El temporal “Filomena” dispara la fiebre por el café y el papel higiénico

Vuelve la compra tipo “búnker” del confinamiento. Ante las malas predicciones meteorológicas, el gasto en la cesta de la compra durante los días previos a la nevada aumentó un 9,8%

Personas haciendo la compra en plena ola de frío ocasionada por la borrasca "Filomena"
Personas haciendo la compra en plena ola de frío ocasionada por la borrasca "Filomena"Gonzalo Pérez MataLa Razón

Las imágenes de desabastecimiento en supermercados que se vieron en 2020 han vuelto a repetirse en 2021, esta vez por el temporal “Filomena”. El corte de carreteras a causa de la nieve ha impedido reponer las estanterías de los supermercados, afectando sobre todo el acceso a productos frescos, como carne, pescado, verduras y frutas. Sin embargo, los artículos que más han demandado los españoles durante la nevada han sido café y, como ya ocurrió durante el confinamiento, el papel higiénico.

Gelt, especialista en compra inteligente en el sector de gran consumo, ha evaluado la compra que se ha realizado en España, tanto antes como después de la gran nevada. Durante los días previos a las nevadas, los españoles ya fueron haciendo acopio de algunos artículos. Ante las malas predicciones meteorológicas, del 2 al 6 de enero hubo un aumento del 9,8% en el gasto que realizaron los ciudadanos. Desde que se ha podido volver a comprar, entre el 10 y el 12 de enero, este porcentaje se ha disparado hasta el 16,8%.

¿Qué han comprado los españoles para esta nevada?

Los productos estrella para hacer frente a las bajas temperaturas han sido el café, papel higiénico y bebidas de chocolate. El café ocupa el primer lugar del podio, aumentando su consumo un 20,5% en los días previos a la nevada y un 24,2% en los posteriores. El papel higiénico, todo un clásico de la pandemia, ocupa el segundo lugar con un aumento del 12,9% de subida antes de Reyes y del 22,7% en los días posteriores. Por último, las bebidas de chocolate cierran el top 3, creciendo en un 13,2% en los días previos al temporal y un 19,4% ya en plena ola de frío.

A estos productos le siguen el, con un aumento del 18,8% de ventas y una importante subida del 16,2% hasta el día de Reyes; el agua, cuyo aumento ha sido del 18,4%, muy probablemente, propiciado por las dificultades en algunas viviendas con las tuberías congeladas que, no solo han provocado periodos de corte, sino que han ensuciado el agua del grifo en muchos casos; y las conservas, otro clásico de las compras tipo “búnker”, que han intentado suplir la escasez de productos frescos. En este caso, desde el día 10 se compran un 17,3% más, mientras que hasta el 6 ya se adquirieron el 14,6% más.

También destacan entre los productos más consumidos el chocolate en sus categorías más habituales. Se ha producido un aumento de compra del 15,1% (un 9,9% más también en los días previos al temporal). Así como leche y yogures, cuya compra ha aumentado el 10,2% en los últimos días y es la única categoría que, aunque subió, lo hizo aún más en los días previos, el 11,1%. Ya con porcentajes menores, también se han comprado más postres (5,4%), bebidas no alcohólicas (5,1%) y productos de higiene personal (2,5%).

Compra tipo “búnker”

Carlos Prieto, CEO y cofundador de Gelt, explica sobre estos resultados que “se nota claramente cómo los hogares españoles han asumido la forma y el momento de hacer una compra tipo búnker, que les permita pasar unos días en casa sin movilidad”. “Los datos reflejan que ha habido prevención y luego reposición de básicos, con los detalles culturales que acompañan a productos como el papel higiénico que ya vivimos en la pandemia, y como respuesta a dificultades concretas como el empeoramiento de la calidad del agua o la momentánea falta de productos frescos en algunos establecimientos”, añade.

Tanto Asedas, la patronal de supermercados como Mercadona o Dia; y desde Anged, la organización que representa a El Corte Inglés o Carrefour, catalogan esta situación no como desabastecimiento sino como falta de stock puntual que se irá resolviendo a medida que aumente la movilidad. A principios de esta semana, los supermercados y tiendas de alimentación comenzaron a recuperar la normalidad, aunque aún con dificultades para abastecer a los establecimientos de las zonas más afectadas por el temporal.