Opinión

Menos gas para el invierno

Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol, ha expresado su preocupación por lo que pueda ocurrir en los próximos meses

José Antonio Vera

Josu Jon Imaz fue en otro tiempo uno de los políticos más serios de la España de las Autonomías, y lo es también hoy como consejero delegado de Repsol. A los que nos llaman alarmistas, hay que recordar que Imaz ha expresado su preocupación por lo que pueda ocurrir el próximo invierno desde el punto de vista del suministro gasístico, pues sustituir los 150 bcm que Europa recibe de Rusia es algo que hoy por hoy no es posible. Es más, «no hay forma de cubrir prácticamente el 40% de ese gas», lo que va a tensionar los mercados «de manera brutal» y afectará de lleno al suministro a empresas y particulares.

Ante ese hecho, no queda más que alertar a la población y decir a todo el mundo que es necesario hacer un esfuerzo por reducir consumos. En los próximos seis o siete meses, dice Imaz, el problema va a estallar, impactando « de una forma dramática».

También ha sido relevante su llamada de atención sobre el hecho de que el proceso de descarbonización se está haciendo mal, «poniendo la ideología por encima de la tecnología», por lo que es necesario repensar la transición ecológica, tal y como está siendo planteada.

La realidad es que vamos a seguir necesitando petróleo durante mucho tiempo porque esa transición obligará a utilizar gas y más plástico y derivados del crudo. Carece de sentido prohibir las exploraciones gasistas en España cuando vamos a tener que comprar esa energía a EE UU o Qatar a precios prohibitivos. El problema es que no lo pagará sólo el Gobierno. Lo pagaremos todos los españoles.