Tenis

Nadal vuelve a la competición en Montecarlo con una contundente victoria ante Delbonis

El balear se impuso por 6-1 y 6-2. Llevaba dos meses sin competir. Este año sólo ha disputado el Open de Australia

Nadal regresó como un tiro tras dos meses de parón: se impuso a Delbonis en una hora y 20 minutos
Nadal regresó como un tiro tras dos meses de parón: se impuso a Delbonis en una hora y 20 minutosSEBASTIEN NOGIEREFE

El último día que Rafa Nadal había jugado un partido de tenis en un torneo oficial fue el 17 de febrero, en el Open de Australia. Perdió contra Tsitsipas en los cuartos de final. Su paso por Melbourne estuvo marcado por unas molestias en la espalda que persistieron después. Entre eso y que el circuito, con sus burbujas y sus restricciones, está complicado e incómodo e incluso con algunas citas siguen suspendidas, como Indian Wells, el balear renunció a ir a Acapulco y el Masters 1.000 de Miami para reponerse del todo y reaparecer directamente en Montecarlo, en la tierra batida, su parte de la temporada preferida. Y su estreno no pudo ser mejor. Demasiado cómodo incluso ante el argentino Delbonis, al que pasó por encima sin muchas contemplaciones (6-1 y 6-2) en una hora y 20 minutos.

El parón de dos meses tiene como problema la falta de partidos, de rodaje, pero claro, esto es tierra y nadie la conoce mejor que Nadal. Con el cielo plomizo y la pista pesada por las lluvias, el español hizo lo que quiso con su rival. Ni rastro de esa posible falta de ritmo. Rafa se movió muy bien y golpeó la bola con decisión. Tuvo “feeling” desde el primer momento y rápidamente marcó terreno: un break para empezar y un 5-0 del tirón. Con un juego agresivo, en cuanto se quedaba una pelota a media pista la atacaba duro y bien. A Delbonis le estaba cayendo un chaparrón, pero no de agua, tenístico. Ni un pero a la raqueta de Nadal: bien con la derecha, fino con el revés, pese a que alguno se le fuera un poco largo, muy activado con las piernas...

Hasta el segundo set no le llegaron las primeras y únicas dificultades, por decir algo. Porque ya iba 3-0 venciendo el manacorense. Entonces su oponente argentino se soltó un poco para lograr un 15-40 que no remató en ese momento, pero sí después a la segunda ventaja. Sumó un break y conectó algunos golpes paralelos tan interesantes como aislados. Fue una anécdota. Nadal se lanzó a por el triunfo sin dudar.

Al número tres del mundo le espera ahora Dimitrov, un tenista que le hará subir un poco más el nivel. También Djokovic reapareció después del Open de Australia, que ganó, y lo hizo ante un rival muy difícil, el joven italiano Sinner, al que domó bien (6-2 y 6-4) para comenzar con buen pie en Montecarlo y su camino a Roland Garros, que es una de sus grandes obsesiones después de que en la final del año pasado recibiera una paliza de Nadal.