Escrivá pide perpetuar los ERTE para recortar el gasto en paro

La medida «ahorra» al Gobierno 750.000 desempleados de las listas

MADRID, 13/01/2021.- El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, da un discurso durante la inauguración de la XI edición del foro Spain Investors Day que se celebra este miércoles en Madrid
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, durante la inauguración de la XI edición del foro Spain Investors DaySpain Investors DayLa Razón

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, propuso ayer perpetuar la estructura de los ERTE del Covid más allá de la pandemia. A su juicio, el éxito de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) ha demostrado que hay formas de hacer que el mercado laboral español sea «más flexible y equitativo» y pidió ajustar este mecanismo para convertirlo en un elemento estructural con el que esquivar el desempleo «oficial».

En su intervención en la inauguración del foro empresarial «Spain Investors Day», Escrivá se mostró convencido de que combinar una inversión pública «eficiente y focalizada» con las reformas es «una gran oportunidad» para impulsar el crecimiento de la economía en el corto plazo y hacerla «más productiva, inclusiva y resiliente» a medio plazo.

Con esta fórmula, el Gobierno gana dos veces. Por un lado, reduce el gasto en desempleo, ya que los ERTE son más baratos que el paro. Por otro, logra reducir el paro registrado ya que los trabajadores en ERTE cotizan a la Seguridad Social y no se computan como desempleados.

Alemania ya ha optado por esta fórmula como prioritaria antes que el despido. Sin embargo, la rigidez de los ERTE en España impide en sus términos actuales que las empresas decidan acogerse a ellos una vez que pase la pandemia. Uno de los principales escollos, también en la prórroga de los actuales ERTE hasta mayo, es la cláusula de salvaguarda del empleo durante seis meses y la obligatoriedad de devolver todas las ayudas recibidas aunque se despida a uno solo de los trabajadores de la plantilla. Los empresarios piden flexibilizar ya esa «camisa de fuerza» y abogan por que se les obligue solo a devolver las ayudas de los trabajadores despedidos.

En cualquier caso, el titular de Seguridad Social sostuvo que el acuerdo para extender esta fórmula de «paro temporal» está «cerca». «Dado el impacto desigual de la crisis, un abordaje quirúrgico y dirigido a corto plazo está nuevamente justificado», ha remarcado.

Por su parte, la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, anunció que la nueva prórroga de los ERTE hasta el 31 de mayo mantendrá las mismas condiciones de la cláusula que obliga a las empresas a mantener el empleo durante seis meses.

«Salvaguarda» del empleo

Según apuntó Díaz en una entrevista en TVE, «no tendría sentido» que las empresas puedan despedir a sus trabajadores tras el esfuerzo de recursos públicos hecho con este mecanismo en el que siguen acogidos más de 750.000 trabajadores .

Díaz también indicó que se van a mantener los esquemas de protección para empresas y trabajadores –es decir las exoneraciones a las cotizaciones a la Seguridad Social y el 70% de la base reguladora para la prestación– y que se van a seguir beneficiando los mismos sectores. «Las cláusulas de garantía de mantenimiento van a ser exactamente las mismas. Esto no se discute en ningún país», subrayó Díaz que se ha mostrado «optimista» ante el nuevo encuentro entre el Gobierno, la patronal y los sindicatos, previsto para hoy.

La cláusula de «salvaguarda del empleo», establecida desde el primer acuerdo en marzo, obliga a las empresas a mantener plantilla, con algunas excepciones, durante los seis meses posteriores a la reanudación de la actividad tras un ERTE. Los despidos antes de ese plazo, que se inicia con cada ERTE que pide la empresa, implica devolver todas las ayudas recibidas.