Cambio de pupitre aéreo

Después de 40 años de servicio, el Ejército del Aire va a jubilar los reactores de escuela «C-101», un excelente avión militar fabricado en España por la empresa CASA. Le sustituirá un modelo suizo.

Avión PC-21 Pilatus
Avión PC-21 PilatusJosé Luis Montoro

El Ministerio de Defensa ha decidido sustituir los aviones de enseñanza básica y avanzada C-101 «Aviojet» o «Mirlo» por el modelo suizo Pilatus PC-21, del que se adquieren, en una primera fase, 24 aparatos, amén de los sistemas de apoyo a la enseñanza en tierra y dos simuladores. Los expertos nos dicen que el nuevo pupitre aéreo dispone de una aviónica de quinta generación, similar a la que emplean los mejores cazas occidentales, que admite distintas configuraciones, de acuerdo al tipo de instrucción que se imparta al alumno. Además, es relativamente económico en costes operativos. Por contra, se trata de un turbohélice de prestaciones inferiores a los «Mirlo», que son reactores, tanto en altitud y velocidad como en radio de acción. Han salido más baratos de lo previsto en el pliego de condiciones de adquisición. En total, se pagarán a los suizos 204 millones de euros y las primeras unidades se recibirán en marzo de 2020.

Aunque los Pilatus militan en más de una docena de fuerzas aéreas, como la francesa o la australiana, estos países siguen empleando reactores, el Alpha-jet y el Hawk, respectivamente, para la enseñanza avanzada. Es decir, que los pilotos españoles pasarán de aprender en un turbohélice a completar la formación en un entrenador de caza y ataque sin transición. El tiempo dirá, pero la proverbial cicatería de nuestros gobiernos con las Fuerzas Armadas no permite demasiados optimismos. Por otra parte, aún hay que buscar un sustituto a los aparatos F-5M de Talavera la Real, que son los entrenadores de «caza y ataque». Si los «Mirlo» están al final de su vida operativa, los F-5 tienen diez años más, casi medio siglo. Fueron construidos en 1970 por CASA, bajo licencia de Nortrhop, y ha resultado ser un modelo muy bueno, capaz de aguantar todo tipo de modernizaciones. En los parámetros de disponibilidad/coste, es de lo mejor con que ha contado nunca nuestro Ejército del Aire, pero ya no dan más de sí. CASA entregó 70 unidades, entre monoplazas y biplazas. Ya solo quedan en servicio activo 19.