Resuelto el enigma de las bolas anales en el ajedrez: la clave la tiene Ernesto

¡Ernesto ayudó a Niemann! es la frase que recorre las plataformas de ajedrez y es que un famoso manual recoge la jugada perfecta del joven maestro para derrotar a Carlsen

Ernesto Fernández bromea con el escándalo de las perlas anales
Ernesto Fernández bromea con el escándalo de las perlas anales FOTO: Twitter La Razón

El supuesto fraude de las bolas anales vibradoras para ganar torneos de ajedrez sigue haciendo correr ríos de tinta y parecía haber metido al mundo del deporte de reyes en un callejón sin salida. Carlsen se retiró de la Copa Sinquefield, con un premio cercano a los 500.000 euros después de una sorprendente derrota contra Niemann con piezas blancas. El día después de la derrota, publicó un tuit críptico que incluía un videoclip de José Mourinho que decía: “Si hablo, estoy en un gran problema”. Pronto hubo todo tipo de especulaciones sobre los motivos de Carlsen, con el gran maestro estadounidense y popular streamer Hikaru Nakamura afirmando que Carlsen se había retirado porque pensaba que Niemann estaba " probablemente haciendo trampa “.

El pasado 5 de septiembre, el campeón mundial de ajedrez Magnus Carlsen, se retiró de un torneo importante con un premio de 350,000 dólares después de su inesperada derrota ante el el joven de 19 años Hans Niemann. Carlsen anunció su retirada en un enigmático tuit con un video que daba a entender que Niemann había hecho trampa. El tuit iba acompañado de un video del técnico portugués, José Mourinho, que decía: “Realmente prefiero no hablar”. Si hablo, estoy en un gran problema. Las sospechas aumentaron aún más cuando Niemann admitió haber hecho trampa dos veces anteriormente. La plataforma online de ajedrez Chess.com emitió un comunicado anunciando que había vetado a Niemann en su portal por su supuesta trampa.

El revuelo de las bolas anales

Desde entonces, los aficionados del ajedrez han especulado con todo tipo de conspiraciones en redes sociales y han apuntado a que Niemann pudo haber hecho trampas gracias a la inteligencia artificial y a bolas chinas introducidas en su trasero. La mecánica de la trampa sería simple: un cómplice que estuviera viendo en vivo el partido (como efectivamente se estaba transmitiendo), podría simular el juego real en una computadora y ver los movimientos de esta. Posteriormente, a través de las vibraciones, podría “avisar” al supuesto tramposo cuáles serían los movimientos sugeridos. Las bolas anales fácilmente pasarían cualquier control de seguridad.

Pero, en nuevo giro de ese apasionante culebrón ajedrecístico, Chessable.com parece haber dado definitivamente con la tecla. “Mientras el mundo piensa en bolas anales, hay un Gran Maestro que tiene la clave” o “Expediente X: “La verdad está ahí fuera. GM Ernesto Fernández Romero: “La verdad está en mi curso.” Creemos más en @ErnestoFdez1983 que en los fenómenos paranormales, ha publicado en su perfil oficial de Twitter con un vídeo en el que dan la clave de juego del joven maestro norteamericano.

¿Qué fue lo que ocurrió?

A medida que se desarrollaba el partido, Carlsen empleó un movimiento llamado “variante de Fianchetto”, que le permitió eliminar el peligroso alfil de Niemann. Niemann reaccionó con un contraataque rara vez visto que le permitió ganar los peones de Carlsen y, en última instancia, sacar el partido. Después de la victoria, Niemann afirmó que más temprano esa misma mañana, vio imágenes de un partido de Carlsen de hace cuatro años donde el noruego había usado exactamente la misma secuencia de movimientos. Sin embrago, ahora parece que las claves están en un manual de ajedrez titulado “La Confiable y Desafiante Nimzo-India” elaborado por Ernesto Fernández.

La partida, una nimzo-india, acabó en la jugada 55 cuando Carlsen, en un tablero despoblado, con su rey y un alfil por todo contingente, abandonó frente al caballo y dos peones del norteamericano. Carlsen quiso sorprender a su rival en plena apertura con el movimiento 4.g3, sin sospechar que esa línea no le era desconocida a su rival. “Yo también jugué g3 hace cinco años. Tal vez Magnus debería haber consultado el banco de datos de mis partidas para comprobar que me resultaba muy familiar”, comentó Niemann, que, curiosamente, había examinado esa línea pocas horas antes de la partida. “Por una especie de milagro, comprobé esa línea hoy mismo. No sé por qué, es algo ridículo pero fue así. Recordé 12...h6 y todo lo que venía después, que 13.Ae6 era muy bueno. No entiendo por qué lo miré, es ridículo”, manifestó.

Según se explica en un vídeo, publicado por Chessable.com, esta apertura que pasará a la historia aparece en este manual y cualquiera podría haberla hecho si hubiera consultado este simple libro y advierten en tono de humor: “Si durante la jornada del torneo Julius Baer pasan cosas raras, igual el responsable esté cerca...”

Magnus Carlsen sigue sin pronunciarse sobre la pruebas cada vez más contundentes de que tal vez Niemann no sea un tramposo, sino simplemente bueno.