Fútbol

Los tres futbolistas del Real Madrid por los que no pasa el tiempo: de la final de Lisboa a París

Benzema, Modric y Carvajal van a ser titulares por quinta vez en una final de Champions con el Real Madrid. Empezaron en Lisboa y mantienen el nivel y la ambición ocho años después

La Liga Santander - Real Madrid v Eibar
Modric, Benzema y de espaldas, Carvajal, en un entrenamiento del Real Madrid FOTO: SUSANA VERA Reuters

Marcelo terminó la final de Lisboa, como la gran mayoría de futbolistas del Real Madrid, llorando. Coentrao le había quitado la titularidad en la semifinal y también en el once titular del partido contra el Atlético. Salió al campo con Isco, en la segunda parte, para dar la vuelta al partido y que sólo se jugara hacia la portería rojiblanca. Vio el gol: «Estaba mirando para todos lados bastante nervioso a ver si había un rebote», ha contado. «En el momento del cabezazo, yo lo recuerdo todo a cámara lenta en mi cabeza. El remate entra, toca la red, la mueve...», es el gol que da vida al Madrid. En la prórroga, Bale y Marcelo marcan los dos goles siguientes. Ellos dos y también Isco, fundamental en ese encuentro, continúan en el equipo ocho años después, en busca de su quinta Champions y de entrar en el selecto grupo de futbolistas que llegan a esa cifra. Gento sigue el primero con 6, pero con cinco hay nueve jugadores y sólo dos, Maldini y Costacurta, no han jugado en el Real Madrid. El resto: Di Stéfano, Rial, Marquitos, Lesmes, Juanito Alonso, Zárraga y Cristiano Ronaldo han jugado en el Real Madrid.

Aunque ya están de salida y puede que no disputen ni un minuto el sábado, los tres sumarán su quinta Champions. Aunque en el caso de Isco, puede que no cuente, porque no ha disputado aún un minuto de la edición de esta temporada.

No son los únicos del Madrid que buscan su quinta. Kroos lleva cuatro, aunque la primera es con el Bayern, Nacho también suma otras cuatro, igual que Casemiro. Pero de este grupo que quiere entrar en el pelotón destacado de jugadores históricos hay tres que fueron titulares en Lisboa y que también van a serlo, salvo catástrofe en París: Carvajal, Modric y Benzema. Casemiro, en su primer año con Ancelotti era o suplente o no iba ni convocado y en el segundo curso fue cedido al Oporto. Kroos aún estaba en el Bayern y Nacho era una opción remota, no un recambio seguro como lo es ahora.

Pero Modric, Carvajal y Benzema eran indiscutibles y pese a los años, las lesiones, los cambios de entrenador y la salida o llegada de futbolistas siguen siendo, quizá incluso mucho más que antes, jugadores esenciales para Ancelotti y para que el Real Madrid esté en la final de París.

Los cuatro han disputado las cuatro finales anteriores y todas las han ganado. Llevan esta competición en la sangre y son los que, más que nadie, pueden enseñar al resto lo que es la responsabilidad de tomar el mando en el último partido. Modric fue el que sacó el córner en Lisboa y ha sido el futbolista fundamental en las remontadas, sobre todo en su icónica carrera contra el PSG, con la que empezó el segundo gol y el desbarajuste total y absoluto del conjunto francés.

Karim Benzema fue clave en la última final de Kiev cuando sacó de quicio al portero rival, Karius, al ponerle un pie cuando iba a sacar y marcar el primer tanto del encuentro. El guardameta no volvió al partido nunca más. El delantero francés, por su parte, con el paso de los años, no sólo ha mejorado y es un jugador mucho más completo, es el goleador y líder indiscutible del equipo. Es que además, también se ha especializado en marcar goles aprovechando los despistes que provoca en los guardametas rivales. Donnarumma y Mendy, del PSG y del Chelsea aún están preguntándose qué les sucedió cuando vieron llegaron al nueve del Madrid y no supieron reaccionar. La heroica en las eliminatorias de esta edición se ha basado en esos tantos que provoca Benzema.

Mientras Carvajal lleva estos ocho años siendo el líder de la banda derecha sin que los fichajes que le hacen puedan con su competitividad. Llegó Odriozola para buscarle un sustituto para cuando se lesionase, pero el joven futbolista ha tenido que emigrar para buscar minutos en otros equipos. Ahora su suplente habitual es Lucas Vázquez. No ha sido la temporada más redonda de Carvajal, con muchas lesiones, pero ha terminado, como siempre, por ser un futbolista con muchísima influencia desde la banda derecha, por el carácter que contagia a todo el equipo. Suyo fue el pase a Rodrygo para que marcara el segundo contra el City en el gol más recordado de esta Champions. También fue suyo el pase a Cristiano Ronaldo con el que el Real Madrid abrió el marcador en la final de Cardiff, contra la Juve, quizá la que mejor ha jugado esta generación de futbolistas.

Así que no es Cristiano Ronaldo quien va a ser recordado como el futbolista Champions del Real Madrid, tampoco Sergio Ramos, que eran los dos emblemas del equipo. Ni siquiera Zidane, que estuvo también en las cuatro anteriores, la primera como segundo entrenador y las otras tres al mando del primer equipo. Por distintas razones, los tres han terminado marchándose, porque el Madrid exige mucho dentro del campo, pero también dentro de el propio club. Benzema, Modric y Carvajal han mostrado una lealtad que, como se acaba de ver estos días con el «caso Mbappé», no es sencillo mantener y por encima de eso, una exigencia deportiva inigualable para seguir ganando Copas de Europa.