Guía práctica: los ochos pasos a seguir para comprarte una casa

Es fundamental conocer cómo funciona la hipoteca, qué gastos cubre el banco y qué documentación se debe aportar

Comprar una vivienda es una de las decisiones más importantes que una persona toma a lo largo de su vida, ya que la inversión económica que hay que realizar es considerablemente grande. Por ello, es fundamental tener claro cuáles son los pasos a seguir y cómo se debe afrontar cada uno de ellos. El portal En Naranja, de ING, establece ocho pasos y una serie de recomendaciones para cada uno de ellos para que adquirir un inmueble sea más fácil y satisfactorio.

Antes de comprar una vivienda

Ubicación, precio, tamaño, servicios… Son muchos los factores que deben tenerse en cuenta a la hora de elegir en qué barrio se quiere vivir. Se deben valorar aspectos como la cercanía al trabajo o que sea una ubicación bien conectada a nivel de transporte público, así como que haya cerca colegios, parques y servicios médicos.

Una vez decidida la zona, hay que pensar en el tema económico. Desde En Naranja recuerdan que el precio de la vivienda no es la cantidad final que se pagará, ya que hay que sumar los gastos de la compra y también los impuestos que gravan esta operación. En total puede suponer más del 10 % del precio de venta. Pero, ¿de qué gastos hablamos? Se debe considerar la firma de la escritura y el Registro de la Propiedad, que deben hacerse con la intervención de un notario. El sueldo de este último dependerá del precio de la vivienda. Por otra parte, también es habitual que haya que pagar la comisión de la inmobiliaria y, si se pide una hipoteca, los gastos de tasación. A nivel de impuestos, si la vivienda es nueva, tendrá que pagar el IVA, (10 % libre, 4 % VPO). Si es de segunda mano, pagará el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP), entre el 4 % y 10 % según la comunidad autónoma, aunque existen reducciones. Del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD) de la hipoteca se encarga el banco.

Cuando encuentra la vivienda que quiere comprar

Para que otro comprador no le adelante, tiene dos opciones. La primera de ellas pasa por firmar un contrato de arras, que consiste en un acuerdo entre el comprador y el vendedor, que compromete a ambos a realizar la compraventa del hogar en un plazo determinado. Si el comprador se echa atrás, pierde la señal; en el caso de que se arrepienta el vendedor, debe devolver el doble del anticipo. La otra opción recibe el nombre de contrato de reserva, y en este caso, no se puede cancelar la operación. Esta es la opción más habitual si se compra a una promotora una vivienda que esté en construcción.

Buscar una hipoteca

Elegir una hipoteca es otra cuestión vital, ya que con ella se establece una relación de larga duración con el banco. Según la Estadística Registral del Colegio de Registradores, esta relación tiene una duración media de 23 años. Saber qué tipos de hipoteca existen, cuál es la que mejor le viene, cuál se puede permitir o cómo cambiará la cuota en función del Euribor son algunos de los aspectos a tener en cuenta.

Solicitar la hipoteca

Para que la entidad bancaria acepte concederle una hipoteca, analizará su solvencia y decidirá en función a ello. Comprobará si está trabajando, el nivel de ingresos actual que tiene y cuáles percibirá en un futuro, así como también los gastos fijos que tendrá el inmueble y si tiene ahorros u otros activos en propiedad.

Entregar documentación

Además de comprobar su solvencia, el banco le solicitará una confirmación de la situación de la vivienda, tanto legal como física. La comprobación legal se hace a través de la nota simple, mientras que la tasación sirve para determinar el valor económico de la vivienda. El gasto de esta tasación correrá a su cuenta, y podrá elegir una tasadora exterior o utilizar la que le ofrezca el banco.

Revisar la documentación precontractual

En la información precontractual de la hipoteca es donde se deben especificar las condiciones personalizadas del préstamo. Esta información será la que le permitirá comparar distintas ofertas y evaluar la que más le conviene. El banco debe facilitar, mínimo 10 días antes de la firma del contrato, la siguiente documentación: La FEIN (Ficha Europea de Información Normalizada); la FiAE (Ficha de Advertencias Estandarizadas); un documento con simulaciones de las cuotas según la evolución del tipo de interés variable; una copia del proyecto del contrato; información clara sobre los gastos que corren a cuenta del banco y los que tendrá que pagar el cliente; y las condiciones de las garantías de los seguros. Además, el banco debe informar sobre el asesoramiento personalizado y gratuito que el notario tiene que prestar al comprador. Una vez recibido todo esto, deberá confirmar que se le ha informado del contenido del préstamo.

Notaría y gestoría

La función de un notario pasa por asesorar sobre las condiciones de la hipoteca y verificar que el comprador entiende todas las cláusulas del contrato hipotecario. Además, garantiza que las escrituras de compraventa y de hipoteca se ajustan a la legalidad. Cuando la hipoteca ha sido firmada tiene que ser inscrita en el Registro de la Propiedad, de esa gestión se encarga la gestoría, así como del pago de los impuestos correspondientes.

Disfrute del hogar

Una vez realizado todo lo anterior, habrá terminado el proceso de compra y podrá disfrutar de su nuevo hogar.