¿Puedo desgravar mi hipoteca en la declaración de la Renta 2020?

Si compró la vivienda y formalizó el préstamo antes del 2013 aún puede aplicar la deducción por adquisición de la vivienda habitual

Imagen de una pareja recibiendo las llaves de su vivienda
Imagen de una pareja recibiendo las llaves de su vivienda

Confirmar el borrador de la declaración de la Renta sin apenas revisarlo es un error por el que miles de contribuyentes pierden dinero cada año. Por ello, el mejor consejo que pueden dar los expertos es destinar un poco más de tiempo a su elaboración para sacar el máximo provecho a las deducciones autonómicas y estatales. En la campaña de 2020, los propietarios de una vivienda no deben olvidarse de la llamada deducción por adquisición de la vivienda habitual, aunque para poder beneficiarse de unos 1.350 euros de ahorro deberán cumplir una serie de requisitos.

¿Qué se entiende por vivienda habitual?

Se considera vivienda habitual la edificación que constituya la residencia del contribuyente durante un plazo continuado de, al menos, tres años y que sea habitada de manera efectiva y con carácter permanente por el propio contribuyente, en un plazo de doce meses, contados a partir de la fecha de adquisición o terminación de las obras, explica la Agencia Tributaria.

No obstante, se entenderá que la vivienda no pierde el carácter de habitual cuando se produzcan circunstancias tales como celebración de matrimonio, separación matrimonial, traslado laboral, obtención del primer empleo, o cambio de empleo. Para los contribuyentes con discapacidad, también se considera que la anterior vivienda resulte inadecuada por razón de la discapacidad.

¿Quién se lo puede aplicar?

La deducción por inversión en vivienda habitual quedó suprimida el 1 de enero de 2013. No obstante, se permite seguir disfrutando de esta deducción en los mismos términos a los contribuyentes que compraron la vivienda y formalizaron el préstamo hipotecario antes del 31 de diciembre de 2012 y que además ya venían aplicando esta deducción con anterioridad, es decir, en la declaración de la Renta de 2012 o en las anteriores. Además de la compra, a la rehabilitación, construcción o ampliación de vivienda habitual también se les aplica desgravación.

¿Cuánto se puede ahorrar?

Según el comparador financiero HelpMyCash, los que cumplan todos estos requisitos pueden desgravarse hasta un 15% de lo que hayan pagado por su hipoteca durante el 2020: un 7,5% en el tramo estatal y un 7,5% más en el tramo autonómico (este porcentaje puede ser distinto en cada comunidad). El importe máximo sobre el que se puede aplicar la deducción por el conjunto de las inversiones en adquisición, rehabilitación, construcción o ampliación de vivienda habitual y cantidades depositadas en cuenta vivienda es de 9.040 euros. Por lo tanto, el contribuyente puede deducirse hasta 1.356 euros como mucho, explica el comparador financiero.

¿Qué gastos se pueden desgravar?

En la base máxima de 9.040 euros anuales se pueden incluir todas las costas relacionadas con la hipoteca: lo pagado en cuotas, las amortizaciones anticipadas, los gastos de constitución, modificación o cancelación del crédito y lo pagado durante el año en comisiones y en productos asociados (los seguros de vida y hogar, por ejemplo), explica HelpMyCash.

El comparador financiero pone el ejemplo de un contribuyente que durante 2020 se haya pagado 7.200 euros en cuotas mensuales, 200 euros por un seguro de hogar y 500 euros de comisión por subrogar el préstamo a otro banco. En este caso, se podría aplicar la deducción del 15% sobre un total anual de 7.900 euros, por lo que este contribuyente se podría desgravar hasta 1.185 euros por su hipoteca.

¿Y si la hipoteca es compartida?

Si hay dos titulares de la hipoteca, cada uno de ellos podrá aplicar la desgravación sobre lo que haya pagado individualmente por la hipoteca, también sobre una base máxima de 9.040 euros (18.080 euros entre los dos), en caso de que hagan la declaración de la Renta de manera individual. Si estos la hacen conjuntamente, podrán practicar la deducción sobre un máximo de 9.040 euros anuales. Por lo tanto, en esos casos resultaría más rentable hacerla por separado.

Hasta octubre de 2020, si esa misma pareja que tenía la titularidad de la vivienda repartida al 50% se separaba, por ejemplo, en febrero de 2013 (ya suprimida la deducción), y una de las partes adquiría el 100% de la vivienda y extinguía el condominio, ese único titular perdía el derecho a la deducción sobre el porcentaje adquirido, ya que lo hacía más tarde del 1 de enero de 2013. No obstante, una resolución del Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC) sentenció que una persona que se hace con el 100% de la copropiedad tiene derecho a aplicar la deducción por vivienda habitual sobre el porcentaje adquirido.

Hipoteca modificada

También se puede desgravar por una hipoteca modificada posteriormente. En consecuencia, HelpMyCash explica que se puede seguir aplicando la desgravación sobre lo pagado para amortizarla: si se ha adelantado capital (reembolso anticipado), si se ha llevado a cabo una novación (pacto con la entidad para cambiar las condiciones) o una subrogación de acreedor (traslado del préstamo a otro banco) o si se ha contratado una nueva hipoteca para refinanciar el crédito original, entre otros casos.

Sin embargo, si esa hipoteca se modificó para ampliar su capital, la deducción no podrá aplicarse sobre lo amortizado para devolver el dinero de esa ampliación. Por ejemplo, si el préstamo era de 100.000 euros y se amplió en 50.000 euros más, la desgravación podría practicarse sobre lo pagado para devolver los 100.000 euros iniciales (dos terceras partes del capital amortizado durante el ejercicio).