¿Qué es el entrenamiento invisible?

Cristiano Ronaldo, Benzema o Messi son fieles seguidores de esta técnica que marca la diferencia entre ser un buen deportista o ser el mejor

El entrenamiento invisible es la clave del éxito de estrellas como CR7 o Benzema
El entrenamiento invisible es la clave del éxito de estrellas como CR7 o Benzema FOTO: Instagram La Razon

El entrenamiento invisible es todo lo que hace el deportista entre una sesión de entrenamiento y otra. El término “invisible” tiene su origen en aquellas acciones que no forman parte del entrenamiento en sí, aquello que el entrenador “no puede ver”. Por ello, engloba varias situaciones: el descanso, la nutrición o actividades para reponer los músculos como la crioterapia, la talasoterapia o los masajes deportivos, entre otros.

El entrenamiento invisible es capaz de marcar la diferencia entre un buen deportista y uno excelente. Resulta determinante en el rendimiento deportivo, por lo que no es de extrañar que sea el motivo por el cual un deportista consigue un primer puesto en una competición o hace mejores marcas que sus rivales.

Este entrenamiento invisible permitirá acortar el periodo de recuperación, evitar lesiones y sobrecargas, reponer los sistemas hormonales y los sustratos energéticos necesarios, así como reparar la fibra muscular más rápidamente. Dicho en una frase: “el deportista debe ser deportista durante las 24 horas del día”.

Las claves

¿Sabías que Cristiano Ronaldo ha llegado a dormir 12 horas diarias? El descanso cuando haces deporte es tan importante como tu propio plan de entrenamiento. La base del deportista del siglo XXI está compuesto por tres cajones que hay que trabajar y planificar: “entrenamiento físico, psíquico e invisible”. Estas son las claves de una técnica que ya forma parte del día a día en el deporte de élite:

Nutrición. Una dieta saludable y equilibrada es básica. Más si estamos hablando de un deportista profesional puesto que la alimentación tiene una repercusión directa en factores como la capacidad de recuperación, fatiga muscular o la aparición de lesiones. La hidratación es muy importante, porque aunque no aporte energía, es necesaria para el perfecto funcionamiento. Ésta está implicada en la: refrigeración, aporte de nutrientes a las células musculares, eliminación de sustancias de desecho, lubricación de las articulaciones y regulación de los electrolitos en la sangre.

Descanso. Cada vez está más documentada la importancia del descanso para la salud. En el caso de los deportistas o quienes practican algún tipo de actividad física es vital para la recuperación muscular, pero una carencia de horas de sueño de calidad afecta a la capacidad intelectual y el rendimiento cognitivo y puede provocar trastornos endocrinos, metabólicos, psicológicos e inmunitarios, así como aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares y de demencias como el alzhéimer.

• Utilizar técnicas o productos naturales. Las cremas, las temperaturas frío-calor y el kinesiotaping o vendaje neuromuscular pueden ser un buen elemento para incluir en el entrenamiento invisible.

Fisioterapia. No hay que desmerecer la importancia de este aspecto en el rendimiento puesto que el masaje deportivo cumple una función preventiva, ya que reduce la tensión muscular y prepara nuestra musculatura para el esfuerzo. Y en situaciones de fatiga muscular o lesión, es imprescindible para la recuperación muscular o para rehabilitar una zona determinada.

Psicología. Tampoco hay que menospreciar la capacidad de la mente en el rendimiento deportivo. De hecho es de suma importancia a la hora de enfrentarnos a la competición. La motivación es una parte fundamental para el deportista como también lo es la gestión de estrés.

El gran aliado de los “cracks”

Grandes cracks como karim Benzemá o Cristiano Ronaldo pueden presumir, pasados los 30, de una gran estado de forma y de unos excelentes resultados deportivos gracias, en gran medida, al entrenamiento que no ve.

El delantero del Real Madrid es un claro ejemplo de la efectividad de estás técnicas. Bajo el mantra “cambiar el cuerpo para cambiar su carrera” ha convertido el entrenamiento invisible en la base de su día.

Benzema lleva varios años tomándose muy en serio este aspecto y presume de sus entrenamientos individuales en sus redes sociales. No sólo se ejercita en Valdebebas, sino que también dedica buena parte de su tiempo a entrenar en casa. De hecho, si hace tres temporadas su perfil de Instagram estaba repleto de imágenes de su espectacular colección de coches, ahora sus rutinas en el gimnasio son una constante.

Entre sus revolucionarias técnicas figura el chaleco de electroestimulación (‘Método Bolt’), con el que tonifica y fortalece su musculatura con pequeñas descargas eléctricas que, a su vez, le hacían perder peso y grasa abdominal.

