El Gobierno aprobará de forma “inminente” el bono joven para el alquiler

La ayuda de 250 euros al mes tendrá carácter retroactivo desde el 1 de enero

Un joven pasa junto a carteles de viviendas en venta y alquiler
Un joven pasa junto a carteles de viviendas en venta y alquiler FOTO: Jesús G. Feria La Razon

El bono joven para el alquiler, una de las medidas anunciadas por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) para ayudar a los menores de 35 años a emanciparse, será aprobado por el Consejo de Ministros de forma “inminente”, según han explicado fuentes del departamento que dirige Raquel Sánchez. Aunque el Gobierno no ha resuelto todavía la fórmula jurídica con la que vestirá la ayuda -lo más probable es que sea a través de un decreto-, desde el Mitma aseguran que recibirá el visto bueno en las próximas semanas y que tendrá “carácter retroactivo” desde el 1 de enero. De esta forma, explican desde el ministerio, el Ejecutivo cumplirá con su promesa de ponerla en marcha desde el arranque mismo del año.

Tal y como anunció el Mitma el año pasado, los destinatarios de este bono joven mensual de 250 euros tendrán que tener entre 18 y 35 años y un trabajo en el que no perciban un salario anual superior a los 23.725 euros. Esta cifra es tres veces y medio el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (Iprem). De la ayuda, además, no sólo se beneficiarán aquellos jóvenes que se pretendan emancipar sino todos los que cumplan con estos requisitos aunque ya vivan en régimen de alquiler. La medida se ha diseñado de “manera individual”, de forma que varios jóvenes que compartan casa podrán acceder por separado a un cheque si cumplen los criterios de concesión de la ayuda.

Según las previsiones del Gobierno, que ha consignado 200 millones de euros en los Presupuestos de este año para la medida, el bono joven puede beneficiar a unos 70.000 jóvenes. Esa cifra de personas se podría incrementar hasta los 100.000 jóvenes si se incluyen las ayudas a través del plan estatal de vivienda. El Mitma calcula que el bono alquiler, sumado a las ayudas del Plan Estatal de Vivienda de hasta un 40% de la renta, permitirá a los inquilinos de entre 18 y 35 años que un alquiler tipo de 800 euros al mes se traduzca en un desembolso real de 230 euros gracias a las ayudas.

Seguro de impago

Para ayudar a los jóvenes a encontrar una vivienda, el Ejecutivo también ha anunciado la creación de un seguro de impago para garantizar a los jóvenes el pago de los arrendamientos durante un año. Esta nueva ayuda consistiría en la financiación por parte del Estado de un seguro privado de cobertura para un posible impago de la renta de la vivienda. La póliza «garantizará» la renta del alquiler durante un año y con una cuota que no podrá superar el 5% de la renta anual. Es decir, que para un alquiler tipo de 600 euros al mes por el que se desembolsen 7.200 euros anuales, la prima tendrá un coste de 360 euros, según detallaron fuentes del Mitma.

Aunque, de partida, cualquier joven de tren 18 y 35 años se podrá beneficiar de este seguro, tendrá que cumplir una serie de requisitos muy parecidos a los que se exigirán a los perceptores de la ayuda de 250 euros para el alquiler. Así, deberá contar con un contrato de alquiler en vigor y unos recursos económicos hasta un máximo de tres veces el Iprem -que en 2022 será de 579,02 euros al mes-, que se elevará a cuatro en el caso de personas con discapacidad y a cinco si se trata de familias numerosas.

Junto a estas ayudas, el Gobierno espera que con los Presupuestos de este año se puedan situar en el mercado en torno a unas 20.000 viviendas en régimen de “alquiler asequible” para ayudar no sólo a los jóvenes sino a aquellos colectivos más necesitados a encontrar un hogar.