Opinión

Dos euros el litro de gasolina para pagar los caprichos de las Montero

La ministra de Hacienda se niega a aliviar los impuestos de los carburantes, como hacen ya otros países, mientras la de Igualdad va a gastar 20.000 millones «para convertir el feminismo en una cuestión de Estado»

Erik Montalbán

Una guerra en Europa ni más ni menos es lo que ha hecho falta para que los Gobiernos empiecen a dar marcha atrás a las desastrosas políticas energéticas que llevan imponiendo décadas y que nos han traído hasta el oscuro callejón en el que nos encontramos: la luz más cara de la historia y, por extensión, precios disparados –y disparatados– en todo lo que consumimos. Porque, quién lo diría, resulta que las fábricas y todos las empresas y eslabones de la cadena productiva necesitan electricidad para producir los bienes y servicios que todos consumimos. Sorpresa, no se podía saber.

Entre 2015 y 2018, cuando gobernaba el PP, el precio de la luz comenzó ya a ser el blanco de las iras de la oposición, en aquel momento del PSOE y sus ahora socios de Podemos. Los podemitas llegaron incluso a culpar al Ejecutivo de Rajoy de ser el responsable de la muerte de 7.000 personas al año en España como resultado de la pobreza energética causada por los altos precios de la luz de entonces. Entonces, por echar cuentas simplemente, si cuando la electricidad estaba 10 veces más barata que los 500 y pico euros de esta pasada semana –con picos de 700 euros en las horas de más consumo–, ¿significa eso que van a morir 70.000 personas en España de frío y que Podemos y el PSOE son cómplices desde Moncloa de este drama?

No hay nadie que no tenga claro que si el Gobierno actual estuviese liderado por el PP las calles estarían ardiendo. Con cerillas, eso sí, que la gasolina no está para despilfarrarla, que está ya a dos euros el litro, y lo que nos queda. Culpa de Putin todo, eso sí, aunque España tenga el IPC más alto de Europa tras Lituania. Por cierto, que de esos dos euros, uno se va para el fisco. De esos 100 eurazos que cuesta ya llenar el depósito, 50 son para Hacienda y María Jesús Montero. Pero es por nuestro bien, que hay muchas cosas que pagar, como esos 20.000 millones que se va a fundir Irene Montero «para convertir el feminismo en una cuestión de Estado». Y el «escudo social y verde» que se han sacado ahora de la manga en Podemos para afrontar la crisis que ya está aquí. Mientras, el resto de los mortales que siga haciendo sudokus para llegar a fin de mes. Es todo por nuestro bien, para pagar los caprichos de las Montero.