Asimismo, es un fiel seguidor del “Cupping”, una curiosa práctica que tiene su origen en la medicina tradicional china. Su objetivo es ayudar a los músculos doloridos a la vez que mejora la circulación sanguínea. Consiste en colocar una ventosa con forma de copa sobre la piel de la persona que reciba el tratamiento. Después se crea una bomba de aire utilizando calor para crear una succión entre la copa y la piel, tirando esta última ligeramente hacia arriba y lejos de los músculos subyacentes. Esto causa una congestión local y las manchas que, precisamente, son el resultado de ese proceso.

Otra de sus técnicas de “entrenamiento invisible” favoritas es la talasoterapia. Este método curativo que utiliza elementos marinos es uno de los secretos mejor guardados del francés como recuperación de su intenso entrenamiento para ser uno de los mejores futbolistas del planeta. La talasoterapia es un método curativo que utiliza elementos del mar como pilares de una recuperación muy efectiva física y psicológica. El agua de mar, como pilar para mejorar la salud. Las algas y el fango marino, aportan minerales y vitaminas, al igual que el plancton rico en vitamina B y E. La arena ayuda al sistema circulatorio y la brisa marina ayuda al sistema circulatorio, entre otras cosas.

En cuanto a la alimentación, desde hace tres temporadas, sigue una dieta minimalista que le ha permitido perder peso. Más fino y fibroso que nunca, a sus 33 años Benzema exhibe una condición física envidiable. Una alimentación cuidada hasta al extremo, con cero licencias a dulces y alcohol (solo agua alcalina, consistente en cinco comidas al día alta en hidratos y proteínas de calidad, y baja en grasas, en las que sobresalen productos de gran valor nutricional como las microalgas, proteínas vegetales que son siete veces mayor a un filete de ternera, la verdura y el pescado al vapor, el aceite de coco o los polvos de algarroba.

La concentración, vital para un deportista de su nivel, la logra gracias a un sentimiento religioso muy arraigado. En 2014, en una entrevista con L’Equipe, desveló la rutina que sigue antes de cada partido. 30 minutos antes pedalea en la bicicleta estática y 10 minutos antes de saltar al campo se pone los cascos y escucha suras del Corán. “No creo que lo entiendas, pero la palabra de Dios me concentra y hace que me sienta bien y salté en mejores condiciones al terreno de juego”, confesó en la citada entrevista.

“CR7” obsesionado con el “entrenamiento invisible”

El físico de Cristiano Ronaldo es sin duda una de las armas más poderosas del delantero portugués. Los detalles hacen la diferencia y la alimentación es una parte fundamental para su carrera. Pero el goleador tiene un secreto para mantener a raya su peso y disfrutar de una forma física excepcional a sus 35 años. La dieta del futbolista tiene como protagonista los pescados. Pez espada, atún y bacalao son los favoritos. Además, suele consumir con frecuencia algunas porciones de pollo, ya que considera que es “mágico” por su alto contenido de proteínas y bajo contenido en grasa.

Para Cristiano, las ocho horas de sueño por las noches resultan vitales. Se acuesta temprano por las noches y se levanta al alba. Dormir bien es realmente importante para aprovechar al máximo el entrenamiento por eso, intercala su rutina con pequeñas siestas, que pueden llegar a ser cinco, a lo largo de su jornada.

Su ética de trabajo y la importancia que le ha dado durante toda su carrera al “entrenamiento invisible” lo han llevado a la cima del fútbol mundial. Por eso el astro portugués de 36 años ha gastado una considerable suma de dinero para recuperar una de sus principales herramientas de recuperación tras su regreso al Manchester United.

Según informó el periódico The Sun, el propio Cristiano hizo traer desde Turín su cámara de crioterapia, un artefacto que da baños de hielo a temperaturas cercanas a los -200 °C para ayudar a tratar dolores musculares y rehabilitar el tejido humano. Este método basado en el enfriamiento del cuerpo que CR7 utiliza mayormente después de los partidos para recuperarse es bastante común en el mundo del fútbol pero pocos jugadores lo tienen en su casa, generalmente aprovechan esta tecnología en las instalaciones de sus respectivos clubes.

Para mantener su estabilidad mental, el astro portugués es un fiel seguidor del método Kaizen, una forma de vida que tiene su origen en Japón tras la Segunda Guerra Mundial. La expresión Kaizen es la composición de dos términos japoneses, Kai (cambio, mejora) y Zen (bueno, mejor), por lo que podría traducirse como “cambio a mejor” o “mejora continua”.