MENÚ
martes 22 enero 2019
02:12
Actualizado

1-0. Más fútbol que puntería

Griezmann marcó de penalti el único tanto en la victoria contra el Levante. Oblak volvió a responder en la portería

  • El delantero francés del Atlético de Madrid Antoine Griezmann durante un lance del partido
    El delantero francés del Atlético de Madrid Antoine Griezmann durante un lance del partido

Tiempo de lectura 2 min.

14 de enero de 2019. 05:17h

Comentada
Domingo García Madrid. 13/1/2019

El Atlético necesita a Oblak incluso en días tranquilos como el que vivió contra el Levante. Con el partido controlado, el equipo de Simeone se permitió disfrutar del juego por una vez, demostrando que puede ser más alegre de lo que acostumbra. Pero le falta puntería. Diego Costa está lesionado y el Cholo no termina de confiar en Kalinic. El croata sólo apareció en los últimos quince minutos, cuando Lemar ya había sustituido a Correa y Simeone quiso recomponer el orden del equipo con la salida de Vitolo y la entrada del delantero.

Sin un «9» de verdad, un «nueve, nueve, nato, neto puro nueve», como dijo alguna vez Jesús Gil, al Atlético le costó transformar su juego en goles. Tuvo que ser en un penalti que no era, por una mano de Vukcevic que estaba apoyada en el suelo tras un centro de Thomas. Griezmann golpeó con confianza, fuerte y al centro y el equipo rojiblanco por fin se permitió sonreír.

Tardó demasiado en marcar el Atlético, aunque en realidad ya lo había hecho en el comienzo del encuentro, en un gran remate de Koke tras un pase interior de Vitolo. El canterano controló con la derecha y remató con la izquierda pero el VAR corrigió la alegría rojiblanca. El árbitro acudió a ver la jugada completa en la pantalla a pie de campo y detectó una falta de Rodri en el comienzo, cuando el Atlético recuperó la pelota en el centro del campo. El tanto, aunque anulado, anunciaba lo que iba a ser el Atlético en ataque, apoyado en Vitolo y en las llegadas de Koke. El centrocampista jugaba liberado con Rodrigo y Thomas aguantando el centro del campo para que el «6» pudiera llegar más al área. El Atlético cubría así la ausencia de Saúl en el medio. Más mérito tenía la labor de Juanfran como lateral izquierdo. Sin un especialista que ocupara ese costado de la defensa, el veterano internacional tenía que jugar a pie cambiado, pero eso no le impidió responder en defensa e incluso incorporarse con sentido al ataque.

Los problemas para el Atlético parece que no se acaban nunca. Savic tuvo que abandonar a los siete minutos de encuentro. Una nueva lesión que tenía remedio con Giménez en el campo. Para lo que no tenía solución el equipo de Simeone era para la falta de puntería. Un problema que le podía haber costado más de no tener a Oblak en la portería. El guardameta esloveno, que había estado peleando contra el frío en solitario y viendo el juego de lejos desde el comienzo del encuentro, estuvo atento para rechazar un remate de Morales en el área. Las victorias del Atlético siempre tienen un principio y un final. Comienzan en Oblak y acaban en Griezmann. O al revés.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs