Obligados a no usar el email del trabajo en fin de semana y vacaciones

Zurich Seguros ha adoptado esta medida para garantizar la desconexión digital de sus empleados, uno de los grandes retos del teletrabajo

Una mujer teletrabajando en su casa
Una mujer teletrabajando en su casaEnric FontcubertaEFE

La teoría no siempre se lleva a la práctica y aunque la ley del teletrabajo garantice la desconexión digital, quien más y quien menos sigue contestando correos y wasaps del trabajo en sus días libres. Trabajar desde casa tiene sus ventajas y sus desventajas. La sensación de estar pendiente del trabajo las 24 horas del día es uno de los puntos negativos. Según un análisis de NordVPN recogido por Forbes el pasado 2020, con el teletrabajo se estaba trabajando una media de dos horas más que antes de la pandemia, cuando se iba a la oficina. Este problema afloró con el boom del teletrabajo al inicio de la crisis sanitaria y aunque la nueva ley ha querido darle solución, aún se desconoce la receta para lograr una desconexión digital real.

La compañía Zurich Seguros ha hecho su propuesta y a partir de ahora se asegurará de que sus empleados no puedan acceder a su correo electrónico y aplicaciones de trabajo durante los fines de semana, festivos, vacaciones o bajas laborales, salvo en caso de una urgencia, con el fin de profundizar en su política de desconexión digital.

Miedo a no parecer comprometidos

Pere Vidal, profesor colaborador de los Estudios de Derecho y Ciencia Política de la UOC, recuerda que el derecho a la desconexión digital recogido en la ley orgánica de protección de datos ya impedía que se sancione a aquellos trabajadores que no consulten el correo o el teléfono laboral fuera de la jornada habitual. No obstante, muchos de ellos siguen haciéndolo por el exceso de información que deben gestionar, por no poder compaginar del todo bien la vida familiar y laboral y, sobre todo, por miedo a no mostrar el suficiente compromiso con la empresa, advierte Mar Sabadell también profesora de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC.

¿La prohibición es la única solución?

La normativa que regula el trabajo a distancia sugiere medidas en esta dirección para garantizar la desconexión digital. Dice lo siguiente: “El deber empresarial de garantizar la desconexión conlleva una limitación del uso de los medios tecnológicos de comunicación empresarial y de trabajo durante los periodos de descanso, así como el respeto a la duración máxima de la jornada y a cualesquiera límites y precauciones en materia de jornada que dispongan la normativa legal o convencional aplicables”. Cada empresa, en acuerdo con los trabajadores, será la encargada de crear una política interna para regular este derecho. Esta libertad permite crear una normativa adaptada a las necesidades de cada compañía, pero puede conllevar que algunas soluciones sean más efectivas que otras.

La prohibición impuesta por esta aseguradora es un método que cortará de raíz el problema, aunque ya existían otras vías para hacerlo, por ejemplo, la ley de registro horario. Esta normativa permite controlar y delimitar la jornada laboral de los empleados que trabajan desde casa mediante el tiempo de conexión a la red de la empresa o mediante el envío de correos electrónico al iniciar y terminar la jornada.