Mercado libre o mercado regulado (PVPC): ¿cuál es más conveniente con el precio de la luz por las nubes?

Este martes 20 de julio el megavatio hora marca su récord anual y el segundo más caro de la historia. En este contexto, ¿el PVPC sigue siendo más barato, como suelen defender los expertos, o compensa cambiar a una tarifa libre?

Una persona enciende el aire acondicionado de su salón
Una persona enciende el aire acondicionado de su salón

En plena ola de calor y con el precio de la luz por las nubes, una de las principales cuestiones que se plantean los consumidores es, ¿qué me conviene más, el mercado libre o el regulado? La duda es lógica teniendo en cuenta que, aunque los expertos siempre han defendido la tarifa regulada (PVPC) como la alternativa más económica, los precios récords que está alcanzando la luz en estos últimos días marcarán una factura eléctrica de vértigo para hogares y pequeños negocios acogidos a PVPC, unos 10 millones de consumidores. En concreto, este martes 20 de julio el megavatio hora marca su récord anual y el segundo más caro de la historia, con 101,82 euros MWh. Tras la entrada en vigor de la nueva factura eléctrica y el alza de precios, ¿el PVPC sigue siendo la opción más rentable?

PVPC

El del PVPC (Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor) y el del mercado libre son los dos tipos de contrato a los que el pequeño consumidor puede acogerse. Ambos comparten dos componentes de la factura: los peajes y los impuestos (21% de IVA y 5,11% del impuesto especial sobre la electricidad). ¿En qué se diferencian?

El contrato PVPC es la oferta eléctrica del mercado regulado, donde el precio de la energía lo fija el mercado mayorista de manera diaria y es supervisado por el Gobierno. Para acceder a esta modalidad, el consumidor debe cumplir con una serie de requisitos estipulados por las comercializadoras de referencia: una potencia contratada igual o inferior a 10 kW, instalación eléctrica de baja tensión y contador digital, explica la Confederación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Madrid (CECU Madrid). Entre sus principales ventajas están que no tiene compromiso de permanencia, no exige la contratación de servicios de mantenimiento y da acceso al bono social eléctrico, un descuento del 25% o del 40% para los consumidores vulnerables que cumplan ciertos requisitos.

El principal inconveniente, sobre todo con las subidas de las últimas semanas, es que el mercado regulado queda a merced de tendencias al alza y a la baja que dependen de la demanda energética y de otros factores externos. Actualmente, los precios récord registrados en el mercado mayorista de la electricidad se deben en gran parte a la fuerte revalorización del gas natural en los mercados internacionales y a la subida del mercado del CO2. Además, estos causantes han restado efectividad a las rebajas impositivas aprobadas por el Gobierno, que ha bajado el IVA eléctrico del 21% al 10% para los consumos de hogares hasta final de año y ha congelado un trimestre el impuesto de generación del 7% que pagan las eléctricas y se repercute en el precio final.

Mercado libre

En el mercado libre, es la comercializadora la que ofrece sus propios precios. Los clientes pueden elegir entre los diferentes planes, como puede ser el precio fijo o tarifa plana (para aquellos usuarios que no quieran preocuparse por poner la lavadora de madrugada para evitar sustos en su factura) o tarifas de luz por horas o con discriminación horaria (para los clientes que saben sus franjas de mayor y menor consumo).

Aunque en este caso los consumidores no pueden acceder al bono social, las compañías eléctricas suelen ofrecer descuentos y promociones. Sin embargo, este punto positivo se contrarresta con la obligación de permanencia y de contratar servicios adicionales que encarecen la factura como servicios de “protección de los electrodomésticos”, “servicio de mantenimiento”, “seguro de pago”, etc., advierte CECU Madrid.

¿Cuál es mejor entonces?

Los consumidores del mercado libre tienen más variedad de servicios y no tienen que estar pendientes de los horarios tras el cambio en la estructura de la factura eléctrica, con los polémicos tramos valle, llano y punta. No obstante, el precio no es más bajo que el del mercado regulado. En momentos puntuales, el PVPC se encarecerá, pero los expertos coinciden en que, a la larga, es más barato.

Para CECU Madrid, el mercado regulado “sigue siendo más rentable” porque el precio está garantizado por el Gobierno y el consumidor no tiene la obligación de contratar servicios adicionales que encarecerían la factura, y sin establecerse períodos de permanencia. Este tipo de servicio son, para CECU Madrid, “un gasto que puede multiplicar el coste total de la factura” sin que el consumidor se dé cuenta. Advierte, además, de que las eléctricas están lanzando ofertas y descuentos ante la confusión que está generando el cambio en el recibo de la luz.

Una vez aclarado esto, desde CECU Madrid, alientan a los consumidores a tener en cuenta las ventajas y desventajas de cada modalidad de contrato eléctrico, y en caso de que una compañía eléctrica les ofrezca sus productos, preguntar por todos los servicios incluidos en el contrato y sopesar que realmente los necesitan ya que puede ser que los tenga contratados en el seguro de hogar. Además, aconsejan contrastar antes de formalizar el contrato en la página web de la eléctrica sobre el plan y tarifa ofertada, leyendo la letra pequeña que muchas veces a los comerciales telefónicos se les olvida mencionar.

Caso en el que siempre es más barata la tarifa regulada

La elección entre mercado libre o regulado dependerá, por tanto, de sus hábitos de consumo y de la si son las ofertas del mercado libre o la tarifa regulada la que mejor se adapta ellos. Realmente, el único supuesto en el que la tarifa PVPC siempre va a resultar más barata es si puede beneficiarse del bono social eléctrico, ya que los usuarios del mercado libre no pueden optar a esta ayuda. Además, si cumple los requisitos para acceder a esta ayuda al encontrarse en una situación de vulnerabilidad económica o en riesgo de exclusión, también le concederán inmediatamente el bono social térmico.