IAG: 104 aviones en tierra quemando liquidez

Las aerolíneas que conforman el holding aéreo se han visto obligados a paralizar la actividad de parte de su flota ante el desplome del tráfico aéreo

Tener aparcado un avión en tierra conlleva para una aerolínea un importante quebranto para su liquidez. No sólo por los costes del mantenimiento a que deben ser sometidas las aeronaves en tierra para continuar en buen estado sino también por los ingresos que dejan de generar para la compañía. El coronavirus ha llevado a todas las aerolíneas a tener que dejar parte de sus flotas sin volar incluso ahora que se ha recuperado el transporte aéreo tras meses cerrado debido al derrumbe del tráfico aéreo. En el caso de IAG, el holding al que pertenecen Iberia y Vueling, son 104 los aviones que permanecen aparcados en aeropuertos como los de Teruel o Ciudad Real o, en el caso de Iberia, en las instalaciones de mantenimiento que la compañía tiene en La Muñoza.

Según explicó IAG a los inversores durante la presentación de resultados, Vueling, con 48, es la aerolínea del grupo que más aviones tiene ahora mismo en tierra. La mayoría están aparcados en el aeropuerto de Ciudad Real y, como reconoce el holding, lo más probable es que no vuelvan a volar hasta el año que viene. No obstante, su flota se ha visto incrementada con seis A320 que le ha transferido Level tras el cierre por parte de esta aerolínea de la ruta entre Amsterdam y Viena.

Iberia

En las instalaciones manchegas tiene también aparcadas algunas aeronaves Iberia. La compañía que preside Luis Gallego tiene ahora mismo 19 aviones fuera de servicio de forma temporal, 17 de ellos de corto radio y otros dos de largo radio. La compañía también ha retirado de forma anticipada del servicio 15 A340-600 para ahorrar costes y adaptar su tamaño a la nueva realidad del sector, que tardará según todos los análisis al menos tres años en recuperar los niveles de actividad que tenía antes de la pandemia de la Covid-19. La aerolínea, además, ha renegociado con Airbus los plazos para retrasar la entrega de varias unidades A320 que tiene encargadas al consorcio aeronaútico europeo.

British Airways también tiene aparcados temporalmente 28 aviones. Entre ellos están doce de largo alcance, cuatro A380 y hasta seis Boeing 777s. La aerolínea británica, que ha identificado en su plantilla 13.000 «redundancias» -que no es otra cosa que puestos de trabajo que considera prescindibles-, también ha retirado de forma anticipada de su flota los míticos Boeing 747 que todavía volaba y otros trece Airbus de diferente tipo. La irlandesa Aer Lingus, por su parte, ha dejado en tierra nueve aparatos, seis A320 y tres A330.

IAG sufrió unas históricas pérdidas de 3.806 millones de euros en el primer semestre del año después de que el segundo trimestre del ejercicio su actividad se viese prácticamente paralizada por el coronavirus. El “holding” hispano-británico vio reducida su capacidad operada en el segundo trimestre un 95,3% respecto a 2019, mientras que en el semestre disminuyó un 56,2%. Sólo entre abril y junio, sus pérdidas antes de excepcionales fueron de 1.365 millones de euros, frente al beneficio de 960 millones de euros de 2019. Aunque a finales de julio contaba con una liquidez de 8.100 millones de euros, realizará una ampliación de capital por valor de 2.750 millones de euros.