MENÚ
lunes 19 noviembre 2018
03:11
Actualizado
  • 1

Nada más «gore» que la guerra

«Overlord», de la factoría de J.J. Abrams, aúna el género bélico y el de horror en una cinta sobre unas tropas americanas que preparan en terreno enemigo la cobertura para el «Día D».

  • Nada más «gore» que la guerra
Los Ángeles.

Tiempo de lectura 2 min.

09 de noviembre de 2018. 00:35h

Comentada
Rosa Gamazo.  Los Ángeles. 9/11/2018

Faltan solo horas para el «Día D» (6 de junio de 1944), y unas tropas americanas aterrizan en la Francia ocupada para llevar a cabo la llamada operación Overlord. La finalidad es destruir un transmisor de radio colocado en la torre de una iglesia y para ello reciben ayuda de una lugareña. Pero al comenzar la misión se percatan de que bajo la iglesia existe un laboratorio donde los nazis realizan experimentos.

El reputado J.J. Abrams es el productor de «Overlord», cinta a medio camino entre el bélico y el terror. «Lo que más me llamó la atención del guión es que mezclaba dos géneros que a priori no suelen darse. Era una pócima un poco rara», explica desde su firma Bad Robot, responsable de éxitos como «Calle Cloverfield 10». «Una de las cosas que siempre intentamos hacer es contar historias que prestan mucha atención al desarrollo de los personajes. En ''Overlord'' pasamos la primera media hora de la película conociendo a estos jóvenes soldados antes de que se vean involucrados en esta trama terrorífica. De esta manera, ya existe empatía con ellos».

Amortiguar el giro

Crear una transición natural de una aventura militar a una película de terror conllevó un arduo trabajo por parte de los guionistas. «No cabe duda de que una situación bélica provoca bastante desasosiego por lo que la transición de esto a una fantasía ''freaky'' no pensamos que supusiera un cambio de 180 grados», añade Abrams. El reparto para que todo esto funcionara era clave y según el presidente de Bad Robot ha sido todo un regalo. Está formado por jóvenes actores entre los que se encuentran Wyatt Russell (hijo de Kurt Russell y Goldie Hawn), y Jovan Adepo («Fences»).

El primero da vida a Ford, experto en explosivos y el cual ha visto el lado más oscuro y sangriento de la guerra. Russell comenzó en la interpretación a los veinticinco años, su pasión siempre había sido el hockey sobre hielo, pero tuvo que dejarlo debido a un accidente en el que se rompió la cadera. Fue entonces cuando decidió liarse la manta a la cabeza y dedicarse a lo que había mamado desde pequeño, la actuación. «Mis padres se tomaron a bien la decisión, ya que el hockey sobre hielo es un deporte muy agresivo y no les gustaba que estuviera cada dos por tres con problemas –cuenta–. Mi padre me deseó suerte pero no me dio realmente ningún consejo».

Por su parte, Jovan Adepo es el verdadero protagonista de la historia, un soldado con aspecto más débil. Eso es precisamente lo que hace empatizar con él desde el minuto uno. «Prefiero interpretar a personajes más desvalidos. J.J. Abrams es un experto en presentar este tipo de papeles en sus películas», afirma Jovan, quien también ha aparecido en «Mother» junto a Javier Bardem, al que confiesa admirar en extremo.

Últimas noticias