El empresario Rosauro Varo, nuevo consejero de Prisa

Comenzó como emprendedor con sólo 17 años y convirtió Pepephone en el mayor operador móvil virtual de España

Rosauro Varo, durante la entrevista que concedió a LA RAZÓN en el mes de mayo
Rosauro Varo, durante la entrevista que concedió a LA RAZÓN en el mes de mayo FOTO: Luis Diaz La Razón

El consejo de administración de Prisa ha nombrado dos nuevos consejeros para cubrir las vacantes dejadas por Javier Monzón y Sonia Dula. Se tratan de Rosauro Varo y Javier Santiso. El primero, Rosauro Varo, de 41 años de edad, accede al Grupo Prisa de la mano de Telefónica. En estos momentos, Varo es el mayor accionista individual de la compañía. Desde septiembre era consejero del diario El Español, de Pedro J. Ramírez, cargo al que ahora ha renunciado por incompatibilidad. Pese a su juventud, es uno de los empresarios más pujantes de España.

Preside el grupo Gat Technology, que abarca importantes inversiones en el ámbito del turismo, inmobiliario, hotelero, y también en tecnología y comunicación. Cuando tenía 17 años se estrenó como empresario en el mundo de la noche, mientras estudiaba Derecho. A este joven emprendedor se le ocurrió montar una macrofiesta de Nochevieja, pidiendo prestados para la ocasión a su familia 1.500 euros. El experimento le fue tan fructífero que un año después montó la discoteca Boss, a la que siguieron más locales por Cádiz y Huelva. Tras fichar por MP Corporation en 2011, se trasladó a Madrid y montó la compañía móvil Pepephone con Javier Hidalgo, hijo del dueño de Globalia, convirtiéndola en el mayor operador virtual de España. Además, es uno de los mayores accionistas de Cabify.

Nacido en una familia de clase media de un pueblo cordobés, Montilla, es hijo y nieto de médico, y su madre, Amalia Rodríguez, es una histórica diputada socialista. Allí todavía existe la casa familiar de su abuelo, el doctor Rosauro Varo de Castro, militante de Izquierda Republicana de Azaña, conocida como «casa de las columnas». Rosauro y sus dos hermanos Amalia y Nacho, también médicos, se criaron en Sevilla, en el barrio de Los Remedios. Convertirse en empresario de la noche le permitió relacionarse con miembros de la «jet» hispalense.

Varo preside el grupo Gat Technology, es el mayor accionista individual de Telefónica y uno de los mayores de Cabify

Aunque hasta ahora era más conocido por ser pareja de la actriz Amaia Salamanca, Varo, licenciado en Derecho, es un empresario con las ideas claras, como demuestra en una entrevista que concedió hace unos meses a «LA RAZÓN», en mayo pasado. En ella aseguró que «hace falta un proyecto que integre a Gobierno, oposición y agentes sociales» ante la crisis que vive España. En esa misma entrevista auguraba que «la humanidad se está enfrentando a uno de los mayores desafíos de su historia y, evidentemente, nuestra generación está ante el mayor reto que haya podido vivir» y aseguraba que la supervivencia de muchas empresas está en peligro».

Por su parte, el otro nuevo consejero de Prisa Javier Santiso, también muy cercano al presidente de Telefónica José María Álvarez-Pallete, es fundador del Club Mundi, de Mundi Ventures y profesor del IE Business School. Es todo un referente dentro del mundo de las innovaciones, los mercados emergentes e inversiones. Además, durante cinco años fue director gerente en Telefónica en el sector de las Startups.