Cultura

10 curiosidades de “Grease” que la convierten en icono cinematográfico

La icónica película se estrenó un día como hoy de hace 50 años, suponiendo un fenómeno y un auténtico éxito en taquilla

John Travolta y Olivia Newton-John, en la escena del baile escolar de "Grease"
John Travolta y Olivia Newton-John, en la escena del baile escolar de "Grease" FOTO: RSO Records Paramount Pictures

Las colas en taquilla eran larguísimas y el fenómeno alrededor de la película superó con creces al creado con el musical original. “Grease” (1978) se estrenó un día como hoy de hace 50 años, y continúa siendo un icono cinematográfico. Una cinta que, por mucho que pasen los años, esquiva todo tipo de crítica y continúa llamando la atención del espectador, que no deja pasar la oportunidad de recordar sus imágenes cuando forma parte de la programación televisiva. Dirigida por Randal Kleiser, este filme ha dejado varias escenas icónicas y protagonizadas por John Travolta y Olivia Newton-John, hasta el punto de convertirles en una de las parejas más famosas del cine a nivel internacional. Medio siglo después, continúa sorprendiendo a sus seguidores, generación tras generación, a medida que van profundizando en cómo se creó este proyecto.

1. El nombre, un juego de palabras.

Lo primero que llama la atención, quizá, de “Grease”, es su título y su cartel, donde nunca falta el brillo y algún que otro peine. En los años 50, se les llamaba “greasers” a la juventud obrera que, como Danny (Travolta) y sus amigos, solía vestir con vaqueros, cazadoras de cuero y, en el pelo, grandes cantidades de gomina. De esta manera, el título, además de dar nombre a esta grasa del cabello, hace referencia a la de la comida rápida, que comenzó a ganar fama en aquella época.

2. El éxito del musical

El musical de Broadway anticipó la fama que posteriormente obtendría la versión cinematográfica. Tan solo un año tras su estreno en el teatro y su paso por Broadway, “Grease” se ganó el reconocimiento total de la industria teatral y se alzó con siete nominaciones a los Premios Tony. A partir de entonces, se mantuvo siete años en cartel, así como sumó 3.388 funciones en el Teatro Majestic.

3. John Travolta, en el teatro

El actor, además de protagonizar la cinta, ya tuvo su primer contacto con esta producción a nivel teatral. No obstante, en este caso no fue para interpretar a Danny, sino que Travolta, a sus 17 años, se puso en la piel de Doody, quien interpreta al gracioso del grupo de chicos.

"Grease, Tell Me More, Tell Me More", cartel del musical de Broadway
"Grease, Tell Me More, Tell Me More", cartel del musical de Broadway AP

4. Mayores de edad

Algo que todo espectador nota desde las primeras escenas es que los personajes son un tanto mayores de edad para ir al instituto. De hecho, todos tenían alrededor de 30 años durante el rodaje: Newton-John tenía 29, Travolta 23, Stockard Channing -da vida a Betty Rizzo- tenía 33 y Jeff Conaway -mejor amigo de Danny-, tenía 26. El único con edad para ir al instituto era Lorenzo Lamas, de 19 años, que interpretó al jugador de fútbol americano y novio de Sandy.

5. Ola de calor

Ahora que atravesamos una ola de calor sin precedentes, se nos facilita la comprensión hacia estos actores, quienes sufrieron en gran medida a la hora de filmar una de las escenas, quizá, más conocida de la cinta. Fueron las imágenes del concurso de baile, de las más difíciles de rodar del filme, pues se grabó a lo largo de una semana en una escuela durante el verano. Debido a las altas temperaturas y la falta de aire acondicionado, algunos actores llegaron incluso a desmayarse.

Olivia Newton-John  y John Travolta en el filme
Olivia Newton-John y John Travolta en el filme

6. Cambio de cantantes

En el musical original, “Greased lighting” es interpretado por Kenickie (Jeff Conaway). No obstante, en la cinta, el propio Travolta influyó para que fuera su personaje el que le pusiera voz a esta conocida canción. De hecho, la mayoría del reparto e incluso la coreógrafa, Patricia Birch, se quejaron del cambio, pero Travolta se apoyaba en que este número debía ser para él, pues al personaje de Newton-John se le añadieron dos canciones más de las que tiene en la versión teatral.

7. La inmortal “You’re the one that I want”

La escena final, la más famosa de la cinta en la que todos cantan “You’re the one that I want” y “We go together”, se rodó en parte de una verbena ambulante. No obstante, cuando el director decidió que se necesitaban planos adicionales y la feria ya se había marchado, se pusieron en marcha y construyeron un decorado con réplicas de juegos. A esto, se le sumó que a la protagonista se le rompió la cremallera de sus pantalones de cuero, lo que dificultó rodar estas escenas bajo un sol, además, de 41 grados.

8. Estirar el chicle

Hubo varios conatos de aprovechar el éxito de la película, principalmente planificando secuelas. No obstante, quedó claro que fue un fenómeno de una sola cinta, pues estirar el chicle no sirvió de nada: si bien es cierto que se convirtió en el musical más taquillero de Estados Unidos, “Grease 2″ se estrenó en 1982 con Michelle Pfeiffer, pero obtuvo un fracaso en taquilla, así que se intentó hacer un “Grease 3″ con el elenco original, pero nunca resultó.

9. La balada de Sandy

En un principio, Newton-John no interpretaría “Hopelessly devoted to you”, pues fue añadida tras el rodaje cuando los productores decidieron que Sandy debía cantar una balada. Compusieron la canción, se rodó y se incluyó en la cinta. Una gran decisión, pues esto llevaría a que la película fuera nominada al Oscar a la Mejor canción original.

10. Bajas expectativas

La película nunca se planteó como un fenómeno de masas: tenía un presupuesto bastante bajo y se filmó en dos meses. Afortunadamente, la película fue de las más taquilleras de su época, se alzó como un clásico en los musicales y llegó a recaudar 395 millones de dólares.