Las tropas españolas en Irak y Líbano, “en alerta, pero tranquilas”

La tensión tras la muerte de Suleimani ha obligado a los 1.200 efectivos desplegados en ambos países a aumentar las medidas de seguridad

Artilleros españoles durante un ejercicio con soldados iraquíes en Besmayah

La tensión y la inestabilidad que se vive en Oriente Medio ha puesto a las tropas internacionales desplegadas en Líbano e Irak, incluidas las españolas, en alerta. Y sobre todo a las que se encuentran en este último país, después del ataque con drones de Estados Unidos junto al aeropuerto de la capital, Bagdad, en el que murió el general iraní Qasem Suleimani y por el que Irán ha prometido venganza. En total, son unos 1.200 los militares y guardias civiles españoles desplegados en ambos países en tres misiones: cerca de 650 en la misión de la ONU en Líbano, unos 550 en la coalición internacional contra el Daesh en Irak (liderada por EE UU) y una quincena, también en Irak, en la operación de entrenamiento de la OTAN en el país (NMI). Según ha confirmado el Ministerio de Defensa, todos los contingentes están “muy atentos y preparados” y, en el caso de Irak, “tomando las medidas adecuadas de seguridad” a la espera de “actuar conjuntamente” con el resto de aliados.

De momento, la OTAN ha anunciado que, aunque mantiene su misión en Irak, las actividades de entrenamiento se suspenden temporalmente. Además, Alemania también ha paralizado la instrucción a soldados iraquíes. En el caso de España, esa decisión aún no se ha tomado y se espera, “con tranquilidad, cómo evolucionan los acontecimientos”. Es lo que le ha trasladado a la ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, el jefe del contingente español en la base “Gran Capitán” de Besmayah (donde se encuentra el grueso del contingente español), coronel César García del Castillo. Robles también ha hablado con el coronel Ángel Esparza López, Jefe de Estado Mayor de la misión de asesoramiento de la Alianza en Irak. Ambos confirmaron a la ministra que “nuestras tropas están en alerta, pero tranquilas, en contacto permante con la propia OTAN”.

A la espera de que se decida qué ocurre con los contingentes españoles desplegados en esta zona de inestabilidad, los efectivos han continuado estos días con su labor en ambos países. El Estado Mayor de la Defensa (EMAD) publicaba el viernes en Twitter que, en Irak, la Guardia Civil seguía con su día a día, mientras que en Líbano, los legionarios patrullaban la tensa “Blue Line” junto a militares libaneses.