10.000 euros a los jóvenes para comprar casas en la España vacía

El Plan Estatal 2022-2025 recoge la concesión de ayudas directas a los menores de 35 años para la adquisición de casas en municipios de menos de 10.000 habitantes

La lucha contra la despoblación de la conocida como España vacía se ha convertido en uno de los grandes retos ya no de futuro sino de presente para el Gobierno central y los autonómicos afectados. Hace unos días el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, aseguraba que la España vacía se poblará con “empleos dignos y viviendas asequibles para la gente”. Y para abordar una de estar cuestiones, fijar población en los lugares más deshabitados, el Gobierno va a tirar de ayudas directas para la compra de vivienda.

El Plan Estatal de Acceso a la Vivienda 2022-2025, aprobado el martes por el Consejo de Ministros y publicado ayer en el BOE, establece subvenciones para jóvenes menores de 35 años de hasta 10.800 euros para la adquisición de viviendas en localidades de menos de 10.000 habitantes. La subvención tendrá un límite del 20% del coste de adquisición de la vivienda, cuyo precio máximo no podrá exceder los 120.000 euros. Según establece el plan, en el supuesto de que la propiedad sea adquirida por varias personas, el importe de la ayuda que pudiera recibir una persona beneficiaria, que compra una parte de la misma, se determinará aplicando al importe de la subvención que correspondería a la adquisición del 100% de la vivienda el porcentaje de cuota adquirida.

La vivienda deberá tener un precio máximo de 120.000 euros

Además de tener menos de 35 años, el joven que quiera hacerse acreedor de esta ayuda deberá haber suscrito a partir del 1 de enero de 2022 o estar en condiciones de suscribir un contrato público o privado de adquisición de vivienda localizada en un municipio o núcleo de población de pequeño tamaño, incluido el supuesto de vivienda a edificar y disponer de unas rentas anuales iguales o inferiores a tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (Iprem) -24.318 euros anuales-. Dicho umbral será de cuatro veces el Iprem si se trata de personas con discapacidad y de cinco veces el Iprem cuando se trate de personas con discapacidad de alguno de los siguientes tipos: personas con parálisis cerebral, personas con enfermedad mental, personas con discapacidad intelectual o personas con discapacidad del desarrollo, con un grado de discapacidad reconocido igual o superior al 33%; y personas con discapacidad física o sensorial, con un grado de discapacidad reconocido igual o superior al 33%.

Para poder beneficiarse de la ayuda, se dispondrán de un plazo de tres meses, desde la fecha de notificación de la resolución de concesión de la ayuda, para aportar la escritura pública o el contrato privado de compraventa que acredite la adquisición de la vivienda. Para evitar compras de tipo especulativo, el plan contempla que la casa tendrá que constituirse en la residencia habitual del adquiriente por un plazo mínimo de cinco años desde la fecha su adquisición. Este plazo podrá ser inferior cuando sobrevengan “cambios de domicilio por razones laborales o cuando se enajene la vivienda reinvirtiendo el total del importe obtenido con la enajenación en la adquisición de otra vivienda habitual y permanente que se adecúe a las nuevas circunstancias familiares del beneficiario”.

El subsidio conlleva una serie de excepciones. No podrá concederse la ayuda cuando la persona solicitante sea propietaria o usufructuaria de alguna vivienda en España. No se considerará que se es propietaria o usufructuaria de una vivienda si se ha obtenido por herencia o transmisión mortis causa sin testamento. También se exceptuarán de este requisito quienes, siendo titulares de una vivienda, acrediten la no disponibilidad de la misma por causa de separación o divorcio, o no puedan habitarla por cualquier otra causa ajena a su voluntad.

Junto a ayudas para comprar, el Plan de Vivienda también recoge ayudas a jóvenes de 35 años o menos para el alquiler en estos municipios pequeños siempre que cumplan también con el requisito de tener unos ingresos inferiores a tres, cuatro o cinco veces el Iprem. El importe será del 60% para alquileres de hasta 600 euros (ampliables a 900 en algunos supuestos) y el subsidio será compatible con el nuevo Bono Alquiler Joven aprobado el pasado martes, aunque en ese caso la cuantía de la ayuda será de hasta el 40% de la diferencia entre la renta y los 250 euros del bono, y la suma de las dos ayudas no podrá ser superior al 75% del precio del alquiler.