Deportes

La leyenda de Michele Moretti: el futbolista que asesinó a Mussolini

“Pietro Gatti” era el nombre de guerra en la resistencia partisana del que fuera lateral del Como de 1927 a 1935 y con el que rozó la Serie A. Su bala acabó con el dictador.

La leyenda cuenta que fue un futbolista, Michele Moretti, quien remató al dictador italiano
La leyenda cuenta que fue un futbolista, Michele Moretti, quien remató al dictador italianoArchivoLa Razon

El futbol nos depara anécdotas apasionantes que muestran su papel determinante en el curso de la historia. Su capacidad para llegar a todas las capas sociales lo convirtieron en un eficaz arma para los regímenes autoritarios algo que también aprovecharía Benito Mussolini. ‘Il Duce’ fue de los primeros en ver su potencial como propaganda política. Su influencia fue clave para explicar los triunfos italianos en los mundiales de 1934 y 1938 con presiones y estrategias al margen de la ley. Pero la historia es caprichosa y el destino haría que el deporte rey también fuese protagonista en su muerte. Así nace la leyenda de Michele Moretti.

Acarició la serie A

La leyenda cuenta que fue este futbolista -bajo el nombre de guerra de Pietro Gatti- quien remató al dictador italiano para acabar con la tiranía. Mucho antes de convertirse en Pietro Gatti ya hacía rodar el balón y destacaba como lateral en el Como, club italiano de la región de Lombardía que actualmente milita en la serie B. En la temporada 30-31, Moretti formaba parte de un Como que arrasó para ascender a la Serie B: invicto, 90 goles a favor y 24 en contra a los mandos del húngaro Lukas. Una escuadra que casi consiguió alcanzar la Serie A, en la temporada 33-34, pero que una derrota en el último partido les dejó fuera de la liguilla de ascenso.

Sin embrago, a pesar de ser un gran lateral, su nombre para los italianos está poco ligado al fútbol y mucho a una fecha, el 28 de abril de 1945, la que corresponde a la ejecución de Benito Mussolini y su amante, Clara Petacci, en la zona de Mezzegra (provincia de Como). El partisano Pietro Gatti tuvo un papel relevante en aquellas horas históricas para Italia. Horas de confusión nunca aclaradas, pero en las que muchos señalaron a Pietro (Moretti) como el hombre que remató a Mussolini. Era el comisario político comunista de la 52 Brigada Garibaldi y su bala acabó con el dictador.

De origen obrero, su padre fue despedido de su trabajo en los ferrocarriles italianos. Desde pequeño creció con las ideas socialistas de Costa, Turati o Prampolini, además del gran escritor y pensador socialista Karl Marx. Habiéndose afiliado al Partido Comunista clandestino en la segunda mitad de los años treinta, Moretti, además de futbolista, era empleado en una fábrica de papel en Maslianico y fue uno de los principales organizadores de las huelgas en 1943 y en 1944 en Como y sus alrededores.

Fue arrestado por la policía fascista para ser deportado a Alemania pero, logró escapar del centro de acopio de Sesto San Giovanni el 13 de abril y regresó a Como donde intentó organizar una fuga masiva en el mismo campo donde fue encarcelado.

Su paso a la clandestinidad

Mientras tanto, tras pasar a la clandestinidad, junto con Luigi Clerici y Luigi Canali, contribuye a la formación de lo que será la 52ª Brigada Garibaldi. El 27 de abril de 1945, en Musso, Moretti participó en delicadas negociaciones con los comandantes de una columna motorizada alemana que se retiraba hacia el norte, ya que la fuerza del núcleo partisano del puesto de control era decididamente menor que la de los alemanes. Las negociaciones terminaron con un acuerdo: los alemanes podrían continuar si les entregaban a los fascistas que los seguían. Registraron los vehículos, y encontraron a Benito Mussolini y a su amante. Hacia las 3.00 de la madrugada del 28 de abril, Moretti forma parte del grupo de partisanos que lleva a Mussolini y a Clara Petacci a Bonzanigo, una aldea de Mezzegra.

Según la versión histórica, a las 15.15 horas del 28 de abril de 1945, Moretti acompañó a los líderes partidistas Walter Audisio “Valerio” y Aldo Lampredi “Guido”, que habían venido de Milán para matar a Mussolini pero ¿Quién apretó el gatillo que mató a Mussolini y Clara Petacci?

El linchamiento de Mussolini y Clara Petacci
El linchamiento de Mussolini y Clara Petacci FOTO: Archivo La Razon

Su bala fue la clave

Moretti estaba armado con ametralladora MAS francesa, calibre 7,65 de largo, fabricada en Francia, Lampredi con una Beretta modelo 1934, calibre 9 mm y Walter, una mitra Thompson. El testimonio de uno de los partisanos Guglielmo Cantoni, apodado “Sandrino” cuenta que fue el propio Moretti quien disparó a ‘Il Duce’, aunque, años más tarde, el propio Michele Moretti afirmaba que fue el Coronel Valerio quien realizó aquellos disparos pero que su arma no funcionaba y pidió la de Moretti. En todo caso, Michele Moretti fue la clave para que Mussolini no escapase sano y salvo de Italia y su bala la que acabó con el dictador.

Michele Moretti, nunca quiso protagonismo y por eso se mantuvo fiel a la versión oficial sobre la muerte de Benito Mussolini que confirma a Walter Audisio como ejecutor de la sentencia. Entre los historiadores, muchos sostienen hoy en día que las pruebas y documentos prueban que fue el futbolista quien apretó el gatillo de la ametralladora MAS que mató al ex líder del fascismo.

En el verano de 1993, el alcalde de Como, Renzo Pengi le entregó el Abbonino d’oro, máximo reconocimiento de la ciudad. A pesar de ser el protagonista de un acontecimiento que cambió la historia, murió el 5 de marzo de 1995 en la miseria más absoluta. Tenía 87 años.