MENÚ
martes 21 mayo 2019
08:54
Actualizado

El «Logos Hope», la librería flotante más grande del mundo, abre al público en Ecuador

Tiene aforo para 800 visitantes y cuenta con una tripulación de casi 400 personas

  • Vista exterior de la biblioteca flotante "Logos Hope", en Manta (Ecuador) / Foto: Efe
    Vista exterior de la biblioteca flotante "Logos Hope", en Manta (Ecuador) / Foto: Efe

Tiempo de lectura 2 min.

17 de noviembre de 2018. 17:12h

Comentada
R.C.  17/11/2018

ETIQUETAS

El Logos Hope, considerada la "librería flotante más grande del mundo", abrió hoy sus puertas al público en Ecuador tras haber llegado el pasado miércoles al puerto de la ciudad de Manta (oeste).

Operado por la organización caritativa cristiana alemana GBA y con una tripulación que ronda las 400 personas, entre personal y voluntarios de hasta 60 países, la embarcación cuyos antecesores eran ferrys de transporte de vehículos, se ha convertido en toda una novedad en el puerto ecuatoriano.

"La experiencia es muy vívida", dijo a Efe uno de sus visitantes, Luis Tapia, al referirse a la multiculturalidad de su tripulación y de los libros.

La librería flotante recibirá "a todos los amantes de la lectura. Una oportunidad única para compartir en familia y conocer nuevas culturas", escribió en su perfil de Twitter Luis Alfredo Ortiz, gerente de Autoridad Portuaria.

La biblioteca flotante puede llegar a albergar hasta 800 visitantes y tiene una capacidad para otros 500 adicionales en su Teatro Esperanza y el Logos Lounge.

Pero su principal atractivo, además de su imponente cubierta, son los 5.000 diferentes volúmenes que atesora sobre educación cristiana y libros litúrgicos, así como representaciones de la vida de Cristo.

biblioteca-flotante-Logos-Hope-Ecuador
- Ciudadanos ecuatorianos visitan hoy la biblioteca flotante "Logos Hope" / Foto: Efe

El Logos Hope ha navegado por las aguas de Asia, América, África y Europa, recibiendo millones de visitas.

Antes de Logos Hope, se crearon los barcos Logos, Logos II y Doulos, cuyo recorrido mundial se inició en 1970.

"Cuando entré me di cuenta de que no había mucha diferencia con una biblioteca común, pero me gustó que los precios estaban dados por puntos", añadió Tapia.

Por su parte, Sara Zambrano, otra turista de Manta, aseguró haber tenido "una experiencia bonita porque nunca había ido a una biblioteca flotante".

"Ha sido muy bonito experimentar con tantos libros y la diferencia con otras es el contenido ya que muchos de ellos hablan sobre Dios", concluyó.

Efe

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs
Política USA by José María Peredo
Europas