado el espectáculo en abril de este mismo año, el mítico compositor lo había retomado en otoño, de la mano de David Ives, y basándolo en “El ángel exterminador”

Stephen Sondheim, a finales de los ochenta, ultimando los detalles del estreno de uno de sus musicales más míticos: «Into the Woods»
Stephen Sondheim, a finales de los ochenta, ultimando los detalles del estreno de uno de sus musicales más míticos: «Into the Woods» FOTO: OLIVER MORRIS

Hay en la historia muy pocos artistas que, cumplidos ya los 90, siguieran siendo siendo relevantes en su medio. Con un año más incluso, Stephen Sondheimque nos dejó este fin de semana de manera repentina–, no solo seguía vivo en la influencia que tiene sobre los que hoy se dedican al teatro musical, sino que su luz era también la del relato inmediato, desde Broadway hasta el West End. El compositor y letrista, fallecido después de la cena de Acción de Gracias que compartió con sus amistades en el mítico Roxbury neoyorquino, acababa de hacer un cameo en la nueva película de Lin-Manuel Miranda, al que inspiró para componer, por ejemplo, «Hamilton».

«Tick, tick... Boom!», disponible en Netflix, narra la trágica historia de otro de sus alumnos aventajados, Jonathan Larsen. Interpretado por Andrew Garfield en la ficción, el creador de «Rent» fue ayudado en sus inicios por Sondheim, hasta el punto de ponerle en contacto con productores y ser testigo de lo que narra la película: cómo Larsen, contra todo pronóstico, se convirtió en una leyenda de Broadway al morir la misma noche en la que estrenaba su obra maestra. Este año, además, Sondheim fue asesor de Léos Carax y los hermanos Sparks en «Anette», el musical que inauguró el Festival de Cannes, y será acreditado como productor en la nueva «West Side Story», dirigida por Steven Spielberg y que se estrena el próximo 22 de diciembre.

Un inspirador de varias generaciones

De salud extraordinaria, pese a los problemas que venía arrastrando en el ojo izquierdo a causa de un problema muscular, el letrista de «West Side Story» y creador de «Golfus de Roma» o «Follies» puede habernos legado un último regalo. Según explicó en una entrevista a «The New York Times» publicada hace dos semanas pero recuperada en integridad tras su fallecimiento, Sondheim había retomado la producción de un musical, titulado «Square One» («Casilla de salida», en español) y que, en teoría, se creía abandonado desde el pasado abril. En la misma línea, el propio Sondheim habló con el presentador estadounidense Stephen Colbert hace unas semanas: «Cualquiera diría que a mi edad no debería estar ya en ello, pero sigo escribiendo. Hemos hecho la lectura del guion definitivo con los productores y los encargados del cásting, y nos gusta mucho», confesaba el autor para alegría del público asistente al «late-night».

Y, ¿cómo es el testamento de Sondheim? Co-escrito junto a David Ives e ideado en 2014, el musical póstumo de Sondheim es un homenaje a otro genio, Luis Buñuel. «La primera parte gira en torno a ‘’El discreto encanto de la burguesía’', mientras que luego se parece más a ‘’El ángel exterminador’'», explicó el compositor. Enamorado del mundo hispano desde sus viajes ochenteros a México y España para adaptar sus comedias, Sondheim veía en Buñuel un referente de la utilización del espacio y de la exploración de la miseria humana, algo en torno a lo que giró la última parte de su carrera en el teatro musical. A la espera de que Ives y el resto del equipo de producción confirmen el estreno, solo nos queda soñar con una última nota del maestro.