Cepsa e Iberia firman una alianza para descarbonizar sus vuelos con biocombustibles

La aerolínea española sella el acuerdo para operar al menos un 10% de sus vuelos con combustibles de origen sostenible en 2030 y lograr cero emisiones netas en 2050

Avion de iberia en pleno vuelo
Avion de iberia en pleno vuelo FOTO: La Razón La Razón

Las grandes empresas españolas están dando pasos de gigante hacia su descarbonización, con el objetivo puesto en el año 2050 y en el cumplimiento de los objetivos de sostenibilidad marcados por la Unión Europea, que determinarán en buena parte la distribución de los fondos de ayuda europeos. Por ello, Iberia -y su filial low cost Iberia Express- y Cepsa han firmado un acuerdo para avanzar en esta descarbonización del sector aéreo con el desarrollo e investigación de combustibles de origen sostenible y otras alternativas energéticas como el hidrógeno renovable y la electricidad. El objetivo final es fomentar la movilidad sostenible de aviones y de la flota de vehículos que les prestan servicios en aeropuertos.

Para ambas compañías, el desarrollo de los combustibles de origen sostenible (SAF) son una prioridad para continuar avanzando hacia una industria cada vez más baja en carbono y contribuir así a la consecución de la Agenda 2030. Este proyecto, que contempla la investigación y pruebas en vuelo con SAF, contribuye a los Objetivos para el Desarrollo Sostenible número 7 -que marca “garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna”-, 8 -”promover el crecimiento económico inclusivo y sostenible, el empleo y el trabajo digno”- y 13 -”adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos”.

Este acuerdo está en línea con el conjunto de medidas Fit for 55 de la Comisión Europea, que incluye una iniciativa legislativa denominada ‘RefuelEU Aviation’, que pretende impulsar la oferta y demanda de biocombustibles de aviación en la Unión Europea, alcanzando un uso del 2% en 2025, del 5% en 2030 y del 63% en 2050.

Maarten Wetselaar, consejero delegado de Cepsa, tiene claro que “esta alianza muestra la apuesta de Cepsa por la sostenibilidad y la firme determinación de apoyar a nuestros clientes, dotándolos de soluciones viables que aceleren su transición energética. Como referente en el suministro de combustibles para el sector aéreo, compartimos con el Grupo Iberia el objetivo común de impulsar la descarbonización del transporte como herramienta de lucha contra el cambio climático”.

Sede central de Cepsa en Madrid
Sede central de Cepsa en Madrid FOTO: La Razón (Custom Credit)

Cepsa está ultimando un ambicioso plan para dar un giro verde a todos sus negocios y convertirse en un referente de la transición energética en su sector. No en vano, la compañía lleva más de 10 años produciendo biocombustibles en sus centros industriales y desarrolla estudios pioneros a nivel mundial para convertir residuos y aceites usados en combustibles de origen renovable de alto valor energético.

Iberia e Iberia Express -integradas en el Grupo IAG- han firmado su compromiso de lograr cero emisiones netas en 2050 y a operar un mínimo de un 10% de sus vuelos con combustibles de origen sostenible en 2030. Para lograrlo, la compañía que preside Javier Sánchez Prieto está desarrollando su estrategia medioambiental sobre tres pilares: operaciones más eficientes −donde se incluyen todas las iniciativas de renovación de flota, reducción del consumo de combustible y electrificación de sus vehículos, entre otras−; una experiencia de viaje más sostenible para sus clientes −a través de la digitalización de servicios, la eliminación progresiva de plásticos a bordo, el desarrollo de su sistema de gestión de residuos y la compensación de la huella de carbono−; y su compromiso con la transición ecológica de la aviación, sobre todo, a través de su colaboración en la investigación y desarrollo de combustibles de origen sostenible. “Para la descarbonización del sector aéreo es imprescindible el desarrollo, producción y distribución de los combustibles de origen sostenible a precios asequibles y en cantidad suficiente para abastecer a las aerolíneas. Confiamos en que este acuerdo con Cepsa contribuya a ese objetivo”, ha defendido Sánchez-Prieto.

En el caso de Iberia Express, su consejero delegado, Carlos Gómez, ha confirmado que la aerolínea low cost acelerará su transición hacia fuentes alternativas de propulsión de las aeronaves como parte de esta iniciativa. “Es el momento de crear sinergias entre compañías que tenemos un mismo objetivo, poder desarrollar nuestra actividad y nuestras operaciones minimizando el impacto ecológico. Este acuerdo es un importante paso en este camino hacia un transporte aéreo más sostenible, en línea con nuestro compromiso conjunto con la descarbonización del sector”.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo recuerda que los biocombustibles para la aviación tienen un papel clave en la descarbonización del turismo y del transporte aéreo. En comparación con el combustible convencional, el SAF puede reducir las emisiones de la aviación hasta en un 80% respecto al queroseno convencional, durante todo su ciclo de vida. Además, aportan otros beneficios: impulsa la economía circular, aumenta la independencia energética (y, con ella, la seguridad de suministro), asegura el mantenimiento de un importante motor de la economía española (200.000 empleos de calidad) y puede utilizarse de manera inmediata sin necesidad de renovar la flota y aprovechando las infraestructuras de suministro actuales.

Para la consecución del objetivo de crecimiento cero de las emisiones de carbono, desde 2020, la Asociación del Transporte Aéreo Internacional (IATA) está impulsando el uso de biocombustibles sostenibles, entre otras iniciativas, por su significativa reducción de CO2.