Deportes

El futbolista que Irán quería ejecutar ya conoce la dura pena que deberá afrontar por defender los derechos de las mujeres

Amir Nasr-Azadani ha sido condenado a 26 años de cárcel. Varios testigos filtraron que le querían ahorcar

Amir Nasr-Azadani se enfrentó directamente al gobierno de Irán para reivindicar los derechos de las mujeres. Desde hace un mes fue arrestado y un testigo filtró que le querían ahorcar. Nada más publicarse esta información en los medios de comunicación, el gobiernó negó que esto fuera cierto. Ahora, el futbolista iraní ha sido condenado a 26 años de cárcel por un tribunal revolucionario por su supuesta complicidad en el asesinato de tres miembros de las fuerzas de seguridad y otros dos delitos cometidos durante las protestas que sacuden el país persa desde mediados de septiembre.

Otros tres implicados en el asesinato de los tres basijis -milicianos islámicos- en la ciudad de Isfahan a mediados de noviembre han sido condenados a muerte y otro más a dos años de prisión, informó la agencia Mizan, adscrita al Poder Judicial.

El caso de Azadani se volvió viral y provocó críticas en todo el mundo cuando asociaciones de futbolistas y medios internacionales anunciaron en diciembre que había sido condenado a muerte.

El Gobierno iraní ha reprimido fuertemente las movilizaciones, protagonizadas sobre todo por jóvenes y mujeres que piden más libertades al grito de “mujer, vida, libertad”. Al menos 2.000 personas han sido acusadas por la Justicia iraní de diversos delitos por su participación en las movilizaciones, 14 condenadas a muerte y cuatro han sido ejecutadas. Las sentencias de hoy llegan después de que el sábado las autoridades iraníes llevasen a cabo las ejecuciones de Mohammad Mehdi Karami y Mohammad Hosseini por el supuesto asesinato de un basiji.

Según denuncia FIFPRO, “el mundo del fútbol está conmocionado y asqueado por los informes de que el futbolista profesional Amir Nasr-Azadani se enfrenta a la ejecución en Irán después de hacer campaña por los derechos de las mujeres y las libertades básicas en su país. Nos solidarizamos con Amir y pedimos la eliminación inmediata de su castigo”. El defensor perteneció al Tractor Sazi (entre las temporadas 2016/17 y 2018/19), equipo al que entrena Paco Jémez desde hace unos días.