MENÚ
sábado 16 febrero 2019
16:51
Actualizado

La banca, insuficiente para financiar a las empresas

Las compañías, cada vez más conscientes de la necesidad de diversificar sus fuentes de obtención de recursos para crecer

  • La banca, insuficiente para financiar a las empresas

Tiempo de lectura 4 min.

27 de octubre de 2014. 17:22h

Comentada
27/10/2014

El sistema financiero español ha cambiado totalmente en los últimos años. En menos de una década, las entidades financieras ha pasado de 45 a 15. Solamente cuatro instituciones controlan el 80% del negocio bancario. Esta concentración hace que ni los bancos puedan asumir toda la financiación que necesitan todas las empresas ni las compañías pueden ya confiar en que un solo tipo de proveedor financiero les podrá atender siempre que lo necesiten.

A esto hay que añadir que los efectos que genera la regulación del sistema financiero inciden muy directamente en la concesión de créditos. Para el director comercial de Bravo Capital, José Luis Villafranca, uno de los principales problemas con los que se encuentran actualmente la compañías es, precisamente, ese, los obstáculos a la hora de financiar su crecimiento por su excesiva dependencia de los bancos. «El saldo neto de créditos de la banca sigue sin crecer, ya que tan sólo están dando fondos de forma muy selectiva a muy pocos nombres y con muy

buen “rating”. Además, la regulación que llega (Basilea III) les obligará a ampliar capital o a reducir el balance de créditos con objeto de cumplir los requerimientos mínimos de capital, o a una combinación de ambas. Los bancos no tienen un problema de liquidez. El Banco Central Europeo (BCE) está haciendo, sin duda, un esfuerzo para que el crédito fluya, y aún así la banca continúa extremando las cautelas y el crédito no termina de fluir», explica Villafranca.

Por esta razón, Bravo Capital recomienda a todas las companías diversificar las fuentes de financiación, y no depender de una sola tipología de proveedor financiero. Hay que pensar que las crisis también pueden generar oportunidades, nuevos escenarios... Por ello, nuevos proveedores de financiación complementarios al sistema bancario tradicional han entrado en España con el objetivo de ser una fuente alternativa de obtención de recursos.

En este sentido, Bravo Capital desembarcó el pasado mes de enero en nuestro país para financiar el crecimiento empresarial y garantizar la supervivencia de los negocios.

«Apoyamos el crecimiento empresarial con financiación directa, “factoring” –compramos cuentas a cobrar también de Administraciones Públicas– y hacemos “confirming”. Uno de nuestros objetivos es que las empresas vean a Bravo Capital como un aliado que les va a permitir pensar en su negocio, en optimizarlo, y dotarlo de la estabilidad financiera que necesitan», añade Villafranca.

Buenas expectativas

Junto a Bravo Capital ya existen en España otros instrumento de financiación alternativa, como fondos de deuda –aunque con targets diferentes a los de la sociedad–. También las compañías pueden acudir al Mercado Alternativo Bursátil (MAB), o al Mercado Altermativo de Renta Fija (MARF). «Todos somos complementarios a la financiación tradicional y seguro que iremos adquiriendo cuotas de mercado cada vez más representativas. Las entidades financieras ni son ni van a ser en los próximos años capaces de cubrir toda la financiación que necesitan nuestras empresas», afirma el director Comercial de Bravo Capital.

La financiación alternativa en España es algo que hasta ahora era desconocido por la mayor parte de las empresas, ya que la mayoría consideran todavía que la obtención de recursos es cosa de la banca. Pese a que es un fenómeno incipiente, desde Bravo Capital han detectado un cambio de mentalidad empresarial a la hora de nutrirse de fondos. «Poco a poco vamos consiguiendo que las empresas sean cada vez más sensibles al peligro que supone estar en manos de un solo tipo de proveedor financiero». Aunque la financiación alternativa todavía representa un porcentaje muy bajo sobre el total, en Bravo Capital tienen grandes expectativa y esperan que ésta se desarrolle exponencialmente en los próximos años, a medida que las compañías vayan teniendo mayores necesidades capital. En cuanto a los objetivos de Bravo Capital para este año, Villafranca es ambicioso. «Nuestro objetivo para 2014 es poner a disposición de las empresas nuestros 400 millones de euros», concluye.

Últimas noticias