Deportes

Adiós al reinado español en MotoGP, el más largo de la historia y que impidió la Décima de Rossi

Después de nueve títulos consecutivos para España (2012-2020), con el triunfo de Quartararo o Bagnaia este curso se romperá la mejor de títulos de todos los tiempos

Joan Mir es el último campeón español en MotoGP
Joan Mir es el último campeón español en MotoGP FOTO: MotoGP

Con su título de 500cc en 1999 Álex Crivillé abrió la puerta de la categoría reina a los pilotos españoles y los que han venido detrás de él la han derribado del todo. Aquel éxito fue una rareza en su tiempo, pero ahora se ha convertido en una costumbre que ha dado paso a la edad de oro del motociclismo español. Donde antes reinaban australianos, norteamericanos, británicos o italianos ahora manda España, que ha firmado la mejor racha de triunfos consecutivos de cualquier país en toda la historia. Son nueve títulos consecutivos en un monopolio que este 2021 va a llegar a su fin. A falta de tres carreras para cerrar el curso sólo dos pilotos tienen opciones de título en MotoGP y ninguno es español. La cosa está entre Quartararo, un francés, y Pecco Bagnaia, un italiano, así que al reinado español le pueden quedar semanas o incluso días si Fabio lo cierra este mismo fin de semana en Misano.

Se rompe la racha, aunque una de nuestras glorias sobre dos ruedas, Jorge Martínez Aspar, tiene claro que no hay que preocuparse, porque este parón es algo puntual. «No hay ningún motivo para la preocupación. Tenemos una cantera de pilotos bestial, jóvenes buenísimos en todas las categorías. Evidentemente la lesión de Marc ha tenido su influencia, porque era el claro dominador y el referente en MotoGP –ojalá el próximo año pueda volver físicamente al cien por cien, ya que todavía no está en las mejores condiciones–, pero más allá de Márquez tenemos a Joan Mir, a Álex Rins, a los hermanos Pol y Aleix Espargaró... y luego en Moto2 y Moto3 hay muchos nombres de futuro», apunta.

La mejor racha de la historia en la categoría reina
La mejor racha de la historia en la categoría reina FOTO: Antonio Cruz

La serie que ahora termina, y que va a ser finalmente de nueve temporadas seguidas, es la más amplia que ningún país haya conseguido jamás, superando las siete coronas consecutivas que firmó Giacomo Agostini entre 1966 y 1972 (ver gráfico) y las seis de Estados Unidos entre 1988 y 1993 con Lawson, Rainey y Kevin Schwantz.

Aquellas hazañas que los españoles miraban con envidia ahora las protagoniza nuestro motociclismo con total naturalidad. Y seguramente la dinastía se hubiera ampliado de no ser por la lesión en el brazo derecho de Marc Márquez. El de Cervera aporta seis de los nueve campeonatos consecutivos para España, desde los dos de su estreno en la categoría reina (2013 y 2014) a los cuatro seguidos de 2016 a 2019. En 2020 iba a por el quinto del tirón hasta que la caída en Jerez le pulverizó el húmero y lo mandó a casa muchos meses. Sin ese contratiempo no había demasiados rivales en el horizonte capaces de ponerle en dificultades a corto plazo, pero con él en el quirófano fue Joan Mir el que tomó su relevo con su aparición por sorpresa el curso pasado. Antes, había sido Lorenzo el lugarteniente de Marc, al abrir la racha con el entorchado de 2012, que era su segundo, y completar su palmarés con el de 2015, el año famoso de la polémica patada de Valentino Rossi a Márquez que terminó con el italiano acusando a los españoles de «biscotto».

En estos años España se ha beneficiado de la tormenta perfecta: tener a un piloto dominador rodeado de otros de grandísimo nivel que estaban ahí para coger el rebote cuando el mejor fallaba. «Tenemos tantos y tan buenos pilotos que somos, sin duda, la primera potencia del motociclismo. Más allá de Márquez tenemos a Mir, a Rins, a los hermanos Espargaró... y antes tuvimos a Lorenzo, a Pedrosa...», explica Aspar, que enumera las claves de que España sea el país de referencia en las dos ruedas. «Además de los pilotos tenemos los circuitos, los equipos y las escuelas de formación. Y a todo esto le añadimos que la empresa gestora del Mundial, Dorna, es española y que el clima es maravilloso. En los meses de diciembre a marzo, chicos de todas las partes del mundo vienen a España a hacer la pretemporada. No hay un lugar mejor para prepararse. Por todo ello nos salen tantísimos y tan buenos campeones», añade Jorge, que sabe de lo que habla, ya que con sus escuadras de Moto2 (Inde Aspar ) y de Moto3 (GASGAS Gaviota Aspar) es un experto en promocionar talentos.

La fórmula del éxito, a día de hoy, es muy sencilla y no es otra que venir a España a formar parte de la cantera de futuras promesas, independientemente de la nacionalidad del interesado. «Cualquier piloto inglés, japonés, australiano o americano, si quiere llegar al campeonato en unas condiciones y un nivel alto, tiene que que venir a hacer la pretemporada aquí y foguearse en los campeonatos de España o de Europa. Si llegan directos de otros países están lejos en los tiempos y no les da el nivel», apunta Aspar. Este camino es el que ha seguido, sin ir más lejos, Fabio Quartararo, que ahora está a punto de coronarse y darle una alegría a Francia, un país con mucha afición, que enloquece en las citas de Le Mans, pero sin campeones hasta ahora en las motos grandes.

A finales del siglo pasado, los españoles se quitaron el complejo de que la categoría reina no era para ellos. Ángel Nieto, Tormo, Sito Pons y el propio Aspar dominaron en 50cc, 80cc, 125cc y 250cc, pero entonces el paso lógico no era llegar a 500cc. «Ha cambiado el mundo del motociclismo. En los años 70 y 80 era más difícil cambiar de categoría y estaba todo más parcelado. Ahora los reglamentos son distintos y hay más igualdad. Se ha globalizado todo y las marcas, sean de donde sean, buscan los mejores pilotos y no se centran en un mercado, como el americano por ejemplo, en otros tiempos. Hoy cualquier piloto, venga de donde venga, puede subir de categoría. Ojalá me hubiese tocado a mí en los años 80, pero en aquel momento era más difícil dar esos pasos», comenta con nostalgia Jorge Martínez.

En su opinión, el motociclismo español actual está sanísimo y lo que viene por detrás es igual o mejor. «El último Gran Premio de Moto3 lo ganamos nosotros con Izan Guevara, que es un chavalín de sólo 17 años con un potencial brutal. Tenemos también a David Alonso, a Sergio García Dolz, a Acosta... una cantidad de pilotos enorme. Sin duda, el futuro del motociclismo español está asegurado. La situación es realmente positiva respecto al sistema de escuelas y entrenamientos».

España puede repetir una racha como la que ahora termina en un futuro próximo y sólo hay que dar un vistazo al cuadro de honor de este 2021 para confirmarlo. Pedro Acosta tiene a tiro la corona de Moto3 en el año de su estreno y, otro «rookie», Raúl Fernández, está luchando por la de Moto2.