La fusión Iberia-Air Europa esquiva la prohibición de que las empresas rescatadas compren competidoras

El Estado impide a las beneficiarias del fondo para compañías estratégicas comprar más del 10% de otras firmas, "salvo que el beneficiario no ostente la condición de gran empresa"

Iberia ha recibido otra fuerte señal del Gobierno para seguir adelante con la operación de compra de Air Europa. Las empresas que acudan al fondo de ayuda de 10.000 millones de euros para compañías estratégicas articulado por el Ministerio de Hacienda no podrán adquirir grandes participaciones de competidoras, según la orden que ayer publicó el BOE en la que se establece el funcionamiento de la herramienta. Sin embargo, el fondo ofrece una vía de escape para que la fusión de ambas aerolíneas españolas pudiera materializarse en el hipotético caso de que Iberia pidiese ayuda al Estado. Según explica, “mientras no se haya amortizado al menos el 75% de las medidas de recapitalización en el contexto de la COVID-19, se impedirá a la empresa beneficiaria adquirir participaciones superiores a 10% de empresas activas en el mismo sector o en mercados ascendentes o descendentes”. No obstante, aclara que esto es aplicable a las compañías “salvo que el beneficiario no ostente la condición de gran empresa, según el anexo I del Reglamento (UE) n.º 651/2014 de la Comisión Europea, o cuente con la preceptiva autorización de la Comisión Europea a solicitud del Consejo Gestor del Fondo [órgano al que se encomienda la gestión del fondo, a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI)]”.

La condición de “gran empresa” y la posibilidad de que las operaciones puedan ejecutarse con la autorización de la Comisión Europea previa petición del propio Estado allanan el camino a una operación que la crisis del coronavirus ha enquistado sobremanera. Iberia y Air Europa están revisando el acuerdo de fusión alcanzando en noviembre pasado, por el que la primera pagaría 1.000 millones de euros por la segunda. Iberia considera que la cantidad pactada es demasiado elevada aduciendo que la situación financiera de esta última ha cambiado por la crisis de la Covid-19. Sin embargo, el Ejecutivo no está por la labor de que la operación naufrague. Esta misma semana, la titular de Industria, Reyes Maroto, ha recordado a ambas aerolíneas la importancia en estos momentos de crisis de “ganar peso y tamaño” para obtener una mayor capacidad para aguantar “el tiempo necesario hasta recuperar la actividad”.

Las características del fondo sitúan a Iberia como una de sus potenciales beneficiarias no sólo por la escapatoria que le ofrece para culminar la compra de Air Europa sino por los requisitos que deben cumplir: una empresa no financiera con domicilio social y principales centros de trabajo situados en España, no constituir una empresa en crisis a 31 de diciembre de 2019, no haber solicitado la declaración de concurso voluntario, justificar que un cese forzoso de actividad tendría un elevado impacto negativo sobre la actividad económica o el empleo, a nivel nacional o regional y demostrar su viabilidad a medio y largo plazo, presentando a tal efecto en su solicitud un Plan de Viabilidad.

Importe de las ayudas

Junto a las restricciones sobre la compra de competidores, la orden establece que el importe mínimo que las empresas podrán recibir será de 25 millones de euros y el máximo el necesario “para restaurar la viabilidad de la empresa” aunque no podrá implicar una mejora del patrimonio neto de la empresa beneficiaria que supere el registrado a 31 de diciembre de 2019. Las superiores a 250 millones se deberán notificar a la Comisión Europea.

Las normas del fondo impiden que las empresas beneficiarias lleven a cabo políticas de expansión comercial agresivas, que distribuyan dividendos entre sus accionistas y que sus directivos cobren “bonus” o cualquier retribución variable al menos hasta la devolución del 75 % de la ayuda. El Gobierno, a través de SEPI, tendrá también “derechos especiales” sobre determinadas decisiones estratégicas para asegurar la adecuada asignación de las aportaciones a cargo del fondo, para lo cual firmará con las empresas un Acuerdo de Apoyo Financiero Público Temporal así como un acuerdo de accionistas.