Indra, la empresa que más proyectos lidera en la «Europa de la Defensa»

La compañía abandera el desarrollo de las tecnologías que asegurarán, en las próximas décadas, la protección de los intereses y valores de la Unión Europea en el exterior

La seguridad es una de las mayores preocupaciones de los ciudadanos y la base para el desarrollo económico de los países. Bruselas ha dado importantes pasos en los últimos años para reforzar la cooperación y desarrollar las capacidades que aseguren una defensa común eficaz optimizando al máximo los recursos. En este nuevo escenario, Indra ha vuelto a brillar con luz propia como una de las tecnológicas más innovadoras y con la capacidad para aportar los sistemas necesarios para garantizar nuestra protección.

Si el pasado año Indra resultó seleccionada como coordinador de la participación nacional en el desarrollo del FCAS –el sofisticado sistema de combate aéreo que España desarrolla con Alemania y Francia–, en las últimas semanas se ha hecho con el liderazgo de tres de los principales proyectos del Programa de Desarrollo Industrial del Sector Europeo de la Defensa (EDIDP) y ha entrado a formar parte como socio de otros dos. «Somos la empresa europea que más proyectos lidera dentro del programa financiado por la Comisión. Es un éxito impresionante, que no se hubiese logrado sin el apoyo el Ministerio de Defensa», afirman desde Indra.

Las cinco iniciativas en las que participará movilizarán un total de 175 millones de euros y contarán con una financiación de 107 millones de la Comisión. En conjunto, representan más del 50% del presupuesto total de la primera convocatoria del programa EDIDP

Indra asumirá la responsabilidad en el desarrollo de capacidades clave de Mando y Control, Defensa Electrónica y Ciberdefensa y participará como socio en el desarrollo del sistema europeo anticolisiones para aeronaves no tripuladas y el sistema para la navegación por satélite de plataformas aéreas, navales y terrestres, que estará basado en la señal de los satélites Galileo.

Se trata de iniciativas tecnológicamente avanzadas y de largo recorrido, que reforzarán la capacidad competitiva y de innovación de Indra y que proveerán a Europa de superioridad frente a cualquier adversario, por avanzado que este sea. Los proyectos en los que Indra trabajará son estratégicos y darán estructura al modelo europeo de cooperación industrial. Prueba de ello es que todos ellos se engloban dentro de la Cooperación Estructurada y Permanente en materia de Defensa (PESCO), otro de los mecanismos que la Unión Europea creó en 2017 para facilitar que los países puedan poner en marcha iniciativas que refuercen la defensa común. Esto consolida a Indra como integrador de sistemas de defensa en el ámbito europeo y le convierten en la empresa tractora del sector tecnológico español, reforzando su competitividad a nivel global. Este éxito da continuidad, por otra parte, a la posición conseguida por Indra en el otro pilar que, junto con el programa EDIDP, articula el Fondo Europeo de Defensa, la conocida como Acción Preparatoria para Investigación de Defensa (PADR).

Desde su inicio en 2017, Indra ha participado en proyectos clave dentro de ella, como OCEAN 2020 o CROWN en los que ha desarrollado tecnologías relacionadas con la vigilancia marítima y sistemas de defensa electrónica para cazas. Todos ellos, que marcarán el futuro del sector solo son, sin embargo, la antesala de lo que está por llegar.

La segunda fase del Fondo Europeo de la Defensa que comenzará el próximo año quintuplicará la inversión de la Comisión en programas de Defensa, alcanzando los 1.250 millones anuales entre 2021 y 2027, cifra que se complementará con una inversión equivalente de los estados miembros. «Nos hemos situado en las posiciones de cabeza de cara a asumir de nuevo un papel fundamental en la siguiente etapa», señalan desde Indra.