Actualidad

Las hipotecas fijas tocan máximos históricos

Los préstamos para vivienda de esta clase alcanzan el 45,3% del total de los firmados en octubre

Tras perder fuelle en septiembre, las hipotecas a tipo fijo volvieron a coger fuerza en octubre. Tanta, que cerraron el mes en máximos históricos. Según la estadística publicada por el INE, los préstamos para la compra de vivienda en estas condiciones representaron el 45,3% del total de los firmados, el porcentaje más alto registrado por el instituto. En total, en el mes analizado la firma de hipotecas bajó por tercer mes consecutivo, aunque su caída se suavizó hasta el 2,1% interanual, frente al 31,6% del mes anterior, cuando se notó el efecto de la nueva ley hipotecaria, según los datos del INE. El importe medio de las hipotecas sobre viviendas subió un 1,1% respecto a octubre de 2018, hasta los 129.237 euros, mientras que el capital prestado retrocedió un 1,1% en tasa interanual, hasta los 3.837 millones de euros. El tipo de interés medio al inicio fue del 2,17% para las hipotecas sobre viviendas a tipo variable (con un descenso del 10,2%) y del 3,02% para las de tipo fijo (un 0,1% mayor).

El avance de las hipotecas a tipo fijo viene siendo imparable en los últimos años. Y seguirá avanzando. En 2017 no llegaban ni al 35%. Ahora, sin embargo, los Registradores consideran que, “en el medio plazo, resulta previsible una cierta convergencia en peso de contratación a tipo de interés fijo y tipo de interés variable, entendiendo como tal alcanzar niveles próximos al 50% en cada caso”. La política monetaria del Banco Central Europeo (BCE), con tipos muy bajos para estimular la economía, invita a pensar que va a ser así. El euribor es el tipo de interés al que se prestan entre sí el dinero los bancos y suele discurrir en paralelo al precio del dinero que fija el eurobanco. Desde hace años, ha entrado en terreno negativo y los analistas creen que así seguirá al menos en 2020, fluctuando entre el -0,1% y el -0,2%. Una circunstancia que estimula la concesión de tipos fijos.

El hundimiento del euribor por la rebaja de los tipos de interés ha provocado que algunas hipotecas firmadas antes de la crisis arrojen ya un diferencial de interés 0. Es decir, los bancos que los concedieron ya no ganan ni un euro con estos préstamos porque el tipo negativo del euríbor se come el interés al que fue concedido. La situación encendió tiempo atrás las alarmas de las entidades financieras por el evidente perjuicio que ocasiona esta coyuntura a su cuenta de beneficios. Para contrarrestar este declive, las entidades se han lanzado de forma decidida a ofrecer productos a tipo fijo muy competitivos. El objetivo no es otro que incrementar la cuota de mercado de estas hipotecas todo lo posible para asegurarse los márgenes que ahora les resta el euríbor. La ventaja para el hipotecado es que, a cambio de pagar algo más, se asegura de que el coste de su préstamo no cambiará aunque el euríbor recupere la senda alcista.