Las constructoras dejan desiertos cientos de concursos de obra pública en plena llegada de fondos de la UE

La patronal asegura que, desde noviembre, al menos 500 licitaciones no han recibido ofertas debido a que sus precios no reflejan el importante incremento de costes de las materias primas

Obras del Hospital 12 de Octubre, a 13 de enero de 2022, en Madrid
Obras del Hospital 12 de Octubre, a 13 de enero de 2022, en Madrid FOTO: Cézaro De Luca Europa Press

Al sector de la construcción no le salen las cuentas. El incremento de los costes de las materias primas no sólo ha provocado que un 40% de las compañías haya paralizado o ralentizado la ejecución de proyectos -y, en algún caso puntual, su abandono- sino que las está llevando directamente a no querer siquiera acometerlos para no trabajar a pérdidas. Según datos de la Confederación Nacional de la Construcción (CNC), desde el pasado mes de noviembre, al menos 500 licitaciones de obra pública -200 de ellas en Cataluña- valoradas en 230 millones de euros han quedado desiertas. Aunque la cantidad es mayor, según ha advertido el presidente de la CNC, Pedro Fernández-Alén, que ha explicado que los datos presentados hoy no son más que una muestra preliminar de las comunicaciones que van recibiendo de sus asociados semana a semana.

El motivo que está llevando a que hospitales, colegios o desaladoras no tengan quien los construya es que, según el sector, los precios recogidos en los pliegos de las licitaciones de los contratos no reflejan los brutales incrementos de costes que han tenido algunas materias primas en los últimos meses. Los problemas en la cadena de suministro, la voracidad de la demanda china o estadounidense que ha alimentado la recuperación o los problemas con la variante ómicron han provocado que materiales como la madera se hayan disparado un 125%, mientras que la piedra, el cobre o el acero lo han hecho un 70% y el hierro, un 51%. Por no hablar del encarecimiento de un 38% de la energía del último trimestre, como ha recordado Fernández-Alén. Frente a estas subidas -de media, los materiales de construcción se han encarecido un 20%-, los contratos de obra pública siguen recogiendo precios de antes de la pandemia, ha asegurado el presidente de la CNC. En algunas ocasiones, ha explicado, porque se trata de proyectos que había metidos en un cajón y que se han recuperado ahora.

Fondos europeos

Para las constructoras, el descuadre entre los costes de los materiales que recogen las licitaciones y los reales llega en un momento muy delicado. “Este desajuste puede hacer que haya problemas para cumplir con los compromisos adquiridos con la UE para la llegada de los fondos de ayuda”, ha advertido Fernández-Alén, que ha asegurado que la mitad de los 70.000 millones de los Next Generation que le corresponden a España deben se ejecutados por la construcción que, directa o indirectamente, tocará siete de cada diez euros, según ha añadido. En el caso de los contratos que quedan desiertos, Fernández-Alén ha advertido de que su relicitación puede llevar meses o incluso años, siendo también muy real la posibilidad de que muchos de ellos se pierdan por el camino, lo que complicaría aún más la ejecución de los fondos y el cumplimiento de los objetivos.

Para evitar problemas con la ejecución de los fondos europeos, la CNC ha urgido al Ejecutivo a tomar medidas de forma urgente. Fernández-Alén ha reiterado la petición del sector de que todas las administraciones apliquen el reequilibrio de precios de las obras ya en curso para evitar más ralentizaciones o paralizaciones de proyectos en curso. Además, ha solicitado también que las nuevas licitaciones se actualicen de acuerdo al nuevo cuadro de precios de materias primas que hay en el mercado ahora mismo. Respecto del primero, Fernández-Alén ha puesto como ejemplo lo que ya está haciendo Adif ajustando los precios de las obras en proceso a los costes reales de los materiales -con cláusulas también a futuro- y tratando de adaptar los nuevos contratos a la realidad. El presidente de la CNC ha asegurado que desde el Gobierno les han comunicado que los Ministerios de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) y el de Hacienda están impulsando un sistema para revisar precios que ahora depende de Economía. Un procedimiento que ya existía. La reforma de la Ley de Contratos del Sector Público de 2007 transformó dicho procedimiento de obligatorio en discrecional por parte de los órganos de contratación, algo que, en la práctica, ha supuesto su práctica desaparición, según asegura el sector constructor.