La UE avisa: España no dejará atrás la crisis hasta mediados o finales de 2023

Bruselas rebaja al 4% el crecimiento de este año. Duplica su previsión de inflación media hasta el 6,3% y alerta de la pérdida de poder adquisitivo de los hogares. La Comisión cree que indexar las pensiones al IPC puede disparar el gasto, que podría subir en 11.000 millones de euros

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, a su llegada al Congreso
La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, a su llegada al Congreso FOTO: Eduardo Parra Europa Press

La guerra en Ucrania y la incertidumbre asociada a los precios de la energía han hecho añicos las previsiones económicas del Ejecutivo comunitario tanto para el conjunto de la UE como para España. Según los vaticinios de Bruselas, nuestro país tan sólo crecerá este año un 4% ( frente al 4,3% previsto por el Gobierno) y el año que viene llegaremos al 3,5%. Esto hace que nuestro país no recupere el terreno perdido durante los peores momentos de la pandemia hasta el tercer trimestre de 2023.

Bruselas reconoce que los vientos de crecimiento económico asociados a la campaña de vacunación contra el coronavirus y el fin de las restricciones hicieron que España registrara un crecimiento del 5,1% durante 2021 gracias a la recuperación del turismo y la hostelería y al aumento de la demanda. Sin embargo este panorama luminoso ha quedado oscurecido por los problemas de suministro y las tensiones inflacionistas en el contexto de la guerra con Ucrania. Como resultado, durante el primer trimestre de este año nuestra economía tan sólo ha crecido un 0,3% ( comparado con un 2,2% del año anterior) y se espera que esta desaceleración se consolide en el segundo trimestre ya que el Ejecutivo comunitario vaticina un crecimiento raquítico del 0,1%.

Freno al consumo

Pese a todo, Bruselas espera que el turismo y las exportaciones mantengan su capacidad de generar crecimiento a la economía española durante 2022 y que éste se acelere en tercer trimestre gracias también al aumento de la inversión y a cierto despegue del consumo privado. A pesar de estos signos más optimistas, el documento elaborado por los técnicos comunitarios también advierte de que el deterioro en el poder adquisitivo de los hogares debido a la alta inflación va a suponer un freno y esto llevará a que el consumo privado no alcance los niveles antes de la pandemia.

Previsiones
Previsiones FOTO: Antonio Cruz

El informe presentado esta mañana presta especial atención a la principal bestia negra de la recuperación económica española. Si bien Bruselas considera que las medidas tomadas por el gobierno como los descuentos a los carburantes y limitar el precio de la luz harán que el alza de los precios empiece a declinar a partir de la segunda mitad de este año, lo cierto es que en términos generales la inflación de este año será más del doble que la de 2021: del 3% al 6,3% de media en 2022. Para 2023 prevé que sea del 1,8%. En sus anteriores estimaciones preveía un 3,6% este año y un 1,1% el que viene. Aunque se esperan aumentos en los salarios, estos serán mucho menores que las tensiones inflacionistas, lo que dañará tanto el poder adquisitivo como la capacidad ahorradora de las familias.

Además, los riesgos a la baja serán “predominantes” debido a la “incertidumbre global” y a que en España los precios de la energía han aumentado más rápido que en el resto de los países de la zona euro. A pesar de que el plan de inversiones europeo actuará como motor de crecimiento, Bruselas advierte de que la escalada ascendente de los precios puede dañar ciertas actividades como el transporte, la construcción y la industria electrointensiva. Esto también puede retrasar las inversiones asociadas a la doble transición energética y digital asociadas al plan de rescate europeo para hacer frente a los estragos económicos asociados al coronavirus.

Mercado laboral

En cuanto al empleo, Bruselas reconoce que el mercado español se ha beneficiado de los esquemas temporales de los ERTE y que esto ha permitido que a finales de 2021 los niveles de empleo se hayan situado en su cifra más alta desde 2008, año del estallido de la burbuja. Esto llevará a que esta buena racha continúe y se espera que la tasa de desempleo siga decreciendo desde el 14,8% en 2021 hasta el 13% en 2023. Unas proyecciones por encima de lo estimado por el Gobierno, que prevé que la tasa de desempleo caerá al 12,8% este año y el 11,7% en 2023.

El riesgo de las pensiones

En este capítulo, los técnicos comunitarios señalan que la consolidación presupuestaria podría haber sido mejor de no haber sido necesarias las medidas para hacer frente las consecuencias de la guerra contra Ucrania. Además, como advertencia, el Ejecutivo comunitario también destaca que la indexación de las pensiones (su vinculación al IPC) puede resultar en un mayor gasto del previsto (unos 11.000 millones de euros más) para las arcas españolas, si las tensiones inflacionistas continúan sin dar tregua el año que viene. Bruselas espera que la deuda pública española vaya gradualmente bajando hasta situarse en el 113,7% el año que viene.